ALIMENTACIÓN

Alarmante epidemia de obesidad. En México, Chile y Estados Unidos, siete de cada 10 adultos la padecen

Ante la epidemia de obesidad, la OPS presenta guía sobre comida chatarra. Insta a evitar el consumo de alimentos industrializados

Blanca Juárez

En un proceso cada vez más acelerado en el continente, los alimentos naturales están siendo remplazados por los industrializados, lo que contribuye a la alarmante prevalencia de obesidad, alertó ayer la Organización Panamericana de la Salud (OPS). México, por ejemplo, ocupa el primer lugar global del padecimiento en niños y adolescentes. Ante esa realidad, el organismo presentó una guía para clasificar las comidas chatarra que contienen una cantidad excesiva de azúcares, grasas y sodio.

La epidemia de sobrepeso en la región ha crecido como en ninguna otra del mundo, señala el documento modelo de perfil de nutrientes, que la OPS elaboró junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS). En México, Chile y Estados Unidos siete de cada 10 adultos padecen obesidad.

Las enfermedades crónicas no transmisibles que provoca esa condición son la principal causa de muerte y discapacidad en América desde hace varias décadas, según el documento que presentaron ayer –de manera virtual desde Washington– Chessa Lutter, asesora de la OPS; Carlos Monteiro, del grupo de expertos que lo elaboró, y Enrique Jacoby, ex asesor de la OPS, entre otros.

El modelo presenta criterios de cantidades de nutrientes, recomendaciones en materia de publicidad y de etiquetado. La diferencia de éste a otros que han presentado, incluso de la industria, radica en que se basa en evidencias científicas y está orientado a la salud pública. El consumidor debe saber si un producto tiene en exceso azúcares añadidas, grasas y sodio, indicó Monteiro.

El estudio previene sobre el consumo de sustitutos de azúcar, pues no tiene ventajas. Al contrario, crea efectos negativos pues acostumbran al paladar a consumir alimentos extremadamente dulces, señaló.obesidad_infantil

Hay evidencia científica para asegurar que una dieta sana se basa en alimentos sin procesar o mínimamente procesados, y en platos preparados en el momento con esos ingredientes, así como con mantequilla, miel, manteca, aceites vegetales, sal, azúcar y otras sustancias simples obtenidas de la naturaleza. Así que el informe respalda la necesidad de proteger y promover su consumo y desincentivar los productos procesados y ultraprocesados.

Sin embargo, en 13 países de América Latina las ventas de bebidas azucaradas entre 2000 y 2013 aumentaron 33 por ciento en promedio, mientras los bocadillos ultraprocesados subieron 56 por ciento.

La comida procesada es aquella que, al elaborarla, la industria le añade sal, azúcar u otros ingredientes, y derivan directamente de alimentos naturales. El ultraprocesamiento es una formulación industrial que contiene sustancias sintetizadas, explicó Monteiro.

http://www.jornada.unam.mx