Las desconcertantes cataratas de sangre de la Antártida

Esta cascada de color rojo sangre fluye muy lentamente del glaciar Taylor en los Valles McMurdo de la Antártida. Cuando los geólogos vieron por primera vez la cascada congelada en 1911, pensaron que el color rojo provenía de algún tipo de algas, pero su verdadera naturaleza resultó ser mucho más espectacular.

Hace aproximadamente dos millones de años, el glaciar Taylor selló debajo de él un pequeño cuerpo de agua que contenía una antigua comunidad de microbios. Atrapados debajo de una gruesa capa de hielo, han permanecido allí desde entonces, aislados dentro de una cápsula de tiempo natural.El-misterio-de-las-Cataratas-de-Sangre-de-la-Antartida_articleimage

Evolucionando de forma independiente del resto del mundo viviente, existen estos microbios en un lugar sin luz sin oxígeno libre y sin calor. Ellos podrían ser la corporización del “fango primordial.” El lago atrapado tiene muy alta salinidad y es rico en hierro, lo que le da a la cascada de su color rojo. Una fisura en el glaciar permite que el lago subglacial fluya hacia el exterior, formando las cataratas pero sin contaminar el ecosistema interior.

 Blood_falls1_f_Low_Res_nsf_gov

 

Casi desprovisto de oxígeno y atrapado un cuarto de kilometro bajo la superficie durante 2 millones de años, el lago alberga vida que parece utilizar sulfato en lugar de oxígeno para la respiración. Debido a que los investigadores detectaron grandes regiones de baja resistividad eléctrica debajo de la superficie, creen que el lago es uno de los dos sistemas de salmuera subsuelo extensas.

Los científicos que continuaron estudiando este fenómeno sostienen que la existencia del ecosistema de estas “cataratas de sangre” muestra que la vida puede existir en las condiciones más extremas en la Tierra. Pero a pesar de ellos, aclaran que no debemos caer en la tentación de hacer la conexión con que podría existir vida en otros planetas con ambientes similares y formaciones similares de agua congelada, especialmente Marte y Europa, la luna de Júpiter.cataratas-de-sangre-3

 

Aún sin tener la capacidad de confirmar la existencia de vida extraterrestre, las Cataratas de Sangre de la Antártida atrapan tanto visual como científicamente.

También podría interesarte