AUTOAYUDA HABITAT SOCIEDAD

Enfrentando a la violencia colectiva

agresividad, colectiva, violencia

violencia

Tal vez en los últimos tiempos te has encontrado alrededor de situaciones violentas o te has enfrentado con gente agresiva que de la nada sale a intimidar, gritar, ofender, crear conflicto o a imponer su voluntad, no es casualidad.

Venimos desde hace varios meses entrando en una fase muy complicada en donde todas las actitudes y reacciones negativas de la conciencia humana parecieran amplificarse. Los estados de ánimo en la conciencia colectiva se han vuelto desesperantes en muchos lugares generando mucho caos, incertidumbre y miedo.

En muchos países, la situación económica, la falta de empleo, la falta de credibilidad, la falta de seguridad y la descarada manipulación de los gobernantes sigue creando mucha presión en todos los ámbitos, que estamos llegando a un punto donde ya nada se puede esconder. Las fracturas emocionales que llevamos como seres humanos, incluyendo el gran nivel de neurosis y frustración, están saliendo a la superficie de forma explosiva sin que las podamos controlar. 

La punta de iceberg

Lo que en realidad está ocurriendo en el planeta es que estamos en el precipicio de una gran bifurcación del tiempo, lo que quiere decir que la línea de realidad en la cual veníamos interactuando en el planeta se ha dividido en dos vertientes: una línea ascendente y una línea descendente. Esto significa en términos prácticos que a partir en este momento la polaridad se va a hacer muy evidente en la planeta; la oscuridad se va a hacer más oscura cada día y la luz se va a volver mas luminosa. 

Desde que nuestro planeta Tierra es un planeta completamente esclavizado por fuerzas oscuras y desde que la verdadera historia de nuestro origen ha sido escondida y manipulada por grandes estructuras de control mental que nos impiden recordar y reconocer nuestra conexión con los planos superiores, la mayoría de la gente en el planeta está tristemente destinada a caer en el ciclo descendente de la bifurcación. Sin embargo, desde que también estamos ya en el ciclo de ascensión planetaria, cada ser humano va a tener en algún momento la posibilidad de escoger conscientemente la línea ascendente de la bifurcación si así lo desea. 

Mientras los más de 6 mil millones de personas en el planeta no escojan el ciclo ascendente, el panorama para el planeta para los próximos años no es muy alentador y muchos de nosotros vamos a tener la tarea de ayudar y sostener a mucha gente que el día de hoy está completamente dormida, ya que el nivel de agresión y violencia que vamos a enfrentar se puede amplificar gravemente. Tenemos que estar preparados, y eso es para muchos nuestra misión de vida: ¡ayudar a sostener la línea descendente!. 

En este momento estamos experimentando un aumento gradual de la intensidad caótica de las muchas energías oscuras que se encontraban dormidas y están saliendo a la superficie, y esto tiende a aumentar nuestra exposición a mucha gente agresiva, intimidante o controladora que aparece de la nada. De repente nos comenzamos a percatar que en nuestra familia, trabajo, o entorno, comienzan a aparecer personas que se vuelven más intolerantes, agresivas o incluso podemos ser nosotros mismos que comenzamos a experimentar un nivel de ansiedad y de violencia que permanecía oculto en nosotros. 

Las fuerzas negativas en este momento están desesperadas y van a tratar de tomar a toda costa a cualquier ser humano para hacerlo caer en el ciclo descendente. Esto lo hacen aprovechando todas las fracturas emocionales que llevamos en nuestra vida y a través del control mental para convertirnos en marionetas y en títeres sin voluntad y sin poder personal para seguir perpetuando las estructuras inorgánicas de dominación y de control mental en el planeta.  

Los lugares muy densos y llenos de negatividad son los espacios propicios para atraer a todas las fuerzas de muy bajo nivel y atrapar a las personas. Estas fuerzas se sienten atraídas por personas gravemente negativas que viven en medio de la adicción y el miedo que son totalmente inconscientes del mundo en que viven y durante los estados adictivos toman sus cuerpos para manipularlas, recrear el caos y los comportamientos destructivos. Estar cerca de las personas que están cubiertas con estas entidades y la negatividad puede ser ampliamente agotador, ya que tienden a ser vampiros emocionales.

Cuando nos enfrentamos a este tipo de personas agresivas y antagónicas, lo que debemos hacer es reconocer inmediatamente que estamos frente a este tipo de personas y en el momento hacer el gran esfuerzo de “no reaccionar a la agresión”, por más fuerte que nos estén ofendiendo, ya que solo va a generar siempre más violencia. Esto requiere maestría de vida y no es una cosa fácil porque durante toda la vida hemos sido programados para reaccionar con agresión. 

Hay que entender que en estos momentos de caos el “no reaccionar” no significa ser débil o que te dejes ofender, significa ser consciente que lo que menos que queremos hacer es crear más violencia. Esta es la verdadera actitud de un ser de luz. Cuando comencemos a sentir cualquier nivel de agresión, en ese momento reforzamos internamente nuestro Escudo Protector para establecer los límites energéticos y en ese momento poner la intención de cambiar la agresión hacia una mejor cooperación. Por lo menos, podemos hablar con la persona de una forma pacífica y con un comportamiento aceptable y hablar desde la comunicación compasiva, ser respetuoso y claro, si la persona está dispuesta a cooperar con ese enfoque.

A veces, el narcisismo presente en una persona agresiva no permitirá que el debate pacífico ocurra. Los narcisistas no están abiertos a la resolución de conflictos a través de la comunicación. Si es así, tenemos que decidir si vale la pena nuestro esfuerzo y energía para continuar la conversación o soportar las consecuencias. Si decidimos que no vale la pena, entonces retirarse amablemente impidiendo un mayor acceso a nosotros.

Una de las características más comunes de la agresión y la intimidación, es que esta fuerza oscura va a tratar deliberadamente de encontrar “gatillos emocionales” en nosotros para sacarnos fuera de nuestro centro y hacernos reaccionar con agresión. Esto es para probar si vamos a reaccionar emocionalmente al insulto. Si tienen éxito, crean una ventaja sobre nosotros; que van a utilizar para seguir explotando nuestra debilidad personal o vulnerabilidad. Cuando estamos debilitados por la confusión, van a golpear aún más fuerte, ya que les estamos dando esa oportunidad. Esta táctica sucede en el plano individual y también se utiliza para desestabilizar comunidades u organizaciones a través de la técnica de “divide y vencerás”. Esta es la mente de depredadores que se aprovechan de la debilidad y la vulnerabilidad, de modo que puedan crear víctimas y victimarios entre las personas y en la sociedad. 

Una regla de oro absolutamente importante en estas situaciones de conflicto y agresión es permanecer siempre en calma. Cuanto menos reaccionemos mejor. Las reacciones vienen de la mente subconsciente, y por lo general no son la forma más inteligente de responder, a menos que necesitemos reaccionar con rapidez para sacarnos de peligro. La mejor respuesta es la de mantener la compostura y la amabilidad a la persona con el fin de permitir una mejor respuesta.

Cuando una persona es agresiva e intimidante, piensa en sus motivaciones y por qué están eligiendo actuar de esta manera. Si lo vemos desde el observador siempre nos vamos a dar cuenta que la persona está actuando a través de sus temores, de su trauma, su dolor escondido, y que este dolor reprimido es el resultado de sus propios asuntos sin resolver.

Todas las personas que actúan de forma destructiva están bajo programas de control mental y tienen poco control de sus impulsos. Estos comportamientos destructivos dan una gran cantidad de información detallada sobre el tipo de personas que son y el tipo de trauma que tienen. Las personas que son mentalmente muy débiles, resolverán siempre con la fuerza bruta con el fin de obtener lo que quieren. 

El mayor reto es reaprender en esta vida a no tomar la agresión y la intimidación como algo personal, sin embargo, estar despiertos y conscientes de las motivaciones ocultas. Solo así podremos ver lo que está oculto en la sombra y traer resolución a través de la restauración de equilibrio energético a la situación. No es fácil pero hacía allá vamos y es parte del cambio que nos corresponde comenzar a traer de regreso al planeta a todas las semillas estelares conscientes. 

Cada uno tenemos el poder personal de declarar que nadie más que nosotros estamos a cargo de nuestras vidas y la dirección de nuestra consciencia. Mantener la calma y aprender a comandar nuestro espacio personal, amarnos a nosotros mismos y aprender a establecer límites sanos cuando nos enfrentamos a la negatividad de los agresores que intimidan, es nuestra tarea y obligación en este momento. 

Fuente: luzplatino.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies