LA IMPORTANCIA DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

La inteligencia emocional es un término acuñado por dos psicólogos de la Universidad de Yale (Salovey & Mayer) y difundida mundialmente por el psicólogo, filósofo y periodista Daniel Goleman, y en resumen sería la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar los estados anímicos propios y ajenos.

Daniel Goleman establece en su libro “Inteligencia Emocional”, que el éxito de una persona no viene determinado únicamente por su coeficiente intelectual o por sus estudios académicos, sino que entra en juego el conocimiento emocional. Cuando hablamos de inteligencia emocional, hablamos de la capacidad del individuo para identificar su propio estado emocional y gestionarlo de forma adecuada. Esta habilidad repercute de forma muy positiva sobre las personas que la poseen, pues les permite entender y controlar sus impulsos, facilitando las relaciones comunicativas con los demás.

Las cinco capacidades de la Inteligencia Emocional.

La inteligencia emocional se puede organizar en torno a cinco capacidades:

1ª. CONOCER EMOCIONES Y SENTIMIENTOS: Cuando tenemos mayor certeza de nuestras emociones podemos dirigir mejor nuestras vidas ya que tenemos un conocimiento seguro de cuáles son nuestros sentimientos reales. Igualmente cuando conoces el mensaje que nos trae cada una de las emociones vamos a saber cómo responder de una manera adecuada. Atendido el mensaje la emoción se marcha y no se queda llamando una y otra vez hasta ser atendido o llegando a somatizar en el cuerpo físico.

2º. APRENDER A MANEJARLAS: La conciencia de uno mismo es una habilidad básica que nos permite controlar nuestros sentimientos. Dominar el lenguaje de las emociones permite expresar lo que se siente con facilidad y libertad, y también saber poner límites y decir NO.

3º. APRENDER A CREAR MOTIVACIONES PROPIAS: El control de la vida emocional es fundamental para mantener la motivación y la creatividad. Ser emocionalmente inteligentes es saber hacer frente a las adversidades de la vida y salir fortalecido de estas experiencias, hoy esta capacidad se la conoce por el término de Resiliencia. Es muy importante para cualquier persona con desarrollo de su inteligencia emocional el apreciar y valorar lo que tiene y sobre todo generar sueños por los que luchar, retarse, desafiarse para alcanzar su auto-realización.

4º. APRENDER A IDENTIFICARLAS EN LOS DEMÁS: Cuando desarrollas la empatía eres capaz de reconocen las necesidades de los demás. Esto tiene el efecto de generar relaciones mucho más cercanas, lo que no significa que tengamos que estar de acuerdo con lo que el otro dice o  tengamos la obligación de satisfacer la necesidad del otro. El aprender a identificar nuestros propios estados emocionales y el de los demás nos va a ayudar también al desarrollo de nuestra capacidad para trabajar en equipo.

5º. APRENDER A GESTIONAR LAS RELACIONES: Las personas que sobresalen en este tipo de habilidades desarrollan su liderazgo personal de una manera consciente, participando, deliberando y conviviendo con todos desde un ambiente armónico y de paz.

Está claro que en nuestra sociedad hay un gran déficit en el desarrollo de este tipo de inteligencia, se refleja en nuestra torpeza emocional donde la “dueña y señora” es la reactividad. Cuando alguien se comporta de manera reactiva podemos observar como se está colocando en una posición de víctima. Víctima ante su incapacidad para auto-controlarse y delata su analfabetismo de conocimiento sobre sí mismo.

La inteligencia emocional es una forma de interactuar 

con el mundo que tiene muy en cuenta los 

sentimientos, y engloba habilidades tales como el control de

los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el 

entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad 

mental. Ellas configuran rasgos de carácter como la 

autodisciplina, la compasión o el altruismo, que resultan 

 indispensables para una buena y creativa adaptación

 social. Daniel Goleman.

images1rvfujo5El mensaje de las emociones.

Cuando surge una emoción es una alarma que se enciende para avisarnos de que ha surgido  una necesidad en nosotros y el auto-conocimiento es el que nos permitirá identificar dicha necesidad para poder satisfacerla correctamente. Como desconocemos este proceso, no somos conscientes que cuando, por ejemplo, nos enfadamos esta emoción nos está avisando que hay algo importante para nosotros que no ha sido respetado por otro/s. Que cuando estamos tristes es porque hemos perdido algo que era valioso para nosotros. Que cuando sentimos satisfacción es porque hemos honrado nuestros valores, a diferencia de cuando nos sentimos culpables que sería justo lo contrario.

Desconocemos el mensaje que nos traen las emociones y  mucho menos sabemos identificar nuestras necesidades internas, así que rara vez sabemos responder de manera adecuada y esto nos lleva a ser reactivos, a generar huidas, abandonos y conflictos en las relaciones, al no saber interpretar el mensaje de la emoción nos lleva a generar estrés, ansiedad, depresión, euforia, etc. Y como la emoción tiene como función la de ser una “alarma”, ella sigue ahí llamando una y otra vez para ser atendida.

“Las emociones son las mensajeras de las necesidades del Alma.

       El Alma nos susurra, si no le atendemos, el Alma nos habla, si tampoco le atendemos, 

el Alma nos grita.

Y cuando el Alma grita, lo hará a modo de síntoma psicológico o síntoma físico”.

                                        

inteligencia-emocional-301

Las somatizaciones emocionales.

Así cada vez que tenemos una emoción se produce un cambio fisiológico que preparan a nuestro organismo para afrontar la situación. Los cambios fisiológicos más comunes son:

* Las alteraciones en la circulación de la sangre.

* Los cambios respiratorios.

* Las secreciones glandulares.

 

Los incrementos más pronunciados aparecen en las reacciones de tristeza, miedo, ira y asco, mientras que la alegría produce variaciones mínimas en dicha respuesta, salvo que la respuesta a la alegría sea exagerada y se convierta en euforia donde también se disparará.

El encargado de regular los aspectos fisiológicos de las emociones es el Sistema Nervioso. El sistema autónomo acelera y desacelera los órganos a través del simpático y para-simpático; la corteza cerebral  ejerce también una gran influencia inhibitoria de las reacciones fisiológicas, así que desarrollo de la inteligencia emocional, logra dominar estas reacciones y mostrar un auto-control casi perfecto.

Concluyendo el post, es de vital importancia el desarrollo de nuestra Inteligencia Emocional. Cada vez más escuelas empiezan a introducir esta como asignatura para que los niños empiecen a tomar contacto con el mundo de las emociones y aprendan a gestionarlas. El conocimiento del mundo emocional nos va a aportar múltiples beneficios individuales, profesionales,comunitarias. Cada día más empresas solicitan este tipo de cursos y talleres, y no estaría de más que los gobernantes de todos países tuvieran que estar certificados en esta materia ya que gobernantes con un buen coeficiente de inteligencia emocional influirían directamente en la creación de un mundo mejor.

 

“Existen dos actitudes que nuestro mundo necesita con urgencia:
EL AUTO-CONTROL y EL ALTRUISMO”

                                           

Fuente: Lourdes Morales Mesa

También podría interesarte