CONCIENCIA CUERPO SOCIEDAD

Hazle un favor a tu hijo: sé un padre imperfecto

Más allá de las imágenes perfectas que nos muestran las publicaciones del ramo, siempre llenas de padres y madres atractivas con sonrisas radiantes, niños bien vestidos y cocinas impolutas dignas de cualquier decorado hollywoodiense, la aventura de la paternidad es un viaje complejo, imperfecto y sucio.

El problema viene cuando los padres y madres intentan acercarse a esa perfección de cartón piedra que nos muestran las películas, o los catálogos de ropa, o las cuentas de Instagram de #supermamás, y se alejan del verdadero objetivo de la paternidad: la felicidad de sus hijos.

La columnista Heather Havrilesky reflexiona sobre este asunto en una columna para New York Magazine titulada Hágale un favor a su hijo: sea un padre imperfecto, de la que reproducimos a continuación los extractos más interesantes.

Cada vez que dejo de intentar ser perfecta y empiezo a centrarme en disfrutar de mi misma, soy una madre mucho mejor. Pero decir que la paternidad es sobre complacerte a ti mismo en 2016, es como una mujer hablando en 1955 de complacerse a sí misma sexualmente. En aquel entonces, su trabajo era servir al hombre. Del mismo modo, los padres de hoy se supone que deben servir a sus hijos.

Esta búsqueda de ser perfecta y criar hijos perfectos crea niños ansiosos que creen que algo menos que perfecto es inaceptable. Y además, es una tortura. Tengo que admitir que hace unos años, por momentos intenté ser perfecta. Porque soy un masoquista

De hecho, el objetivo de la perfección conduce a malas decisiones. Al igual que intentar pasar el rato con tu hijo 24 horas al día, siete días a la semana, a pesar de que eres alguien que realmente no es adecuado para un estilo de vida riguroso e implacable (…)

Tener el objetivo de la perfección te puede tentar a convertirte en alguien que no eres. Tratar de ser alguien que no eres puede desafiarte y enseñarte algunas lecciones importantes, abrir tu mundo a nuevas experiencias, pero también podría erosionar lentamente tu cordura, el sentido de bienestar y la capacidad de mantener la calma y aceptar bajo coacción

Está bien tener tus propias preferencias y limitaciones. Sin duda, otros pondrán en entredicho estas preferencias y limitaciones, pero ¡mantente fuerte!

La paternidad trata de cómo evitar ser empujado más allá de tus límites. En realidad es un poco extraño intentar hacer ciegamente lo que cada uno de los otros padres está haciendo en su caso. Tienes que trazar tu propio camino mientras que te recuerdas una y otra vez, “No puedo conseguir esto de manera correcta”. Y también: “¿Estoy tratando de hacer demasiado?”

Y cuando todo va mal, cuando el mundo se derrumba, tienes que aprender a decir cosas como: “Está bien, esto es terrible, pero eso no quiere decir que sea un padre terrible” (…) Los niños necesitan saber que cada uno tiene diferentes gustos, inclinaciones y límites (incluidos los adultos), y todo el mundo comete errores y aprende de ellos, a lo largo de toda su vida. Así es cómo funciona la vida

Ser un ser humano significa intentar y fallar. Intentas mantener la calma, pero de vez en cuando te vienes abajo. Y a veces hay que estar en silencio, a pesar de que quieras decir mucho más

No tienes que ser prudente y honorable cada segundo de cada día sólo porque seas un padre. Cada momento de debilidad no quiere decir que estés fallando. Prestar atención a tus preferencias y límites no quiere decir que seas egoísta. Puedes tratar de hacer lo mejor pero también aceptarte a ti mismo por lo que eres ahora mismo. Estas cosas no son incompatibles entre sí. Simplemente estás tratando de ser feliz para que así puedas modelar felicidad, que es en realidad tu primer y más importante trabajo como padre. Tus hijos necesitan saber cómo es la felicidad

Es posible lograr ser razonablemente feliz, pero que nunca serás perfecto. Así que sácate la perfección de tu cabeza

“Tal vez podrás ser razonablemente feliz, pero nunca serás perfecto. Así que sácate la perfección de tu cabeza”