SALUD SALUD DEL CUERPO

Por qué deberías andar descalzo, todo lo posible

andar, descalzos, calzado, pies, biomecanica, salud, apoyo

Llevar o no zapatos, he ahí la cuestión

Según ha demostrado una investigación belga reciente, las personas que andan de forma habitual con las extremidades inferiores desprotegidas –descalzas– tienen el antepié –la parte formada por el metatarso y las falanges– más ancho y distribuyen mejor el peso por toda la superficie de la planta cuando se mueven o permanecen quietos.

En suma, apoyan mejor y reparten mejor la fuerza y el equilibrio. A la vista de los resultados, los científicos recomendaban fabricar zapatos y calzado en general de más calidad, que no sea un obstáculo para la fisiología de un diseño anatómico –nuestros pies– decantado tras millones de años de evolución. Y si en lugar de caminar corremos, hacerlo sin zapatillas tampoco parece una mala idea.

Según un estudio de la Universidad de Harvard del que se hacía eco la revista Nature, las personas que practican running a pie limpio tienen una pisada totalmente diferente; en primer lugar porque, al apoyarse con la parte media o frontal de la extremidad, no sufren apenas colisión de impacto. De acuerdo con la investigación, los corredores descalzos estiran más sus dedos al tocar el suelo, lo que reduce el volumen de masa corporal que soporta el aterrizaje. “Muchos creen que es peligroso y duele, pero incluso en las superficies más duras podemos dar una carrera con los pies desnudos sin experimentar ningún tipo de incomodidad o molestia”, asegura Daniel E. Lieberman, biólogo evolutivo y coautor del citado trabajo.

De vez en cuando, los médicos recomiendan andar descalzos para mejorar la biomecánica natural de los pies.

¿Y cómo afecta a la piel andar descalzos?

Desde el punto de vista dermatológico, caminar sin calzado unas horas al día sobre un suelo limpio, por ejemplo en casa, ayuda a que la piel transpire mejor y a que descanse un rato de la opresión de las hormas de los zapatos. Y si se camina sobre la arena fina de la playa contribuimos a relajar los músculos y a exfoliar la epidermis.

Para los huesos, andar descalzo también es muy beneficioso, sobre todo si se hace sobre superficies rugosas, planas y sin inclinación lateral. Andar sin zapatos hace que la biomecánica del pie reorganice de forma natural la tensión estructural del cuerpo entero. En definitiva, constituye un descanso muy recomendable para recuperar la alineación de las articulaciones y el espacio anatómico.

Por: Luis Otero

http://www.muyinteresante.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies