AUTOAYUDA MENTE PSICOLOGÍA

10 Enseñanzas imperdibles de Jiddu Krishnamurti

Krishnamurti es considerado mundialmente como uno de los grandes pensadores y maestros religiosos de todos los tiempos. Él no enseña ninguna filosofía ni religión, sino que habla de las cosas que nos afectan a todos en nuestra vida cotidiana, de los problemas del vivir en una sociedad moderna, con su violencia y corrupción, de la búsqueda individual de seguridad y felicidad, de la necesidad que la humanidad se libere a sí misma de las cargas internas del miedo, de la ira, de las injurias y del sufrimiento. Con gran precisión expone el funcionamiento sutil de la mente humana, y señala la necesidad de generar en nuestra vida diaria una cualidad meditativa profunda y espiritual.

Krishnamurti no perteneció a ninguna organización religiosa, secta o país, ni suscribía a ninguna escuela política o pensamiento ideológico. Todo lo contrario, mantenía que estos eran los factores mismos de la división entre seres humanos y la causa de conflictos y guerras.

Krishnamurti no hablaba como un gurú sino como un amigo, sus charlas y diálogos no se basaban en el conocimiento tradicional sino en sus propias percepciones de la mente humana y en su visión de lo sagrado, por lo que siempre transmitía una sensación de frescura y objetividad a pesar de que la esencia de su mensaje no haya variado a lo largo de los años. Cuando se dirigía a grandes audiencias, la gente sentía que Krishnamurti hablaba a cada uno de ellos, señalando los problemas personales de unos y otros.

Disfruta de estas 10 Enseñanzas imperdibles, que nos ha regalado Jiddu Krishnamurti

1La diferencia entre atención y concentración

Hay una diferencia entre atención y concentración. Concentración significa focalizar toda la energía en un punto concreto. En la atención no hay un punto al que enfocar. Estamos muy familiarizados con uno y no con lo otro. Cuando prestamos atención al cuerpo, el cuerpo se tranquiliza, tiene su propia disciplina; se relaja, no es que esté inactivo, sino que tiene la energía de la armonía. En la atención no hay concentración, por tanto, no hay conflicto.

Mientras lee esto, ponga atención en cómo está sentado, cómo escucha, cómo recibe lo que esta carta está diciendo, cómo reacciona a lo que se está diciendo y por qué le parece difícil estar atento. No está aprendiendo cómo estar atento. Si aprende a estar atento, eso se convierte en un sistema, que es a lo que el cerebro está acostumbrado, con lo cual convierte la atención en algo mecánico y repetitivo, mientras que la atención no es mecánica ni repetitiva. Es la forma de mirar toda su vida sin el centro de interés propio.

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies