Cómo comer con paz. La prisa no alimenta

Cuando comemos estamos recibiendo energía vital que nos llega a nuestro cuerpo mediante los nutrientes de los alimentos y mediante la energía que reina en ese momento. No sólo ingerimos la comida también ingerimos los pensamientos y sentimientos que acompañan el acto mismo de comer. Por eso, es esencial comer despacio,  sin prisa y libre de estrés, y que hagamos de la hora de comer un momento sagrado. Enfoquemos todos nuestros pensamientos y energías en recibir el alimento en un estado de armonía.

A la hora de comer:

  • Respira profundo y regocíjate en la belleza de los alimentos que están en tu plato.
  • Disfruta de sus colores y aromas.
  • Dales gracias a la Madre Tierra por todos los frutos, vegetales, cereales, legumbres, carnes y pescados que mantienen tu cuerpo lleno de vitalidad.
  • Dales las gracias a todas las manos que han trabajado para que ese plato de comida llegue a ti. Date las gracias a ti misma.
  • Ahora sonríe desde adentro, desde tu estómago, desde cada una de tus células.
  • Empieza a comer con tranquilidad, sin prisa, disfrutando de los sabores y texturas en cada bocado.
  • Siente cómo los alimentos entran a tu cuerpo en armonía.
  • Cuando te sientas satisfecha para de comer, aunque todavía quede comida en el plato, y bendice tu cuerpo.

La prisa no alimenta

¿Has sentido que la comida desaparece de tu plato en un santiamén tan pronto empiezas a comer? El plato vacío frente a ti es testigo de que ya comiste, sin embargo, sientes la sensación de que por tu boca no ha pasado ni un bocado. Entonces te das cuenta que comiste de prisa ausente del momento.

Comer de prisa es un hábito que nos roba la buena alimentación y nuestro bienestar en general. Para mejorar nuestra dieta es esencial empezar a comer con calma.

  • Saca tiempo para comer sin interrupciones.
  • Procura que el ambiente sea tranquilo.
  • Antes de empezar a comer respira profundamente.
  • No pienses ni hables de problemas durante la comida.
  • No trabajes ni veas televisión a la hora de la comida.
  • Escoge alimentos que te ayuden a combatir el estrés como los alimentos que se presentan en este video. 7 alimentos que ayudan a aliviar el estrés
  • Disfruta los sabores y texturas en cada bocado.
  • Siente como cada alimento entra a tu cuerpo en armonía.

Comer con calma es un acto que ayuda a sanar hábitos que afectan la salud.

Por ejemplo:

  • Cuando comes con calma planificas tus comidas en tu horario. No esperas a estar demasiado hambrienta para comer, un mal hábito que te puede llevar a comer comida chatarra o a comer en exceso.
  • Cuando comes con calma sientes el hambre y la saciedad. No comes por ansiedad ni por estrés. Comes lo que necesitas y dejas de comer cuando ya estás satisfecha.
  • Cuando comes con calma disfrutas de la comida. No te saltas las comidas ni te castigas con dietas restrictivas. Sabes recibir el regalo de la comida.
  • Y cuando comes con calma es mucho más fácil empezar a comer de una manera saludable.

Fuente: Cuerpo Adentro

También podría interesarte