CUERPO MENTE

Cosas que te atraen de la gente

Evidentemente, cada uno tiene sus gustos personales, en muchas ocasiones definidos por las experiencias que hemos acumulado a lo largo del tiempo. No obstante, existen algunos factores que hacen que nos sintamos atraídos por algunos individuos,independientemente de si son “nuestro tipo” o no.

1. El olor corporal (y no hablamos de sudor o mugre)

Increíblemente, algunos estudios han comprobado que las mujeres son capaces de detectar a partir de su olfato las diferencias genéticas respecto a un hombre, en concreto sobre lo que se conoce como Complejo Mayor de Histocompatibilidad (un grupo de genes que rigen la distinción del cuerpo entre aquello que pertenece o resulta ajena al sistema inmunitario, muy importantes por ejemplo en la recepción de órganos).

Un investigador de la Universidad de Berna (Suiza), Claus Wedekin, pidieron a algunas mujeres que olieran camisetas llevadas por hombres anónimos. Tras olerlas les pidieron que las colocaran según cuánto les gustaba el olor. Alucinantemente, todas las mujeres coincidieron en gustarles más los olores corporales de los hombres que no tenían un Complejo Mayor de Histocompatibilidad distinto al suyo.

Así que, chicas, si el olor corporal de él os gusta de buenas a primeras es que has detectado una compatibilidad.

2. El ratio cintura-pecho-caderas

Las preferencias respecto a este ratio cambian según los gustos de los hombres heterosexuales y las mujeres heterosexuales y hombres homosexuales, de acuerdo con lo que han comprobado los científicos.

Respeto a los hombres, tanto mujeres heterosexuales como hombres homosexuales, se sintieron más atraídos por aquellos sujetos que tenían los hombros más grandes respecto a la cintura. Una cintura delgada y unos hombros anchos demostraron ser mucho más atrayentes, incluso, que un cuerpo musculoso sin esta característica.

En cuanto a los hombres heterosexuales prefirieron las mujeres con unas caderas más anchas que la cintura. Según los investigadores, es posible que se relacione tener un cuerpo más “recto”, con una cadera y cintura de tamaños más acordes, con una salud peor y menos fertilidad.

Curiosamente, al contrario de lo que podamos pensar, esta preferencia no es cultural, ya que tras el estudio de un grupo de psicólogos de la Universidad de Newcastle (Inglaterra), se demostró que incluso una tribu indígena del Perú que había tenido un contacto mínimo con nuestra cultura, también preferían las mujeres con una cintura más estrecha que las caderas, que preferían más anchas.

3. Las buenas maneras

Un estudio realizado con estudiantes intentó medir lo atraídos que se sentían físicamente los estudiantes hacia un conferenciante según su comportamiento. Este individuo varió su forma de expresarse pasando de ser más amistoso a ser más distante y frío. ¿El resultado? El 70% de los estudiantes, independientemente de su sexo, encontró físicamente más atrayente a este individuo cuando era simpático y cercano que cuando se mostraba más frío.

De hecho, Douglas Yu, de la Universidad de East Anglia (Inglaterra) considera completamente acertados estos resultados. Según él, la percepción de la belleza siempre depende del receptor, con lo que la personalidad y la inteligencia pueden ser decisivas en el momento de juzgar si alguien nos resulta atractivo o no. Una persona que físicamente atractiva, que además resulte cercana y nos parezca inteligente tiene muchísimo ganado.

4. El color de los ojos… sobre todo si eres un varón de ojos azules

Si eres mujer independientemente del color que tengas de ojos, tus preferencias respecto al color de ojos de tu pareja serán por decisión propia, no tanto por una atracción inevitable y animal. No obstante, no ocurre lo mismo con los hombres de ojos azules.

En su caso, suelen preferir sin quererlo a mujeres con el mismo color de ojos que ellos. ¿Por qué? Te preguntarás, al igual que hicieron los investigadores de este caso. Lo cierto es que se trata de una cuestión genética, algo de lo que ellos no son conscientes, pero que podría estar alterando sus decisiones. Eligiendo a una mujer con los ojos de color azul, un gen muy singular, se aseguran, de forma inconsciente y genética, la paternidad del bebé si nace con los ojos azules. Curioso, ¿verdad?

5. Simetría

Curiosamente, la simetría de la cara es algo básico a la hora de considerar a alguien atractivo. Según los estudios de la Universidad de Louisville, independientemente de su origen, los individuos encuentran mucho más estéticamente agradable a la gente de rostro más simétrico.

¿Por qué? Se baraja la posibilidad de que se trate de una cuestión relacionada con la genética. De forma inconsciente, tanto humanos como otras especies, relacionan la simetría con un sistema inmunitario potente y unos genes fuertes, rasgos que permitirán que las futuras crías tengan más posibilidades de sobrevivir.

6. Las mujeres que están ovulando

Este estudio concreto del que hablaremos se ha cuestionado en algunas ocasiones, no obstante, en pequeñas muestras se ha comprobado que las mujeres que están ovulando resultan más atractivas que las que no lo hacen o están menstruando.

Investigadores de la Universidad de Nuevo México, descubrieron en 2007 una curiosa relación entre las propinas de las strippers y si estaban ovulando o no. Al parecer, aquellas stripper que estaban ovulando recibían casi 30 dólares más de media que las que no estaban en esa fase del ciclo.

¿Por qué? Las hipótesis giran alrededor de la posibilidad de que los hombres, inconscientemente, detecten que la mujer está en este momento más fértil y por ello se sientan más atraídos, ya que es el mejor periodo para concebir.