SALUD SOCIEDAD

Cada fin de semana debería ser un fin de semana de 3 días

¿No crees que sería increíble que los fines de semana duren tres días en lugar de dos? Que ese sentimiento no te haga sentir un perezoso, pues según diversos estudios en campos de la psicología, la cognición y la ciencia del sueño aseguran que los fines de semana de tres días deberían ser una norma.

Esto favorecería increíblemente nuestra calidad de vida y también aumentaría nuestra productividad. Recientemente, NYmag recopiló algunos de estos estudios que indican los beneficios que tendría una semana laboral más corta. ¡Presta mucha atención!

1.- Tendríamos mejor salud

Pasar demasiado tiempo sentado puede llegar a ser tan malo como fumar. Por ende, cuantas más horas tenga tu jornada laboral más aumentan los riesgos para tu salud, especialmente la de tu corazón. Por otro lado, hace unos meses, un estudio publicado por British Medic Journal indicó que aquellas personas que trabajan más de 48 horas a la semana tienen un 13% más de probabilidades de adquirir hábitos de consumo peligroso de alcohol que aquellas que trabajan entre 35 y 40 horas.

2.- Dormiríamos mejor

En 2009, la revista académica Sleep publicó un estudio que analizó a más de 10 mil  trabajadores. Los resultados demostraron que aquellos que trabajan menos de 40 horas semanales se dormían más rápidamente, más horas y se despertaban más descansados que aquellos que trabajaban más.dormir-bien

Según los responsables del estudio, la razón fundamental de ello es que aquellos con jornadas más extensas tienen menos tiempo para desconectar.

“Relajarse está ampliamente reconocido como un importante requisito para prevenir el insomnio. Debido a que se ha descubierto que las jornadas de trabajo largas implican una mayor necesidad de recuperación tras el trabajo, estos empleados necesitan todavía más tiempo para recuperarse que los trabajadores con jornadas de duración normal”, escribían los investigadores.

3.- Estaríamos de mejor humor

Trabajar demasiadas horas implica un exceso de cansancio, y ello puede afectar a tu estabilidad emocional. Estudios han demostrado que la falta de sueño puede afectar nuestra capacidad para reconocer las emociones de los demás. Lógicamente, no ser capaz de distinguir si aquellos que nos rodean están contentos o enfadados aumenta la posibilidades de que nos comportemos de forma poco amable.

De hecho, otro estudio también demostró que las personas con falta de sueño tienden a pelearse más con sus parejas que las personas descansadas. Si todos los trabajadores estuviesen de mejor humor, ello probablemente se traduciría en un mejor ambiente en el lugar de trabajo, con el consiguiente beneficio para la productividad.

4.- Aumentaría nuestra productividad

Aunque a algunos les pueda sonar paradójico, hace muchos años que está demostrado que la reducción de las horas dedicadas al trabajo es beneficiosa para la productividad.

Así lo recordaba un reciente artículo de Harvard Business Review: “En el siglo XIX, cuando las primeras asociaciones de trabajadores forzaron a los propietarios de las fábricas a limitar a 10 (y luego 8) horas la duración de la jornada laboral, los directivos se sorprendieron al descubrir que la producción aumentaba y que los errores caros y los accidentes decrecían”.

Fuente. nymag.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies