MAS PLANETA

George “El hombre que lee el comportamiento de las hormigas”

hormigas, clima

Hormigas de George

Y sorprende a sus seguidores con certeros pronósticos climáticos basados en el comportamiento de los insectos, fundamentalmente hormigas y arácnidos. “Viene con actividad eléctrica nocturna e inestable el finde. Lunes frío! Hormigas trabajando”, escribió en su cuenta cuatro días antes de la tormenta del último fin de semana.

Ocho días antes había anticipado el regreso de las bajas temperaturas, tras el calorcito en pleno invierno: “Semana atípica, Temp sup a las de invierno. Inestabilidades. El invierno regresa en 7- 9 días. Activas hormigas”; “Según hormigas (No Científico) Se viene 8 Días aproximadamente frío polar”; y “En el plano/tiempo hormiga están en frío polar. Nosotros en 7 Días”, fueron algunos de los pronósticos que colgó en la red social.

George prefiere identificarse para esta entrevista con ese seudónimo. Desde pequeño se apasionó por todo bicho que se cruzaba en su camino. Recuerda que a los 4 ó 5 años ya los perseguía y que hasta recibió sanciones en la escuela primaria por llevar hormigas adentro de su cartuchera.

Hoy, a sus 50 años, continúa observándolas casi obsesivamente pero sumando los conocimientos que años de estudio aportaron a su trabajo de campo. Es profesor de Ciencias Biológicas, licenciado en Biología, comunicador social y tiene un posgrado en Comunicación Médica, Científica y Ambiental de la Universidad Pompeau Fabra de Barcelona, España.

En la red social, comparte videos que él mismo graba de hormigas acarreando pedacitos de hojas durante la noche, para aportar pruebas a sus teorías climáticas. Su gran pasión son las hormigas negras.

Gran hermano fallido

Hace 15 años intentó conocer más sobre las hormigas y recreó un hormiguero en una pecera: “Quise hacer un gran hermano de hormigas, aislando mi objeto de estudio, pero no funcionó. Estas hormigas no respondían absolutamente a nada y se movían cuando no tenían que moverse porque no tuve en cuenta la importancia del contexto en el comportamiento. Ni siquiera pude ver cómo eligen a la reina cuando segregan dopamina, una sustancia química que interviene en la lucha que hacen para elegir a la reina, sin lastimarse. Nada de esto se producía en la pecera, es más, morían antes de tiempo”, contó George sobre su experimento fallido.

Así volvió a sus orígenes, rememoró sus primeros años persiguiendo insectos y se convenció de que los datos más interesantes se obtienen con el trabajo de campo. ¿Dónde lo hace? “En el patio de mi casa, un patio común” como podría ser el de cualquier vecino.

¿Qué nos dicen las hormigas?

El comportamiento de las hormigas es el indicador que utiliza George para lanzar sus pronósticos climáticos por Twitter y responder las muchas consultas que le hacen sus seguidores. Observa la forma en que se mueven, la velocidad, la densidad -es decir la cantidad de hormigas por unidad de superficie- o qué tipo de alimento llevan. En realidad no se alimentan de hojas, sólo las llevan porque de ellas nacen hongos que es lo que comen. “Si acarrean hojitas comunes, es una cosa pero si acumulan granos, estos fermentan en el hormiguero y producen calor: eso quiere decir que se viene mucho frío”, contó George a El Litoral.

Cuando las hormigas están muy desorientadas, pierden el camino y tienen problemas de tránsito entre ellas -algo muy poco frecuente-, es muy probable que estén captando alguna actividad sísmica en las placas tectónicas de la Tierra.

Si se meten adentro de sus casas meses antes de lo habitual es porque presienten que llegará un ambiente externo muy hostil. Puede ser una gran lluvia, una inundación. “Termina de llover y nunca se ve que haya desaparecido un hormiguero. Es porque lo prepararon de acuerdo al ambiente externo. Cuando invaden la vivienda es porque va a haber inundaciones o mucho frío”, explicó el especialista. “Tapan los túneles para que el hormiguero quede con aire hasta que termine la lluvia y, si se inunda, hacen como una balsa con sus propios cuerpos para proteger a la reina que es la que reproduce; se sacrifican algunas de ellas para proteger la especie”, agregó. Si una hormiga se enferma o se lastima, otra hormiga se queda a su lado hasta que muere y, luego, la lleva lejos del hormiguero. Se dan cuenta porque segregan una feromona, que es el modo de comunicarse, de dialogar, porque son casi ciegas pero tienen muy desarrollado el olfato.

Si en cambio hace mucho calor empiezan a sacar tierra, hacen cámaras de ventilación y mantienen una temperatura constante dentro de sus casas. Además, por lo general tapan el hormiguero con gran cantidad de hojas y salen a trabajar de noche porque el sol fuerte les hace mal.

En el análisis, George conjuga distintos aspectos de la naturaleza. Por ejemplo, si un día de verano de máximas temperaturas observa una gran actividad de las hormigas y, además, aparecen alguaciles lo interpreta como un indicador de que habrá viento.

Respecto a los arácnidos, tienen una gran capacidad para captar la actividad eléctrica. “Es más complicado estudiarlos por la localización pero cuando salen, están hiperactivos y empiezan a recorrer pisos y paredes es porque prevén actividad eléctrica. En verano se observa ese comportamiento 4 ó 5 días antes a la actividad eléctrica; en invierno a veces dos días antes”.

Frío, calor, lluvia, viento, inundaciones, movimiento sísmico, actividad eléctrica. Un poco desorientados por los ritmos climáticos modificados, con períodos de primavera en pleno invierno, el comportamiento de los insectos suma elementos a la hora de pronosticar cómo va a estar el tiempo. “Están en todos lados, hay que aprender a mirar más que a ver”, sugirió George.

“La naturaleza nos habla mediante diferentes voces. En algunos casos, son gritos, como cuando hay inundaciones u otros fenómenos extremos. Hay que saber escucharla, como hicieron los animales cuando ocurrió el tsunami en la Isla Sumatra en 2004 y no murió ni un solo mono porque se habían refugiado a tiempo. Ellos entienden su lenguaje mejor que nosotros”, finalizó el especialista.

 El tiempo, hoy: para este sábado, George pronosticó: “Buen tiempo con neblinas (los gallos cantan en la medianoche). Sol pm. Buen tiempo, regreso del invierno. Como resabios de tanta lluvia pueden caer algunas gotas pero sólo eso”.

Efecto hormiga en los humanos

De tanto observar hormigas y convivir con humanos, George ató algunos cabos. En esos días de verano pesados, previos a una lluvia, “las hormigas están muy alborotadas, hay agresión entre una colonia y otra porque luchan por el alimento y la supervivencia. Si todo está tranquilo, puede pasar una hormiga roja al lado de una negra y ni se miran. Y la gente en la calle está igual, como enloquecida, quiere parecer de buen humor pero se brota por cualquier cosa. Esos días yo digo que tienen que ser aprovechados por la gente de marketing y negocios porque es cuando la gente más consume. Anda como loca y cargados con muchas bolsas. Lo llamo el efecto hormiga”, contó de forma anecdótica.

¿Hay que combatirlas?

Las hormigas negras suelen ser vista como enemigas en los patios y jardines porque pueden “pelar” un árbol en algunas horas de intenso trabajo. Pero, ¿hay que combatirlas? George no es amante de las posturas extremas, todo lo contrario. “Si hay que proteger un cultivo importante, se puede utilizar piretroides; pero con una planta de jardín no es necesario; si la planta no se va a morir y puede convivir con las hormigas, es mejor dejarlas”. Y recomendó un método: “Si tirás arroz en el suelo al rededor de la planta, las hormigas los confunden con huevos y los llevan al nido; pierden tiempo en eso y no se van al árbol. El arroz seca el hormiguero donde nacen los hongos y disminuye la natalidad, funciona como un anticonceptivo”.

Sin embargo, “con las rojas no hay que tener contemplación porque si pican a una persona alérgica pueden producirle muchas complicaciones”, aconsejó.

En Twitter es George (@georgeclimapron).

Fuente: el litoral