SALUD SALUD DEL CUERPO

HABITOS SENCILLOS PARA REGENERAR LAS NEURONAS

Neurogénesis

La neurogénesis es la producción de nuevas células en el sistema nervioso central. Entre éstas distinguimos las neuronas ―encargadas de transmitir los impulsos eléctricos en el sistema nervioso― y las células gliales ―que desempeñan la función de soporte de las neuronas―. Hay que distinguir entre la neurogénesis en etapas tempranas de desarrollo y la neurogénesis en seres adultos ya desarrollados, la cual no fue descubierta hasta finales del siglo pasado.

Recientemente, se ha demostrado que la neurogénesis continúa a lo largo de la vida en dos partes del cerebro adulto: el hipocampo, relacionado con la memoria a largo plazo, y la zona subventricular, la cual juega un papel importante en la formación del sistema nervioso central.

Existe cierta evidencia de que la neurogénesis en adultos es importante para el proceso de determinados aprendizajes. Además diversos estudios relacionan un incremento en la neurogénesis con una mejora en los procesos como las capacidades relacionadas con nuestra memoria. Algunos de estos estudios han propuesto algunos tipos de aprendizaje dependientes de la neurogénesis. Diferentes investigadores han mostrado que el acto de aprender por sí mismo está asociado a la supervivencia de las neuronas. No obstante, los descubrimientos que apuntan a que la neurogénesis es importante para cualquier tipo de aprendizaje no son del todo concluyentes.

Por otro lado las neuronas nacidas en adultos parecen tener un papel en la regulación del estrés. Esto es consistente con los múltiples descubrimientos que relacionan actividades que alivian el estrés ―como el aprendizaje de algo motivante, la exposición a un entorno nuevo y agradable o el ejercicio físico― con un aumento en los niveles de neurogénesis. Además se ha observado que los individuos expuestos a estrés fisiológico o psicológico muestran una marcada disminución de neuronas recién formadas.

En algunos estudios, se ha propuesto la hipótesis de que el aprendizaje y la memoria pueden verse afectados por los estados depresivos, y que la neurogénesis puede estimular la neuroplasticidad minimizando el impacto de estos efectos negativos.

A continuación os exponemos una serie de hábitos que parecen potenciar la neurogénesis, los cuales pueden ser puestos en práctica por cualquier persona, ya que son fáciles de llevar a término:

1. Llevar una dieta hipocalórica

Un estudio publicado en el Journal of Molecular Science muestra que la restricción de calorías produce estados favorables para la neurogénesis en el hipocampo. Parece que una dieta baja en calorías promueve la generación de nuevas células cerebrales mediante el impulso de la respuesta de estrés del organismo. Es decir, el estrés generado por no cumplir con todos los requerimientos energéticos del organismo puede estimular el cerebro y favorecer el nacimiento de nuevas neuronas. En este caso, este tipo de estrés tiene un efecto contrario al estrés como lo concebimos normalmente.83667

Se cree que algunos alimentos concretos podrían fomentar la neurogénesis. Son aquellos alimentos ricos en Omega-3 ―se encuentra en determinados pescados― o fitonutrientes ―compuestos propios de los vegetales―. Además como ya hemos visto en entradas anteriores, una correcta alimentación es esencial para poder obtener un buen rendimiento cerebral.

2. Practicar sexo

En entradas anteriores vimos la relación existente entre el sexo y la memoria. Como hemos visto la neurogénesis está ligada a la reducción del estrés. Es evidente que el sexo reduce de forma considerable nuestros niveles de estrés. Un estudio científico realizado por la doctora Benedetta Leune muestra que mientras el estrés reduce la neurogénesis adulta y restringe la arquitectura dendrítica en el hipocampo, la copulación tiene el efecto opuesto, ya que promueve la generación de nuevas células cerebrales.

3. El ejercicio físico

Los científicos han demostrado que la actividad física como ejercicio voluntario da como resultado un aumento en el número de neuronas recién nacidas en el hipocampo. Un estudio realizado por el Dr. Kwok Fai So de la Universidad de Hong Kong mostró una correlación entre personas que solían practicar actividad física y la neurogénesis. Esto parece deberse a que el ejercicio puede mejorar el estado de ánimo y las habilidades cognitivas. Un déficit en la neurogénesis adulta puede resultar en una depresión, y se sabe que el estrés, y especialmente la depresión, llegan a encoger el hipocampo. Por eso se creen que existe una relación entre el ejercicio físico ―o cualquier otra actividad que reduzca el estrés― con la neurogénesis.

La relación entre la neurogénesis inducida por el ejercicio físico y la mejora del aprendizaje sigue sin ser clara. Los estudios sobre los beneficios obtenidos por el ejercicio físico podrían tener fuertes implicaciones en los campos de estudio del envejecimiento y determinadas enfermedades como el Alzheimer.

4. La meditación

Uno de los líderes en el campo de la investigación neurocientífica sobre los efectos de la meditación, el Dr. Herbert Benson, de la Universidad de Harvard, ha estudiado los cambios bioquímicos que ésta provoca en el cerebro, y sugiere que la meditación regenera células cerebrales, ya que ayuda a reducir el estrés de forma efectiva. Además  otros investigadores de la Universidad de Oregón sobre el impacto de determinadas técnicas de meditación, también mantienen que ésta facilita la neurogénesis.

5. Mantén tu mente activa

Existen otras opciones relativamente sencillas para potenciar la neurogénesis. Entre ellas podemos encontrar algunas como descubrir nuevos ambientes estimulantes, realizar ejercicios mentales orientados al aprendizaje, juegos de memoria, aprender un idioma nuevo, practicar actividades que desarrollen nuestra coordinación como los malabares, el baile o el patinaje,… En definitiva se trata de que le proporciones a tu cerebro nuevas experiencias que le permitan expandir sus límites y adquirir nuevos patrones motores o aprendizajes a nivel cognitivo.

Desde Nueces y Neuronas te proponemos que pongas en práctica estos hábitos, con la finalidad de activar nuevos circuitos neuronales y favorecer la generación de nuevas neuronas. No prives a tu cerebro de seguir desarrollándose… ¡Y no olvides disfrutar al máximo mientras lo haces!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies