CONCIENCIA SALUD

El estrés puede arruinarte, o cambiar tu vida para mejor

estrés, relajacion, stress, presiones, trabajo, laboral

El estrés es una consecuencia directa de la sociedad en la que vivimos, en la que cada día nos vemos sometidos a más exigencias y presiones a las que tarde o temprano no somos capaces de dar respuesta. Más que una enfermedad, el estrés es un estado de fatiga que se manifiesta a través de una serie de trastornos físicos y psicológicos.

El estrés se relaciona con las respuestas fisiológicas y psicológicas de un individuo ante los estímulos y demandas de su entorno social.

Aunque solemos asociar el concepto con el malestar, en una primera instancia el estrés se relaciona con los procesos de adaptación a las demandas del entorno. En una segunda instancia, cuando la persona es incapaz de dar respuesta a esas exigencias, estamos ante la definición habitual del estrés: un estado de fatiga física y psicológica provocada por exceso de trabajo, desórdenes emocionales o cuadros de ansiedad.

Vivir bajo estrés tiene consecuencias para nuestra salud, como por ejemplo:

  • Riesgo de sufrir obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas y desajustes mentales
  • Aumento de la hormona del cortisol, que está asociada al aumento de grasa corporal (sobretodo en el abdomen)
  • Ansiedad
  • Dificultades para concentrarse y confusión mental
  • Rigidez muscular
  • Insomnio
  • Fatiga crónica
  • Supresión de las glándulas suprarrenales
  • Desajustes digestivos
  • Desequilibrio hormonal y del tiroides
  • Hace subir los niveles de insulina
  • Acidificación del pH
  • Deprime el sistema inmunológico
  • Crea inflamación interna
  • Es tóxico para la mente y el cuerpo físico
  • Te hacen sentir frustrado y vives permanentemente en la queja
  • Vives sólo ocupado en tus preocupaciones
  • Desconectas del momento presente, del aquí y el ahora
  • No disfrutas de los pequeños/grandes placeres de la vida
  • Te sientes insatisfecho y vacío
  • Afecta a tus relaciones sociales y familiares
  • Pierdes de vista tu propósito de vida
  • Eres menos productivo

Lo que no te mata, te hace más fuerte

Si bien el estrés es capaz de dañarnos tanto física, como psicológicamente, son muchos los casos en los que las personas que atraviesan una crisis de estrés, luego salen beneficiadas. Y es que así como quienes luego de un infarto dejan de fumar y comienzan una vida saludable, los picos de estrés suelen ser momentos que pueden aprovecharse para replanteos necesarios en nuestras vidas.

Si estás entrando en uno de esos momentos de la vida en los que nada sale bien, todo parece complicarse y sólo sigues adelante haciendo cosas que no te gustan día tras día, te sientes ansioso, padeces insomnio, o simplmente te sientes desdichado, pues entonces es mejor que te anticipes a la crisis y comiences a realizar cambios en tus actividades cotidianas.

Sabes que nivel de estrés tienes? Y lo malo que es?

¿Cómo se puede combatir el estrés?

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (Ministerio de Trabajo e Inmigración) propone una serie de intervenciones sobre el individuo para darle herramientas que le permitan afrontar el estrés, a las que nosotros hemos agregado otras

  • Pensar siempre en positivo. Es imprescindible aprender a valorar los recursos con que cada uno cuenta para afrontar situaciones estresantes, así como darle a las cosas su verdadero valor sin caer en interpretaciones distorsionadas y dramáticas de la realidad.
  • Conoce tus propios límites y di que no. A veces nos estresamos porque decimos que sí a todo sin valorar y tener en cuenta nuestros límites. Se trata de conocerte y actuar alineado a tus necesidades, diciendo que no si es necesario. Ser honesto contigo mismo y con los demás hará que te valores más a ti mismo y también los harán los demás. Revisa también tu estilo de vida para detectar aquello que te estresa demasiado y cámbialo.
  • Controlar las reacciones de nuestro organismo ante situaciones estresantes. Para ello existen técnicas de relajación física y mental (que hacen hincapié en la relación entre una mente sana y un cuerpo sano) y de control de la respiración (que nos enseñan a tener una adecuada oxigenación en una situación de estrés).
  • Aprende a respirar. Existen ejercicios simples que puedes hacer en cualquier momentos, es increible cómo pueden ayudarte a volver a un estado más relajado y en muy poco tiempo. Ejercicios de respiración para alejar el estrés
  • La autoestima, bien alta. Estas técnicas buscan desarrollar la capacidad para manifestar sentimientos, deseos y necesidades con claridad, y a la vez aprender habilidades sociales para aumentar la seguridad personal en el manejo de situaciones.
  • Bien rodeado siempre es mejor. Es muy importante tener el apoyo de familiares, amigos y compañeros, porque facilitan su integración y adaptación y son un respaldo constante para la persona.
  • Desarrollar un estilo de vida sano y activo. Mantener un buen estado físico y adoptar hábitos alimentarios saludables también ayudan a prevenir el estrés.
  • Nutrir tu cuerpo físico con comida real y agua de calidad. Comer alimentos integrales y de energía moderada serán tus mejores aliados: verdura, fruta de la estación, cereales integrales, legumbres, algas, semillas y frutos secos. No te olvides también de beber agua de calidad. Evita siempre los alimentos procesados y refinados que provocan desnutrición, desmineralización y inducen a un estado depresivo y de apatía.

Fuentes:

http://www.saludenfamilia.es

http://portalcantabria.es

http://nuriaroura.com

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies