AUTOAYUDA MENTE

Hoy mismo debes eliminar de tu vida estas 7 acciones, por tu bien

Hay quienes en vez de abrazar a la vida, abrazan a un montón de situaciones para permanecer en estado de drama siempre. Por más bendiciones que la vida les presente, se enfocan en todo menos en agradecer. Se la pasan buscando el pelo en la sopa para autoflagelarse y convencerse de que su vida es una desdicha, una frustración, un “demonio”. En fin, son personas que viven concentradas en todo menos en lo que deben, desgastan su energía en todo menos en avanzar y la vida se vuelve tan pesada que no ven salida nunca. Sin embargo todo es cuestión de su actitud y de sus decisiones.

De hecho, de esas personas he aprendido algunas acciones que debemos ELIMINAR. Fíjate muy bien que digo eliminar, no evitar.

A continuación te las comparto, deseando que aporten a tu vida, las identifiques y de inmediato empieces a darles “borrar”:

1 – Las quejas.

Nada ganas patinando sobre lo que te sucede o no ha sucedido. Nada, absolutamente nada obtienes con estarte quejando. Bueno, puede que obtengas algo: alejar a tus amigos o personas cercanas, pues la gente quejosa es demasiado incómoda y como cada quien tiene sus propias situaciones para lidiar, pues ese puede ser un efecto de las personas que se la pasan quejando. Quejarse es típico de las personas que no asumen las riendas de su vida y de las que desean obtener la atención de los demás. Esto por falta de amor propio y/o de autoestima. Si eres de las personas que se quejan, déjalas de un lado y enfoca tu energía en las soluciones. Pregúntate qué puedes hacer para solucionar lo que te acontece desde donde estás, ¿qué necesitas hacer? SIEMPRE busca el lado amable, es mejor así y es una decisión que tienes a disposición.

2 – Las excusas.

Cuando se inventaron las excusas todos encontraron la manera de ocultar debajo de la alfombra lo que bien saben que no se atreven a manejar, trabajar, modificar o enfrentar. Cuando no has obtenido lo que deseas o no has llegado a donde quieres llegar, es simplemente porque no has ido hasta ahí. Deja los pretextos en el camino y dedícate a encontrar los diferentes caminos u opciones que te lleven a lo que deseas. Siempre hay caminos, el punto es no solo enfocarnos en una sola ruta y abrir nuestros ojos a las demás vías.

3 – Las críticas.

Elimina las críticas y juzgamientos hacia ti mismo y hacia los demás. ¿Has visto que algunas personas se la pasan criticando demasiado a los demás o se centran en algunos aspectos, conductas o comportamientos y que, con los años, se convierten en practicantes, sin darse cuenta, de todo lo que critican? Bueno, bien dicen que en lo que criticas te conviertes. Las críticas son una pérdida de tiempo. Cada persona tiene su propia experiencia de aprendizaje y nadie es quién para decir qué es correcto o indebido para los demás, pues lo que para algunos es bueno para otros no tanto. Otra cosa: siempre he pensado y estoy convencido que quienes no avanzan en la vida es por desperdiciar o invertir su energía en lo que están haciendo los demás. Esa energía enfócala en tus propios proyectos, enfócate en ti, no por egoísmo, sino porque eres total y únicamente responsable de tu vida.

4 – Las justificaciones.

Así como las excusas hay personas a quienes no se las he dicho nada y ya buscan un “pero” o una manera de rebatir a los demás. NO son capaces de escuchar a los demás y analizar si lo que les dicen es acertado o no, si aporta o no, si lo toman o lo dejan, y se la pasan formulando justificaciones por todo. Bueno, eso no aporta; asume las consecuencias de lo que te ocurre, de lo realizas y ni hablar, asume las consecuencias, no puedes estar encontrando una causa para tapar todo lo que no haces o que no salió como deseas.

5 – Las suposiciones.

Es una de las causas más frecuentes que consume la energía de muchas personas. En esta yo he sido especialista y te lo digo con honestidad, no es nada bonito crear ideas en el cerebro que superan cualquier novela, película o serie dramática. Deja de suponer, si te das cuenta, muchas veces, es mucho más grande el rollo que te haces en la mente, que lo que realmente sucede. Si tienes duda pregunta, si necesitas, infórmate. En fin, deja de suponer, es de lo peor que puedes abrigar bajo tu vida.

6 – Tomar todo personal.

Cada quien carga su propia basura y hay muchas personas que desean verterla en ti. Si tú lo permites es cosa tuya. La mayoría de personas piensan por los demás y suponen por qué tal conducta o tal situación en sus vidas. Allá cada quién con su rollo, deja de suponer y de tomártelo todo personal. Trabaja el no sentirte vulnerable a lo que los demás digan o hagan y entiende de una vez que cada quien actúa de una manera específica porque así ve la vida y porque quién sabe que carga. No te conviertas en el tiradero de basura de nadie.

7 – Buscar culpables.

Asume la responsabilidad de todo lo que te sucede. ¿Acaso no te has percatado de esas personas que anda por la vida echándoles la culpa de todo a los demás? Ellos nunca son responsables de nada. Pobre de ellos. Siempre los demás la tienen contra ellos o no les quieren. Y eso efectivamente no es así. Si no avanzas en tu trabajo, es por ejemplo, porque tú te quieres quedar ahí, no te atreves a negociar, no te has esforzado en estudiar, en crecer, pero no porque tu jefe no te quiera a ti y sí a otros compañeros. Así de simple. Lo mismo si no bajas de peso, no es culpa de los demás, nadie te abre la boca, si tú te dejas convencer por los demás en comer lo que debes, es porque tú abres las puertas y permites. Conduce tu vida y deja buscar el culpable de lo que sucede.

Y recuerda: ¡a sonreír, agradecer y abrazar tu vida!

¡Gracias por existir, compartir y estar!

Christopher Barquero

http://www.huffingtonpost.com

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies