AUTOAYUDA MENTE PSICOLOGÍA

Cómo recuperar la autoestima y volver a quererte

autoestima, quererte, amor, terapia, recuperarme

La autoestima

A quién no le sucedió: después de separarse, cuando los hijos se fueron de casa o al perder un ser amado, sentimos que el amor se fue con esa persona. Todo lo poníamos ahí y nuestra autoestima parece haberse esfumado. ¿Cómo recuperar este protagonismo amoroso con nosotros mismos?

Hay momentos difíciles para conectar con nuestro interior, sea por la pérdida de un lazo amoroso con otra persona, o también simplemente por períodos en los que sentimos que la mejor idea sería escaparnos de nosotros mismos. Entonces ¿cómo mirarnos con buenos ojos al espejo, cuando hemos perdido la confianza en nosotros mismos?

Aquí mis consejos que pueden ayudarle a re-crear ese puente entre usted y su corazón, llamado autoestima:

·  Ante el espejo: como la famosa autora Louise Hay recomienda en sus libros, leer una afirmación tres veces por día (o más) delante del espejo mirándonos a los ojos tiene un gran poder y efecto en la manera en la que nos vemos y nos sentimos. Recomiendo ésta: Me amo y me acepto completamente como soy aquí y ahora. Gracias.

En mi caso la imprimí, la plastifiqué y pegué sobre el espejo del baño para nunca olvidar honrarme, le invito a probar…

·  Eres lo que comes. Es muy importante que sea usted quien prepare su comida para que tenga su energía. Hay una gran diferencia entre comer afuera y prepararse su propio alimento. Y si nuestra relación con el alimento es tan íntima, ya que en eso nos convertiremos, mejor que sea una relación energética con usted mismo.

·  Cuide su entorno. Para sentirse usted mismo y cómodo con esta idea es importante mirar a su alrededor y preguntarse si todo lo que le rodea es (o no) una expresión de quien es o quere ser hoy. ¿Se siente identificado con su ropa, sus adornos, su música? Quizás es un buen momento para replantearse qué sigues eligiendo y qué no, para hacer una buena limpieza física y energética de lo que ya no le representa.

Considere estos pasos, basados ​​en la terapia cognitivo-conductual para recuperar la autoestima

autoestima, quererte, amor, terapia, recuperarme

1. Identificar condiciones o situaciones problemáticas

Piense en las condiciones o situaciones que parecen desinflar su autoestima. Los disparadores comunes pueden incluir:

Una presentación de trabajo o de la escuela
Una crisis en el trabajo o en el hogar
Un reto con un cónyuge, un ser querido, un compañero de trabajo u otro contacto cercano
Un cambio en los papeles o circunstancias de la vida, como una pérdida de trabajo o un niño que abandona su hogar

2. Tomar conciencia de los pensamientos y creencias

Una vez que haya identificado situaciones problemáticas, preste atención a sus pensamientos sobre ellas. Esto incluye lo que usted se dice a sí mismo y su interpretación de lo que la situación significa. Sus pensamientos y creencias pueden ser positivos, negativos o neutrales. Pueden ser racionales, basados ​​en la razón o hechos, o irracionales, basados ​​en ideas falsas. Pueden influir en su autoestima.

Pregúntese si estas creencias son verdaderas. ¿Se las dirías a un amigo? Lo que no se lo dirías a otra persona, tampoco te lo digas a ti mismo.

3. Desafiar el pensamiento negativo o inexacto

Sus pensamientos iniciales pueden no ser la única manera de ver una situación – así que pruebe la exactitud de sus pensamientos. Pregúntese si su opinión es coherente con los hechos y la lógica o si otras explicaciones de la situación pueden ser posibles.

Tenga en cuenta que puede ser difícil reconocer las imprecisiones en el pensamiento. Pensamientos y creencias de larga data pueden sentirse normales y fácticos, aunque muchos sean sólo opiniones o percepciones.

También preste atención a los patrones de pensamiento que erosionan la autoestima:

  • Pensamiento de todo o nada. Ves las cosas como buenas o malas. Por ejemplo, “Si no logro esta tarea, soy un fracaso total”.
  • Filtrado mental. Sólo ven negativos y se detienen en ellos, distorsionando su visión de una persona o situación. Por ejemplo, “Cometí un error en ese informe y ahora todo el mundo se dará cuenta de que no estoy a la altura de este trabajo”.
  • Convertir positivos en negativos. Usted rechaza sus logros y otras experiencias positivas al insistir en que no cuentan. Por ejemplo, “Sólo hice bien en esa prueba porque era tan fácil”.
  • Saltando a conclusiones negativas. Llegas a una conclusión negativa cuando poca o ninguna evidencia lo apoya. Por ejemplo, “Mi amigo no ha respondido a mi correo electrónico, así que debo haber hecho algo para hacerla enojar”.
  • Confundir los sentimientos con los hechos. Confundes sentimientos o creencias con hechos. Por ejemplo, “me siento como un fracaso, por lo que debo ser un fracaso.”
  • Conversación negativa. Usted se subestima, se pone abajo o usa el humor autodepreciable. Por ejemplo, “no me merezco nada mejor”.

4. Ajustar sus pensamientos y creencias

Ahora sustituya pensamientos negativos o inexactos por pensamientos precisos y constructivos. Pruebe estas estrategias:

  • Utilice declaraciones esperanzadoras. Trátese con amabilidad y aliento. En lugar de pensar que su presentación no va bien, trate de decirse cosas como “Aunque sea difícil, puedo manejar esta situación”.
  • Perdónate a ti mismo. Todo el mundo comete errores – y los errores no son reflexiones permanentes sobre usted como persona. Son momentos aislados en el tiempo. Dígase: “Cometí un error, pero eso no me convierte en una mala persona”.
  • Evite las declaraciones de “debe” y “debe”. Si usted encuentra que sus pensamientos están llenos de estas palabras, puede estar poniendo demandas irrazonables en sí mismo – o en otros. Eliminar estas palabras de sus pensamientos puede conducir a expectativas más realistas.
  • Centrarse en lo positivo. Piense en las partes de su vida que funcionan bien. Considere las habilidades que ha utilizado para hacer frente a situaciones difíciles.
  • Considere lo que ha aprendido. Si fue una experiencia negativa, ¿qué podría hacer de manera diferente la próxima vez para crear un resultado más positivo?
  • Repiense sus reacciones. Usted no necesita reaccionar negativamente a los pensamientos negativos. En su lugar, piense en los pensamientos negativos como señales para probar patrones nuevos y saludables. Pregúntese: “¿Qué puedo pensar y hacer para hacer esto menos estresante?”
  • Anímese a sí mismo. Dése crédito por hacer cambios positivos. Por ejemplo, “mi presentación no pudo haber sido perfecta, pero mis colegas hicieron preguntas y permanecieron enganchados – que significa que logré mi meta.”

Fuentes:

http://luanaliving.com
http://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/adult-health/in-depth/self-esteem/art-20045374 (En inglés)

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies