SALUD SALUD DEL CUERPO

Cómo protegerte de las radiaciones cancerígenas de tu teléfono

La Organización Mundial de la Salud anunció el 31 de mayo del 2011 que los teléfonos celulares podrían causar cáncer y como resultado, han listado a los teléfonos móviles como un “riesgo carcinógeno”, en la misma categoría que el plomo y el escape de los autos.[1] El estudio bastante revisado, estuvo compuesto por 31 científicos de 14 países diferentes y encontró evidencia de un incremento en algunos tipos de cáncer cerebral (glioma y neuroma acústico), tipos de cáncer que tardan tiempo en desarrollar. Los científicos temen que el uso del teléfono celular a largo plazo puede resultar en más de estos tipos de cáncer.[2][3][4]

Los teléfonos celulares se comunican utilizando señales dentro del espectro de las microondas. El torrente de señales de RF (radio frecuencias) penetra nuestros cuerpos cuando el dispositivo está cerca y, al igual que el potencial cáncer a largo plazo, también existe el potencial de afectar las funciones cognitivas de la memoria, así también como causar desorientación y mareos. Este artículo explica cómo tomar precauciones sobre el uso del teléfono celular.

Pasos para protegerte de las radiaciones

1

Pon la seguridad y la conveniencia en la balanza. Pese a que existen amplios estudios que demuestran que puede haber efectos secundarios sobre el uso del celular, también existen estudios que refutan los efectos sobre la salud, causando un gran nivel de incertidumbre y confusión. Es parte de la naturaleza humana seguir utilizando algo que funciona para nosotros a menos que se pruebe su peligro para la salud, así que esta incertidumbre ha jugado a favor del creciente y continuo uso de los teléfonos celulares. También es entendible que los celulares sean convenientes; te permiten encontrar rápido a las personas, haces negocios en cualquier parte y te mantienes en contacto alrededor del mundo. Sin embargo, también son parte de un “masivo experimento humano”, con más de 4 mil millones de personas que experimentan la penetración en el cráneo de entre 70 y 80% de la energía del teléfono con resultados desconocidos a largo plazo.[5][6] Cuando se le carga el cuestionable impacto en la salud a esta herramienta tan conveniente, ¿quieres tomar este riesgo con tu salud? Elegir tomar el camino de la precaución y adoptar medidas para reducir tu exposición a las emisiones de RF de tu teléfono es una acción de salud preventiva en la cual TU tienes el control.

2

Regresa al teléfono de cordón o al teléfono de línea de tierra. Trata de tomar la mayor cantidad de tus llamadas utilizando la antigua moda del teléfono conectado a la pared. Si te gusta caminar mientras hablas, entonces compra un cordón más largo. Por lo menos trata de hacer un gran esfuerzo en tu día a día por recibir las llamadas que sabes que van a durar bastante en un teléfono de cordón.
No lo sustituyas con un teléfono inalámbrico para tener conversaciones largas. Estos tienen sus propios impactos cuestionables sobre la salud. Por ejemplo, los teléfonos inalámbricos digitales emiten radiaciones aun cuando no estén en uso.[7]

3

Limita la duración de las llamadas en tu teléfono celular. El uso prolongado de los celulares incrementa tu exposición a las señales irradiadas desde tu dispositivo; incluso ha sido probado que una llamada de dos minutos puede alterar la actividad eléctrica natural de tu cerebro hasta por una hora después de la llamada.[8] puedes disminuir tu exposición reduciendo la cantidad de tiempo que gastas hablando por celular y relegándolo sólo para emergencias. Apágalo y llévalo en una cartera o mochila, lejos de tu cuerpo pero a tu alcance por si necesitas usarlo.

4

Utiliza un dispositivo manos libres o un auricular inalámbrico para incrementar la distancia entre el teléfono y tu cabeza. La mejor estrategia para usar un teléfono celular es creando distancia entre tu cuerpo y el teléfono. Cuando hables, colócalo en altavoz. La opción del altavoz es buena porque te permite sostener el equipo lejos de tu cabeza mientras hablas.
Usa los mensajes de texto más seguido que las llamadas para mantener el teléfono lejos de tu cabeza. A pesar de esto, incluso el uso de mensajes de texto debe ser limitado al mínimo posible y trata de mantener el equipo lejos de tu cuerpo cuando envíes un correo o un mensaje.[9] Mantén el equipo lejos de ti cuando esté conectándose a la red móvil. Los teléfonos celulares emiten una mayor cantidad de radiación durante el tiempo de conexión así que solo mira la pantalla para ver el estado de la conexión y luego aléjalo una vez que estés seguro que el proceso ha sido finalizado.[10]

electromagnetic-odt

5

Quédate quieto cuando uses el teléfono celular. Si no dejas de moverte con él, más radiación es emitida debido a que el teléfono tiene que hacer seguimiento de tus movimientos.[11] Esto incluye caminar e incluso estar dentro de un vehículo; a medida que te mueves, el teléfono continúa escaneando para seguir el ritmo de los cambios en la posición.

6

Apaga tu teléfono celular cuando no lo estés usando. Un celular que esté en modo espera continúa emitiendo radiación. Cuando lo apagas, esto se detiene. No lleves el celular cerca de tu cuerpo; tenlo en una cartera o mochila. Esto es especialmente importante si te has acostumbrado a llevarlo en el bolsillo de tu pantalón cerca de la ingle. Los estudios han demostrado que los hombres que llevan el celular cerca de la ingle sufren una reducción de hasta 30% en la producción de esperma.[12] Mantenlo lejos de todos los órganos vitales (corazón, hígado, etc.)

7

Considera no darle teléfonos celulares a los niños o limitar su uso a emergencias solamente. Ten en cuenta que los niños son más suceptibles a la radiación emitida por el teléfono. Sus cráneos son más delgados y sus cerebros son menos desarrollados. Además, por estar en crecimiento, sus células se dividen a una mayor velocidad lo que significa que el impacto de la radiación puede ser mucho peor.[13]

cell-phone-no-no-lighjter-odt

8

Busca productos que estén diseñados para protegerte como usuario de un teléfono celular. Hay varios dispositivos en el mercado que ofrecen distintos tipos de protección. Lee la información que acompaña a los productos y decide qué es lo que funcionará mejor para ti. Algunas de las posibilidades incluyen:
Un dispositivo de protección de EMF (campos electromagnéticos) para teléfonos celulares. Estos son pequeños chips o botones que son adheridos al teléfono para reducir el impacto de las señales del transmisor.
Protección tipo pantalla. Esta es una pantalla que se coloca sobre el auricular del teléfono.[14]

9

Compra un celular que se ubique lo más abajo posible en la escala de emisiones de radiación. Algunos celulares son mucho mejores que otros en esta escala, entonces como consumidor, utiliza tu poder de compra y deja que las compañías que producen teléfonos celulares sepan que los consumidores buscan menos radiación.
Puedes calcular el ratio de radio frecuencias que absorbe el cuerpo revisando la Tasa de absorción específica (SAR, por su siglas en inglés) para la marca de tu teléfono en la página web de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por su siglas en inglés) del gobierno de Estados Unidos aquí: http://transition.fcc.gov/cgb/sar/. Dale clic a la marca que desees para ver cómo le va a tu modelo de celular.
Mientras menos sofisticado sea tu teléfono, menos energía necesita para funcionar y eso se traduce en menos radiación a la que estarás expuesto. Puede sonar decepcionante si estás acostumbrado a jugar con tu teléfono, pero para eso están las laptops, las consolas portátiles de videojuegos y los iPads.

Consejos

Ten el celular fuera de tu habitación y de las áreas de relajo. Apágalo cuando lo tengas contigo a la hora que duermas como cuando viajas o te hospedas en algún hotel.
Los teléfonos celulares también son llamados teléfonos móviles.
Es más difícil de controlar porque involucra a tu propiedad y las opciones que tienen las autoridades de planeamiento, pero, en la medida de lo posible, trata de no vivir cerca de las torres de transmisión de los teléfonos celulares. Existe mucha evidencia del daño a la salud causado por estas torres.[15] Los síntomas de sufrir una enfermedad por el uso de tu teléfono celular pueden incluir: mareos, confusión leve, sensación de aturdimiento, una sensación que corre por tu rostro desde tu oreja a tu cuello.[16] Escucha a tu cuerpo; si sospechas que existe una conexión entre sentirte desbalanceado o enfermo después de usar tu celular, toma el control implementando algunas de las sugerencias más arriba para limitar tu exposición a las radiofrecuencias.

Advertencias

No hagas llamadas cuando la señal sea débil. Cuando la señal es débil, el equipo debe trabajar más duro para hacer una conexión satisfactoria y así emite más energía.
Evita usar el celular cuando tengas alguna enfermedad o embarazo. Las enfermedades pueden reducir tu habilidad para soportar la radiación mientras que un bebé en formación puede ser impactado por la radiación.
Si decides deshacerte de tu celular para cambiarlo por uno que emita menos radiación o simplemente para dejar de usarlo, asegúrate que sea reciclado apropiadamente en vez de pasárselo a alguien más.
No utilices el celular cuando estés manejando. Es una altamente peligrosa distracción que causa accidentes, heridas e incluso la muerte.
Las investigaciones sobre la cuales se crean las guías de seguridad para las emisiones de radio frecuencias, no pueden descartar la posibilidad de que estas emisiones sean la causa de tumores cerebrales luego de 10 a 20 años de uso.[17] Como tal, conocer el resultado tomará tiempo pero mientras tanto, adoptar estrategias de precaución sobre el uso del teléfono celular es bueno para tu salud.
Ha sido demostrado que el auricular cableado regular que viene con el teléfono celular intensifica la radiación en el canal del oído. ¡No lo uses![18] Utiliza un auricular inalámbrico en su lugar.
No realices llamadas cuando estés en algún lugar rodeado de metal, sea un ascensor o un auto. El metal causa que la radiación se refleje sobre todos los ocupantes. (efecto jaula de Faraday).[19]

Cosas que necesitarás

  • Auriculares inalámbricos
  • Escudos para celulares
  • Recordatorios a ti mismo para ayudarte a cambiar tus hábitos del uso del teléfono
  • Más teléfonos de cordón (cordones largos si son necesarios, además, amarres para los cordones para poder guardarlos en caso de que no se estén usando.)

Fuente: http://es.wikihow.com

Referencias
  • Liz Armstrong, Guy Dauncey, and Anne Wordsworth, Cancer: 101 Solutions to a Preventable Epidemic, p. 49, (2007), ISBN978-0-86571-542-4 – research source
  • WHO, http://www.who.int/en/ – source of media release entitled IARC Clasified Radiofrequency Electromagnetic Fields As Possibly Carcinogenic To Humans
  • CDC, More information on EMF at http://www.cdc.gov/niosh/topics/emf/
  1. http://edition.cnn.com/2011/HEALTH/05/31/who.cell.phones/index.html
  2. http://edition.cnn.com/2011/HEALTH/05/31/who.cell.phones/index.html
  3. http://www.who.int/en/
  4. http://www.cdc.gov/niosh/blog/nsb072610_interphone.html
  5. Liz Armstrong, Guy Dauncey, and Anne Wordsworth, Cancer: 101 Solutions to a Preventable Epidemic, p. 49, (2007), ISBN978-0-86571-542-4
  6. http://www.who.int/en/
  7. Liz Armstrong, Guy Dauncey, and Anne Wordsworth, Cancer: 101 Solutions to a Preventable Epidemic, p. 85, (2007), ISBN978-0-86571-542-4
  8. http://www.dailymail.co.uk/health/article-1392810/Mobile-phones-CAN-increase-cancer-risk-Shock-finding-major-study.html?ito=feeds-newsxml
  9. http://www.dailymail.co.uk/health/article-1392810/Mobile-phones-CAN-increase-cancer-risk-Shock-finding-major-study.html?ito=feeds-newsxml
  10. http://www.dailymail.co.uk/health/article-1392810/Mobile-phones-CAN-increase-cancer-risk-Shock-finding-major-study.html?ito=feeds-newsxml
  11. http://www.dailymail.co.uk/health/article-1392810/Mobile-phones-CAN-increase-cancer-risk-Shock-finding-major-study.html?ito=feeds-newsxml
  12. http://www.dailymail.co.uk/health/article-1392810/Mobile-phones-CAN-increase-cancer-risk-Shock-finding-major-study.html?ito=feeds-newsxml
  13. http://edition.cnn.com/2011/HEALTH/05/31/who.cell.phones/index.html
  14. http://sandanyi.com/how-to-protect-yourself-from-cell-phone-radiation
  15. Liz Armstrong, Guy Dauncey, and Anne Wordsworth, Cancer: 101 Solutions to a Preventable Epidemic, p. 85, (2007), ISBN978-0-86571-542-4
  16. http://sandanyi.com/how-to-protect-yourself-from-cell-phone-radiation
  17. http://www.cdc.gov/niosh/blog/nsb072610_interphone.html
  18. http://www.dailymail.co.uk/health/article-1392810/Mobile-phones-CAN-increase-cancer-risk-Shock-finding-major-study.html?ito=feeds-newsxml
  19. http://www.dailymail.co.uk/health/article-1392810/Mobile-phones-CAN-increase-cancer-risk-Shock-finding-major-study.html?ito=feeds-newsxml

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies