ECOLOGIA HABITAT HOGAR Y JARDIN OTROS TEMAS PLANETA

Diez mitos de la naturaleza que son… ¿verdaderos o falsos?

Hay un montón de cosas que aprendemos sobre la naturaleza que no siempre se corresponden con la realidad. Algunas otras sí, claro, y algunas sólo en parte, porque se combina la realidad con la leyenda urbana.

Los murciélagos son ciegos (falso)

Los murciélagos usan para moverse por su entorno conocido un sistema de sónar, por el que emiten ultrasonidos y leen sus rebotes, trazando un mapa de lo que hay. Sin embargo, tienen ojos y ven no mucho peor que nosotros. Además, tienen una brújula interna y son capaces de ver hasta la luz polarizada de las puestas de sol.

Las gaviotas viven cerca del mar (falso)

Si hay un ave marina por excelencia esa es la gaviota. Allá van, sobrevolando las barcas pesqueras a ver si les cae algo… pero también se puede ver a las gaviotas posándose sobre la chimenea del Vaticano (que está a unos 20 kilómetros de la costa), o en los vertederos de ciudades del interior. El secreto es su alimentación: comen de todo, hasta ratones si pueden cazarlos. Les gusta vivir cerca del agua, eso sí, así que es posible verlas en sitios del interior siempre que haya un río cerca, porque se establecen en lugares lejanos si han ido remontando el curso fluvial.

Las plantas carnívoras son carnívoras (depende)

Las plantas carnívoras son insectívoras, es decir, utilizan trucos diversos, desde sus colores hasta emitir determinados productos químicos, para atraer a sus presas, que suelen ser pequeños insectos. Se alimentan en parte de ellos, pero no exclusivamente. Es una forma de alimentación atípica comparada con la de otras plantas pero no, animales (o personas) no comen.

Los girasoles siempre miran al sol (falso)

Durante los primeros momentos de su vida los girasoles tienen la capacidad de ‘moverse’ lentamente y orientarse siguiendo la luz del sol. Siguiendo quiere decir que van tras ella, pero no se mueven suficientemente rápido como para estar todo el tiempo ‘mirando’ al sol. Además, esa capacidad se pierde cuando el tallo crece y se hace robusto, momento en el que suelen quedarse mirando hacia el este -donde amanece-

Hay hormigas con alas (verdadero)

La gran mayoría de las hormigas que vemos son hormigas obreras, que son hembras y no tienen alas. Sin embargo, la mayoría de machos son alados. Lo que pasa es que los machos salen poco del hormiguero porque su función es la de fecundar a la reina. Suelen ser visibles al anochecer durante la primavera o verano, cuando salen a hacer sus danzas nupciales. Como todo, hay excepciones, porque no todos los machos son fértiles, ni todas las hembras carecen de alas. Hay que tener en cuenta que hay una enorme cantidad de tipos de hormigas en todo el mundo, algunas con diferentes características.

Las moscas viven muy poco (verdadero)

Pocos insectos son tan molestos y, a la vez, tan inofensivos como las moscas. Sin embargo la ‘pesadez’ de tenerlas todo el día revoloteando alrededor o encima tuyo dura poco: concretamente entre dos y cuatro semanas, dependiendo de factores variados. Pero tranquilo: hay tantas que aunque tú creas que siempre es la misma mosca, cuando una muere vuela otra a sustituirla en su guardia para darte la lata.

Las abejas mueren al picar (verdadero)

Se suele decir que las avispas tienen un poco de mala leche, porque pican sin demasiada provocación, y que a una abeja le cuesta más picar. En ambos casos la agresión que supone dar un picotazo a un humano se produce como forma de defensa, no de ataque, aunque el coste es bien distinto: las abejas tienen el aguijón adherido a la parte final de su sistema digestivo, así que al clavar el aguijón se desgarran, lo que provoca inexorablemente la muerte del insecto. La imagen, tomada por Kathy Keatley Garvey, fue premiada por captar ese instante preciso que describe gráficamente el sacrificio de la abeja

Las avispas no pican, muerden (depende)

Siguiendo con lo anterior, las avispas además de picar, muerden. Las únicas avispas que pican son las hembras, pero también pueden ‘morder’, algo que también hacen los machos, que carecen de aguijón. En realidad, las avispas no tienen aguijón: las hembras modifican una parte de su sistema reproductor pensado para introducir sus huevos en algún sitio y lo convierten en arma.

Los abejorros pican (verdadero)

Hay que decir que, igual que pasa con las hormigas, bajo la denominación “avispa” o “abejorro” hay un montón de insectos que tienen características diferentes. De hecho, algunas clases de hormigas suelen confundirse con avispas o, incluso, con termitas. En el caso de los abejorros, como sucede con las abejas, pican e inoculan veneno, que es lo que hace que se produzca el dolor, pero sólo lo hacen las hembras. Eso sí, suelen ser tan visibles y sus zumbidos tan notorios que posiblemente darás un brinco antes de que te puedan picar.

La cucaracha nos sobrevivirá (depende)

Se suele pintar a las cucarachas como especialmente resistentes a todo tipo de agresiones externas, y es verdad, pero solo en parte: pueden estar tiempo sin comer, o comiendo cosas con pocos nutrientes; resisten mejor que nosotros la carencia de oxígeno y sí, por más que digan que ese insecticida es infalible, las condenadas resisten los venenos con inigualable fortaleza. Ahora bien, tanto como resistir un apocalipsis nuclear, no. Es verdad que resisten mejor que los humanos la radiación, pero otros insectos resisten mucho mejor que ellas -que tampoco es que sean tanto más resistentes que nosotros-

Nota: Todas las fotos del interior del artículo son CC de Wikimedia Commons, salvo la primera que es CC de Antton Alderdi y la séptima, de Kathy Keatley Garvey

Comentarios

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies