Cuando nuestros pensamientos son precedidos por aquellas emociones que nos generan bienestar con un grado de intensidad vibracional significativo, podemos llegar a crear un puente entre el mundo material, espiritual y mental, o bien por el contrario, si esas emociones son densificadas terminan bloqueando el flujo natural de la vida  limitándonos y estableciendo barreras que impiden nuestro crecimiento espiritual.

El poder de nuestros pensamientos, emociones y creencias influyen directamente en nuestros centros energéticos y campo áurico, los pensamientos nocivos que generen en nosotros emociones negativas contraen nuestra aura bloqueando los chakras involucrados afectando también, a aquellos órganos relacionados entre sí, por consiguiente, atraemos a nuestro campo de experiencias toda circunstancia desfavorable que nos deja en un lugar restrictivo para accionar a nuestro favor.

 

Cuando nuestra vibración es baja pedimos milagros, cuando nuestra vibración es alta, los creamos.

Para poder avanzar en nuestro despertar espiritual es necesario detenernos a observar aquellas emociones que generan nuestros pensamientos, ya que a veces, éstos últimos, se escurren en nuestra mente subconsciente, mientras que la emoción se hace más evidente en nosotros para conseguir modificarla cambiando la polaridad.despertar

 

Emociones de baja vibración

Miedo

Culpa

Inseguridad

Envidia

Celos

Frustración

Pesimismo

Ira

Emociones de vibración elevada

Amor

Alegría

Confianza

Seguridad

Armonía

Gratitud

Perdón

Optimismo

Para co-crear nuestra realidad en concordancia con las leyes físicas y metafísicas del Universo debemos aprender a fusionarnos con la energía de Luz y Amor en armonía para todos, solo de esa manera, podremos alcanzar el estado del Ser más elevado para nuestro despertar de consciencia.

 

Escrito por

Florencia Lozada, tomado de

Universo Shanti