ENERGIA ESPIRITUALIDAD MENTE

¿Cómo ver el color de tu Aura? Qué significa cada color

aura, colores, indigo, espiritual, caracteristica, signos, horoscopo

¿Qué puedes saber, al conocer tu color de aura?

A través del aura podemos descubrir el verdadero significado de nuestro estado interior o el de otras personas, afirma la astróloga Esperanza Gracia.

Según la experta, el aura se divide en siete capas y cada una tiene un color. Para aprender a ver los colores que nos caracterizan hay distintas técnicas como la medición o nuestra propia vista. El solo hecho de aprender a verla nos permitirá conocer más de nosotros.

Si logramos prestar atención a sus formas y colores, nos daremos cuenta si quien está a nuestro alrededor está triste, feliz, enfadado… es cuestión de aprender a identificarlos.

La astróloga indica que para que puedas identificar el color de tu aura necesitas estar en un lugar tranquilo donde nadie te moleste. Siéntate en una silla o en el suelo, pon un espejo grande al frente y colócate a 1.5 metros de él.

Ahora sí, relájate y fija tu vista en tu rostro por algunos minutos siempre respirando por la nariz, de manera profunda y suavemente. Si tu cuerpo está completamente relajado, lograrás que tu entorno brille. Ese es tu campo áurico. Sin embargo, sucede que esta tarea requiere concentración y trabajo de varios días. Puede ser que tengas mucha suerte en verla o tal vez nunca lo consigas. Si es así, no te preocupes pues en esa búsqueda ganas equilibrio emocional y paz interior.

Tener la destreza de identificar el color del aura de las personas nos ayuda a identificar sus pensamientos, a saber si le podemos brindar toda nuestra confianza o no.

El significado de cada color de aura

Azul índigo: Son personas llenas de vida que saben dar buenos consejos. Tienen la habilidad de hacer sentir bien a la gente que las rodea. Son seres humanos que proyectan positivismo, siempre buscan la sinceridad e irradian ternura.

Azul turquesa: Se caracterizan por hacer muchas cosas al mismo tiempo pues tienen mucha energía. Son luchadoras y persiguen sin cansarse cada uno de sus sueños. La capacidad de tomar decisiones la traen en la sangre. Disfrutan la libertad y tener personas cerca que les expresen cariño.

Verde: Tener la posibilidad de estar cerca de una persona con este tipo de aura significa una experiencia pacífica y tranquila. Suele tener la capacidad natural de sanar fácilmente.

Violeta: Con pensamientos espirituales. Solo les interesa construir su mundo interior.

Amarillo o naranja: Son personas espirituales, sociales, activas y capaces de adaptarse a cualquier circunstancia. Con sus amigos son leales e irradian paz.

Rojo: Lo único que les interesa es lo material o el cuerpo físico. Son personas activas y apasionadas.

Rosa: El balance entre lo espiritual y material lo tienen Son sensibles y equilibradas. Tienen la capacidad de sacrificarlo todo por conseguir cada uno de sus sueños y metas.

Dorado: Este color representa a seres humanos con fortaleza de llegar hasta donde se lo propongan. Son admiradas por otros.

Gris: Son quienes tienen sus ideales bien identificados. Se caracterizan por ser soñadoras, pero en ocasiones no comprenden la realidad en la que viven.

Marrón: Carecen de espiritualidad, pueden tener sentimientos de depresión, oscuros y no tienen buenas intenciones.

Otros trucos para ver el aura

Lo primero que se debe hacer es tener mucha paciencia, pues en ocasiones son necesarios meses de ejercicios para lograr ver el aura. Los principiantes suelen ver al inicio colores como el amarillo y el blanco, poco a poco serán capaces de distinguir tonos más brillantes.
Para iniciarse en esta actividad, los especialistas recomiendan intentar ver el aura de las manos, pues en ellas se concentra mucha energía.

Un ejercicio sencillo consiste en sentarse en un lugar de luces suaves, totalmente relajado, y con una hoja de papel. La idea es poner la mano con los dedos separados sobre ésta y mirar fijamente la punta de los dedos y los bordes de la mano. Si se está bastante relajado, se logrará observar una especie de niebla transparente y de poco grosor alrededor. La práctica continua de esta actividad permite a la larga observar el aura; pero es importante destacar que sólo debe hacerse de 5 a 10 minutos al día durante el período de aprendizaje, pues los ojos tienden a cansarse.

Por otra parte, si se desea aprender a observar el aura de los demás es recomendable hacerlo en un lugar cerrado con luz ambiental. Lo mejor sería que la habitación contara con unas paredes blancas o de un color uniforme. Las personas pueden situarse una frente a la otra, con una separación de 2 ó 4 metros, en un cómodo sofá o silla. Luego, deben relajarse y centrar la mirada en el entrecejo del otro, intentando a la vez observar el resto de su cuerpo. Si se hace complicado, se puede empezar por ver su mano. Cualquier resplandor o halo que se observe forma parte del aura.

Otros sitios apropiados para realizar este ejercicio son cafeterías, bares, restaurantes, salones de conferencia y salas concierto, entre otros; pues la luz de los bombillos alógenos permite ver con más claridad el aura, que la luz natural de los espacios abiertos.

Por:

http://siempremujer.com

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies