ENERGIA

Dadores, tomadores y vampiros de energía. Clasificación de las personas

Dadores de Energía

Aquellas personas que por su forma de ser, carácter, personalidad, proporcionan mas energía a los demás de la que toman son los dadores de energía. Juntarte con un dador normalmente tiene el efecto de revitalizarte, animarte, sentirte cómodo, alegre, motivado y contento. Son personas llenas de vitalidad, optimismo y que rebosan alegría y fortaleza. En ciertos extremos son aquellos incluso que se convierten en sanadores, o cuyos campos electromagnéticos pueden afectar el estado de animo de mucha gente a cientos de metros de distancia. Un ejemplo podéis encontrarlo en  Amma Chi, una mujer india que va por el mundo regalando abrazos a la gente a los que les insufla un chute de amor y bienestar que no es posible explicar de forma racional. En el día a día, aquellas personas que te encuentras y que tras unos minutos de estar con ellos te están haciendo sentir bien (aunque no te des cuenta) son dadores de energía.

Tomadores de energía

Aquellas personas que absorben mas energía de la que dan, ya que la necesitan como parte de su soporte vital y no saben como obtenerla si no es a través de otras personas, son ladrones de energía. Juntarte con personas así suele hacerte sentir mas cansado por ejemplo tras una larga conversación, quizás más triste y apagado de como estabas antes de encontrarte con ella, con cierta sensación de incomodidad o incluso un pequeño vacío. El proceso de “robo energético” es muchas veces inconsciente, pero su actitud, carácter o forma de interactuar contigo esta diseñada para nutrirse de lo que pueda conseguir de nuestro campo electromagnético.

Vampiros

La clase extrema de tomadores de energía son los “vampiros”. Son personas que realmente te dejan exhausta cada vez que hablas o te encuentras con ellas. Están siempre provocando situaciones en las cuales ellos salen ganando y tu té quedas aturdido, confuso, decaído y agotado. Viven de la energía que absorben de los demás como parte de su día a día para reforzar su ser interior. Este tipo de personas suele tener su propia autoestima y seguridad por los suelos, y solo atacando a otros, directa o indirectamente, son capaces de salir adelante en su día a día. Puedes tener vampiros probablemente por todos lados: tu jefe que no deja de ponerte contra las cuerdas y en evidencia delante de otros, tu compañero/a que siempre exige constante atención en cualquier situación, tus amigos que siempre necesitan que les estés animando y cuidando de ellos, etc. Tener un vampiro en tu entorno cercano es realmente agotador y en muchos casos no somos capaces de entender porque cada día terminamos agotados nuestra jornada y deseando irnos directamente a la cama a dormir.
vampiros

Rompiendo el circulo vicioso

Para salir del habito de ser el plato principal de aquellos que buscan robar la energía de otros debes en primer lugar, ser consciente de la situación. No existe intercambio energético si eres consciente de lo que esta sucediendo. Al igual que se puede enviar buenas vibraciones conscientemente, también se pueden evitar si no se quiere entrar en el juego de aquel que intenta crear situaciones en las cuales pueda, de alguna manera, absorber tus fuerzas. Todo esto que el vampiro realiza la mayoría de las veces a nivel inconsciente, puede volverse a tu favor si cuando te encuentres en esta situación, te propones mentalmente pararla. Hay personas que se imaginan un circulo de luz a su alrededor, una protección mental, un escudo que evita que otros penetren con su campo energético en el tuyo, etc. Personalmente he comprobado que basta con ser consciente de la situación y no dirigir tu energía (pensamientos, palabras, comportamiento, respuestas) hacia la persona en la forma en que puedas quedarte/sentirte roto, triste, vacío y apagado.

Cargarte de energía

El universo es la fuente universal de energía para todos. Es ilimitada, infinita, potente, nunca se acaba. Al igual que nos nutrimos de fuerzas cuando comemos, y descansamos y nos recuperamos cuando dormimos, podemos también recargarnos cual pila enchufada a un cargador eléctrico simplemente por el deseo consciente de aceptar la energía “universal” en nosotros. Si practicas alguna técnica de meditación, relajación, yoga, etc., entenderás bien este concepto. La luz del sol, un paseo por el bosque, la conexión directa con la naturaleza, son también formas de recargarnos directamente cuando no estamos durmiendo. El solo hecho de imaginarnos un chorro de luz directo que nos recarga es parte del proceso de recuperación.

La energía siempre a tope

Siempre se puede revertir y mejorar nuestra energía, el poder de nuestra mente es la que nos guía, si queremos la energía negativa que nos rodea podemos convertirla en positiva, nuestra conciencia no tiene limites y expandirla o elevarla nos ayuda a nosotros y todo aquel que nos rodea. 
 
CON AMOR
             AmyLee Isis
                              Flor de loto…
Comentarios

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies