¿Cuánto sueñas despierto? Cuidado, podrías ser adicto

Un investigador dice que debe ser considerado como un problema real, pero no todos están de acuerdo.

Las personas con ensoñación excesiva tienen dificultades para controlar la cantidad de tiempo que dedican a fantasear, lo que puede interferir con la vida diaria.

Para la mayoría de la gente, los sueños son un breve pero agradable escape de la realidad. Y, si bien es tentador para pasar reuniones o conferencias enteras, en universos más atractivos de nuestra propia creación, la mayoría de nosotros también puede controlar a su imaginación cuando tiene que hacerlo.

Sin embargo, a algunas personas les resulta casi imposible salir de sus sueños. Las personas con “ensoñación excesiva” se vuelven tan inmersas en sus fantasías elaboradas, que se hace difícil vivir su vida cotidiana.

La ensoñación excesiva debe ser considerada un trastorno de salud mental, Eli Somer de la Universidad de Haifa en Israel, quien acuñó el término, dijo al Wall Street Journal. “De hecho, los soñadores de mala adaptación dedican un promedio de 57 por ciento de sus horas de vigilia a la fantasía.” Somer y sus colegas informaron de un nuevo estudio en la revista Conciencia y Cognición. En los días de ensueño en particular, esto se prolongó hasta el 69 por ciento. En comparación, las personas sin la condición gastan el 16 por ciento de su tiempo soñando despierto.

Después de encuestar a 340 soñadores de mala adaptación, etiquetados automaticamente para ser reclutados en las salas de chat en línea, los científicos descubrieron que estas personas también tenían más fantasías referentes a personajes de ficción y tramas intrincadas que otros. También tenían altas tasas de déficit de atención y síntomas obsesivos compulsivos. Casi todos ellos sintieron que su “soñar despiertos” interfería con el sueño, las tareas, las relaciones o los objetivos de vida. Muchos sentían como si tuvieran una adicción.

“Se me dificulta interactuar en el mundo real y la con gente real,” le dijo una persona a los investigadores. “No me puedo concentrar en los estudios. Evité mucho la escuela sólo para estar en mi mundo “.

Otro informó que tiene 35 caracteres distintos en sus sueños. “No puedo recordar un momento en que en mi mente estaba solo, sólo conmigo. Siempre han estado allí. “

A principios de este año, Somer y su equipo también crearon una escala de 14 ítems para medir el soñar despierto de forma extrema.

Algunos expertos se resisten a la idea de que la ensoñación excesiva debe recibir su propio diagnóstico. “Una vez que comiencen a psycopatologizarse estas cosas, se pueden convertir en problemas, porque los mecanismos normales a menudo representan el presente,” Eric Klinger, de la Universidad de Minnesota, Morris, dijo al Wall Street Journal.

Aún así, Somer planea desarrollar formas de diagnosticar y tratar la ensoñación excesiva. “Si uno está gastando un promedio de 57% de sus horas de vigilia en recrear fantasías de forma incontrolable, no es de extrañar que también eso ponga en peligro el cumplimiento de los objetivos de vida, que requieren tiempo y atención para lograrse, lo que subraya la necesidad de obtener más información acerca de la “ensoñación excesiva” y para encontrar los tratamientos adecuados, él y sus colegas llegaron a esa conclusión en el nuevo estudio.

Por Kate Baggaley

http://www.popsci.com

También podría interesarte