MENTE PSICOLOGÍA SEXUALIDAD

¿Es la Ley de Atracción científicamente válida?

manifestación, mindfullnes, pensamientos, realidad, cuantica, Ley de Atracción

La palabra “manifestación” desencadena diferentes respuestas para diferentes personas. Para algunos, es un concepto “woo woo” basado en la fantasía. Para otros, es una creencia que conduce a una forma de vida.

Me describieron el concepto de la manifestación como a un niño, contado por mis padres, que podía visualizar todo lo que quería y me lo dibujarían. Esto ha funcionado, en diversos grados, a lo largo de mi vida.

Pero no siempre es así de simple. Imaginar lo que quiero mientras me siento mal por no tenerlo, crea un mensaje mixto -un foco dividido para el cerebro y el Universo- y nunca funciona para darme el resultado que deseo. Entonces, ¿cómo manifiestan algo que aún no tienen, sin enfocarse en la falta?

El Plan Alegría

Anhelando conocer la verdad sobre la manifestación, he explorado la ciencia detrás de ella durante años. Sin embargo, mi exploración en el tema tomó una vuelta de curiosidad por el experimento de ciencia del full-on, llegando en un momento particularmente bajo en mi vida.

En la desesperación, me agarré a una idea basada en “La Ley de Atracción” de la que había oído hablar, como si fuera una balsa salvavidas. La idea era que centrarse 30 días en tu propia alegría sería suficiente para cambiar completamente tu vida. Invocando la investigación científica y personal en las hormonas, neurotransmisores, mindfulness, y la manifestación, que había acumulado durante muchos años, calculé un plan sintetizado para ir detrás de la alegría desde todos los ángulos. Lo llamé “El Plan de Alegría”.

¡Y funcionó! Durante los siguientes 30 días y en los meses que siguieron, mi vida y la de los que me rodeaban se transformaron. Me sorprendió lo rápido que sucedió. Una vez que me di cuenta de cómo aprovechar la neurobiología de la alegría y aplicarla de manera sencilla todos los días, mi vida se transformó ante mis ojos.

Hice una crónica de mi experiencia en un libro llamado The Joy Plan; son mis notas escritas en 320 páginas, para tener una referencia cuando los tiempos difíciles volvieran (que indudablemente lo harán). Pero aunque The Joy Plan es mi historia, no es sólo sobre mí. En última instancia, demuestra cómo encontrar la alegría en tu vida actual, incluso cuando sienta que está fuera de tu alcance, y luego ver tu vida transformarse para que coincida con tu alegría.

Aquí está por qué creo que funciona:

Numerosos estudios en el ámbito de los deportes han demostrado que visualizar un resultado diariamente, como cestas de basura en el baloncesto, es casi igual en eficacia a la realización de la acción, es como la práctica diaria de tiros libres. La meditación grupal centrada en la paz, en ciertas zonas urbanas se ha correlacionado con una reducción de la tasa de criminalidad. [fuente]

Entonces, ¿la manifestación realmente funciona?

En primer lugar, creo que la ciencia y la espiritualidad son dos caras de la misma moneda, cada una informando y dando forma a la otra. Si bien puede haber un poder superior o profundo, la sabiduría interior que responde a la llamada de los deseos que queremos manifestar. Y nuestros cerebros también desempeñan un papel importante en la ecuación.

Las redes neuronales -glúsculos de neuronas en el cerebro- crecen más y más cada vez que repetimos pensamientos y comportamientos. Eventualmente, después de que se activan con bastante frecuencia, las redes neuronales se agrupan para formar caminos neuronales, como las carreteras favoritas preferidas de nuestros cerebros porque están bien gastadas y resultan familiares.

Nuestros pensamientos repetidos eventualmente moldean la manera en que vemos y experimentamos el mundo, y así informamos nuestras acciones y reacciones. Nuestras mentes se muestran predispuestas a regresar a patrones de pensamiento repetidos, que activan los caminos neurales a los que nuestros cerebros se han acostumbrado. De hecho, sin saberlo buscamos evidencia para confirmar esos patrones de pensamiento, porque nuestros caminos neurales siempre están trabajando duro.

Como dice el antiguo proverbio: “Mira tus pensamientos porque se convierten en palabras. Cuida tus palabras, porque se convierten en acciones. Cuida tus acciones, porque se convierten en hábitos. Mira tus hábitos porque ellos se convierten en tu carácter. Mira a tu personaje porque se convierte en tu destino. ”

Albert Einstein dijo: “El mundo tal como lo hemos creado es un proceso de nuestro pensamiento. No puede cambiarse sin cambiar nuestro pensamiento “. También explicó, al describir su famosa ecuación E = MC2, que” La masa y la energía son manifestaciones diferentes pero diferentes de la misma cosa, una concepción algo desconocida para la mente promedio “.

Así que si los pensamientos crean nuestro mundo y la energía es tan real como la masa, podemos utilizar la energía de nuestros pensamientos para crear resultados tangibles en la vida. Esto no es sólo filosofía; esto es la física.

En lo que piensas, te conviertes

La física cuántica ha demostrado que, a nivel subatómico, toda materia está hecha de energía y nuestros pensamientos influyen en el comportamiento de esa energía. Los científicos han encontrado en estudio tras estudio que nuestras observaciones de la realidad alteran la realidad que observamos. De hecho, los físicos cuánticos afirman que es el mismo acto de observar la realidad lo que la crea en primer lugar. Esencialmente, nuestros pensamientos cambian partículas subatómicas y crean nuestro mundo físico.

Nuestros cerebros tienen un sesgo experiencial intrínseco, favoreciendo los recuerdos con una carga emocional fuerte. También estamos programados con un sesgo cognitivo que requiere tres experiencias positivas para equilibrar el impacto de una experiencia negativa. Los recuerdos almacenados juegan a menudo en un circuito de retroalimentación, activando vías neuronales fuertes y provocando repetidos pensamientos, comportamientos y, por lo tanto, experiencias, ya sean negativas o positivas.

Sabiendo todo esto, he llegado a la conclusión de que los pensamientos positivos son realmente la clave para manifestar lo que quiero en la vida. Mediante la formación consciente de nuevas redes neuronales y, finalmente, los caminos neurales, asociados con sentimientos de alegría, abundancia y posibilidad, puedo abrirme más que mi cerebro, puedo abrir mi mundo.

Cuando encontramos alegría a pesar de las condiciones que estamos experimentando actualmente, esas condiciones se transforman para igualar nuestra alegría. Mediante la práctica intencional de tener nuevos pensamientos, podemos crear nuevos patrones en nuestros cerebros, que en última instancia se traducen en una nueva experiencia de la vida.

Buda dijo: “En lo que piensas, te conviertes.” Y creo que los neurocientíficos dirían lo mismo. Nuestra experiencia de vida está determinada por lo que pensamos acerca de ella, y si llamamos a esa “manifestación”, “La Ley de  Atracción”, o simplemente “el poder del pensamiento positivo”, si usted puede hacerlo, usted estará en camino hacia una vida alegre.

Este artículo fué parcialmente extraído del libro, The Joy Plan: cómo me tomó 30 días dejar de preocuparme, dejar de quejarme y encontrar la felicidad – disponible en Amazon y en cualquier lugar buenos libros.

Por Kaia Roman

Wake Up World, artículo original (en inglés)

Sobre el Autor:

Kaia Roman es la autora de la memoria, The Joy Plan. Ella enseña Mindfulness a los estudiantes de la escuela primaria y es un blogger para mindbodygreen y otros sitios. También es consultora de comunicaciones para algunas de las compañías más grandes de Silicon Valley. Ella escribe sobre cómo pasó de sin alegría y ansiosa a agradecido y optimista para que pueda recordar cómo lo hizo si se olvida.

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies