anorexia, bulumia, transtornos, alimentacion, alimenticio, dietas, peso, obesidad

Ama tu cuerpo. Cómo liberarte de los trastornos alimenticios

Este tema nos concierne a todos, ya que los trastornos de la conducta alimentaria no discriminan contra ningún grupo étnico ni raza. Te invito a que tomes una acción sencilla para prevenir los trastornos alimenticios, ya sea a nivel personal o a nivel comunitario.

Mírate al espejo con amor

La prevención de los trastornos alimenticios comienza contigo misma, en la relación amorosa que desarrolles con tu cuerpo y tu imagen corporal. Cuando te mires al espejo no critiques tu apariencia, tu talla ni tu peso. En vez de criticar las diferentes partes de tu cuerpo, mírate al espejo con amor y regocíjate con la presencia del ser maravilloso que eres en toda su totalidad.¡Eres única!

Dale las gracias a tu cuerpo

Tu cuerpo no es tu enemigo. Tu cuerpo es el vehículo que te permite dar y recibir amor, expresar tu alma en la vida y manifestar tus sueños. En vez de maltratar tu cuerpo constantemente, aprecia todo lo que tu cuerpo hace por ti a diario. Dale las gracias a tu cuerpo por lo que te permite vivir, experimentar. disfrutar, hacer, crear, dar y recibir.

Líberate de las dietas para adelgazar que maltratan tu cuerpo

Las dietas para adelgazar que prometen resultados rápidos pueden poner tu salud en peligro. Lo que comienza inocentemente como una dieta para adelgazar puede culminar en un trastorno de la conducta alimentaria. No te dejes atrapar en el círculo vicioso de perder y ganar peso. La mejor manera de obtener un peso saludable es mediante un estilo de vida sana que incluya un buen nivel de actividad física y una variedad de alimentos que cubran todas tus necesidades nutricionales.

Edúcate acerca de cómo los trastornos alimenticios afectan a la comunidad hispana

Normalmente se piensa que los verdaderos problemas de salud de los hispanos son la obesidad, la diabetes o las enfermedades del corazón, y no la anorexia ni la bulimia. Sin embargo, la realidad es otra. Los trastornos alimenticios afectan a los hispanos, particularmente a las mujeres, de las mismas maneras que afectan a otros grupos étnicos.

Puedes escuchar el audio educativo que realicé acerca de cómo los trastornos alimenticios afectan a la comunidad hispana aquí.

Pasa los recursos a las personas que necesitan ayuda

Los trastornos de la conducta alimentaria se pueden curar con tratamientos y ayuda adecuada. Si tú o algún ser querido está enfrentando un trastorno de la conducta alimentaria, no pierdas las esperazas. No te juzgues ni juzques a nadie. Busca ayuda.

anorexia, bulumia, transtornos, alimentacion, alimenticio, dietas, peso, obesidad

Sigue estas 5 formas sencillas de amar tu cuerpo

Las cinco maneras sencillas de amar el cuerpo que comparto aquí precisamente se enfocan en fortalecer esa relación íntima con el cuerpo.

1 Respira

Respira con conciencia. Date permiso para recibir el regalo que te da la vida en el aire. El aire que entra y sale de tu cuerpo es esencial para la salud, el balance, el bienestar y la felicidad. Sin embargo, a pesar de que el aire es gratis, a menudo tu cuerpo no lo recibe en su totalidad. El estrés, los miedos, las tensiones y los conflictos obstruyen la respiración.

Acción para amar tu cuerpo: Ama tu cuerpo hoy dándote al menos cinco minutos para respirar en paz. Cierra los ojos y pon toda tu atención en tu respiración. Respira de una manera natural, sintiendo cómo el aire fluye, entra y sale de tu cuerpo.

2 Escucha

Escucha tu cuerpo. Tu cuerpo sabe cuando tienes hambre, cuando estás llena, cuando estás cansada, cuando tienes sueño. Escucha todos esos mensajes del cuerpo con atención y respeto.

Acción para amar tu cuerpo: Ama tu cuerpo hoy sacando tiempo para escuchar los mensajes de tu cuerpo. Siéntate en un lugar tranquilo donde nadie te interrumpa. Respira profundamente. No le prestes atención a los ruidos mentales. Enfócate en tu respiración, en el palpitar de tu corazón, en las sensaciones de tu piel, Después de estar un rato en silencio, pregúntale a tu cuerpo: ¿Cómo estás hoy? ¿Qué necesitas de mí? Escucha sin tener ninguna expectativa y sin juzgar las respuestas. Busca la manera de complacer las necesidades de tu cuerpo.

3 Siente

Date tiempo y espacio para sentir tus emociones. Todas las emociones habitan en tu cuerpo. Cuando vives corriendo sin darte tiempo para sentirlas algunas de ellas se pueden volver tóxicas.

Acción para amar tu cuerpo: Ama tu cuerpo hoy sintiendo la emoción que esté a flor de piel en un espacio seguro y amoroso. Dedica al menos 15 minutos para sentir a solas. No juzgues tu emoción ni trates de cambiarla a la mala. Siente tu respiración y siente como la emoción se mueve en tu cuerpo buscando su propio camino de transformación. Si tienes ganas de llorar, llora, Si tienes ganas de reír, ríe.

4 Honra

Dale las gracias a tu cuerpo por todo lo que hace por ti. Tu cuerpo es el vehículo que te permite experimentar la vida en su totalidad. Te permite amar, dar y recibir, expresar a tu yo verdadero y a tu alma.

Acción para amar tu cuerpo. Ama tu cuerpo haciendo una oración de gratitud a tu cuerpo. Pon tus manos en la zona del corazón. Siente el palpitar de tu corazón y dale las gracias en voz alta por algo en específico que tu cuerpo haya hecho por ti ese día. Por ejemplo:

  1. Cuerpo mío gracias por permitirme caminar hasta mi trabajo.
  2. Cuerpo mío, gracias por permitirme abrazar a mis hijos.
  3. Cuerpo mío, gracias por darme vitalidad para trabajar por lo que necesito y quiero.
  4. Cuerpo mío, gracias por permitirme sentir alegría.

5 Goza

Date permiso para disfrutar de tu cuerpo. Las críticas y comentarios negativos acerca de tu cuerpo no te permiten gozar la vida. T’ienes derecho a recibir placer y alegría, no importa tu tipo de cuerpo ni tu talla.

Acción para amar tu cuerpo: Ama tu cuerpo hoy con un ritual de relajación. Date un baño aromático, date un masaje en tus manos o acude a un masajista, haz algunas posturas de Yoga, escucha música de meditación o baila a tu gusto.

Espero que estas cinco maneras sencillas de amar tu cuerpo te ayuden a vivir en paz con tu cuerpo.

Fuente: http://cuerpoadentro.com

También podría interesarte