SALUD SALUD DEL CUERPO

Flotario para combatir el stress

Al flotar sentirás la total ingravidez gracias a la densidad del agua a igual temperatura que el cuerpo, el flotario está diseñado para aislar la mente y el cuerpo del 90% de los estímulos sensoriales externos que te bombardean diariamente. Tu cuerpo se relaja, tu cerebro ya no tiene que calcular la posición en el espacio dejas de luchar con la gravedad para mantenerte erguido. Al flotar en silencio y total oscuridad, todo aquel estímulo que pueda perturbar tu entrada en una relajación profunda es eliminado dejando libertad a tu cuerpo y mente para que se autorregule y explore en lo más profundo de ti, es el llamado “aislamiento sensorial”.

IMG_4644b

Esto es posible gracias a los flotarios, una gran piscina que debido a la alta concentración de sales de Epsom, no solo permite experimentar la ingravidez, es decir, flotar sin esfuerzo, como en el Mar Muerto. Sino que proporciona una profunda relajación física y mental. Gracias a la cromoterapia y musicoterapia, podrás complementar esta experiencia y te ayudarán a conseguir ese estado de relajación profunda y mejora de tu calidad de vida.

La flotación está espacialmente indicada para reducir el estrés, la tensión muscular, el ritmo cardíaco, el ritmo respiratorio, el insomnio, la depresión, la ansiedad, migrañas, el dolor premenstrual, el jet lag, la fatiga, dolores crónicos, lumbalgias, artritis, asma, etc.

Se mejora la circulación sanguínea, la linfática y el metabolismo celular, la capacidad de aprendizaje, la concentración y potencia la imaginación.

Es una terapia muy recomendada para embarazadas porque dejarán de sentir el peso de su bebé. Se minimizan las molestias físicas como  extremidades hinchadas, se alivia la presión sobre el nervio ciático, se aumenta el flujo sanguíneo al útero y se reduce la tensión arterial. Se reducen también las molestias psicológicas (dificultad para dormir, miedos…) que surgen durante estos meses; Liberando así a las madres de sus posibles incomodidades y consiguiendo que se puedan relajar, dándoles una mayor libertad para sentir el proceso de una forma más cómoda he íntima.

empresa_imagen_08Que produce en nuestro cerebro?

La flotación como método de relajación utiliza los pricipios del llamado “aislamiento sensorial” o también conocido como Terapia de Estimulación Reducida  REST (por sus siglas en inglés).

Diferentes estudios han llegado a la conclusión que al anular los estímulos externos es posible alcanzar un estado de relajación profunda.

Al combinar ingravidez con un absoluto silencio y total oscuridad en un entorno cálido, consigue que dejemos de lado  cualquier preocupación y sintamos una gran paz y serenidad. Esto permite que nos liberemos poco a poco del estrés dejando aflorar los pensamientos en nuestra mente sin ninguna distracción. Permitiéndonos así libertad para resolver y se más creativos, explorar con nuestra imaginación y descubrir dentro de nuestro propio ser.

Actualmente se sabe que la actividad del cerebro humano genera patrones de energía eléctrica y que las señales del cerebro pueden ser registradas por medio de un electroencefalograma (EEG). Estas señales (u ondas) cerebrales suelen formar ciertos patrones que los científicos han clasificado en cuatro grupos:

  • Beta: Las ondas beta tienen una frecuencia de entre 13 y 30 Hz (ciclos por segundo). Cuando el cerebro genera mayoritariamente este tipo de ondas, se encuentra en lo que se conoce como “ritmo despierto”. El cerebro se enfoca en el mundo exterior o en los problemas concretos y específicos.
  • Alfa: Cuando el cerebro se relaja, sus ondas comienzan a volverse más lentas, siguiendo un ritmo más coherente y uniforme, con una frecuencia de entre 8 y 12 Hz. Estas ondas suelen presentarse cuando el cerebro se encuentra en un estado de alerta pero sin enfocarse en aspectos específicos. Es una especie de “alerta relajada”. Muchas personas pueden generar ondas alfa al cerrar los ojos o al encontrarse en un lugar tranquilo y en un estado contemplativo. Estas ondas se asocian con la relajación y un tipo de meditación.
  • Theta: Al pasar de la calma a la somnolencia, el cerebro emite ondas más lentas y sumamente rítmicas, con una frecuencia que oscila entre los 4 y los 7 Hz. Todas las personas generan ondas theta por lo menos dos veces al día. Son aquellos instantes en los que vagamos entre la somnolencia consciente y el sueño profundo, y nuevamente cuando salimos del estado del sueño y despertamos. El estado theta suele estar acompañado de imágenes mentales oníricas, impredecibles y sorpresivas, conocidas como imágenes hipnagógicas. El estado theta ofrece acceso a material inconsciente como la introspección, la asociación libre, la inspiración creativa, etc. Es un estado misterioso  y elusivo, potencialmente productivo y satisfactorio, pero difícil de mantener: las personas suelen quedarse dormidas en cuanto comienzan a generar grandes cantidades de ondas.
  • Delta: Las ondas delta son generadas cuando las personas se encuentran profundamente dormidas o inconscientes. Poseen una frecuencia sumamente lenta, de entre 0.5 y 4 Hz.

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies