CONCIENCIA MENTE SALUD DEL CUERPO

Cómo las emociones afectan a nuestro organismo

Efectos de las emociones y pensamientos negativos

¿Es posible que las emociones desencadenen molestias físicas? La tristeza, por ejemplo, nos produce cansancio. Según el tipo de sentimiento que nos invada repercutirá en una zona de nuestro cuerpo ¿Alguna vez te has puesto a pensar cómo influyen los pensamientos en tu salud y en tu cuerpo? Son pocas las veces que la mayoría de personas nos ponemos a pensar cuán impactantes pueden ser los pensamientos para nuestro cuerpo y nuestra salud.

En ocasiones nos dejamos llevar por el estrés, la tensión, la angustia, el desespero, la prisa y muchos otros sentimientos negativos que, sin pensarlo, nos pueden afectar tanto emocional como físicamente, desmejorando nuestra calidad de vida.Todos deberíamos tener claro que la conexión cuerpo-mente es mucho más fuerte de lo que pensamos, pues nuestros pensamientos y emociones pueden ser determinantes a la hora de estimular la producción de ciertas sustancias que pueden influir en nuestra salud física y emocional.

Por ejemplo, la serotonina y la dopamina son dos sustancias que nuestro cerebro libera cuando tenemos un estado de felicidad o euforia. Algo así ocurre con las emociones negativas, pero en lugar de hacerle bien a nuestro cuerpo, le puede generar dolor y muchas otras molestias que impiden sentirse saludable.

Nuestro cerebro tiene la capacidad de almacenar información importante y determinante para el comportamiento y su relación con nuestro cuerpo. Varios expertos coinciden al pensar que todos tenemos la capacidad de definir lo bueno y lo malo de cada situación, siendo nosotros mismos los responsables de otorgarle una connotación negativa o positiva a cada uno de los momentos por los que tenemos que atravesar día a día.

El efecto sobre nuestro cuerpo

Nuestro ser emocional puede derivar en algunas molestias físicas que nos pueden indicar que estamos atravesando por un momento difícil en el que las emociones y pensamientos negativos nos tienen invadidos. Por ejemplo, sentir dolor en el cuello constantemente nos podría estar indicando que tenemos la incapacidad para ver desde diferentes perspectivas.

Una sensación de dolor inexplicable en las caderas nos puede estar indicando que el miedo nos tiene invadidos, posiblemente por no sentirnos con capacidad de tomar decisiones importantes.

El dolor en la espalda alta está relacionado con el dolor del desamor; el dolor de la espalda media se relaciona con la incapacidad para soltar el pasado; y el dolor en la espalda baja está relacionado con el estrés financiero. Una sensación de dolor en las rodillas puede indicarnos miedo, orgullo y falta de dominio sobre el ego.

mapa-de-las-emociones

Cuando estamos atravesando un momento o situación que nos produce ira, en nuestro cuerpo ocurre un efecto bioquímico que nos hace aumentar los niveles de adrenalina y reviviremos las sensaciones una y muchas veces.

Las sensaciones de tristeza influyen mucho en nuestras energías y motivación para enfrentarnos a nuestro día a día. La tristeza nos puede producir fatiga, exceso de cansancio y una bajada importante de energías.

¿Cómo combatir los pensamientos y emociones negativas día a día?

Sí como tenemos momentos buenos y llenos de felicidad, parte de vivir también es pasar por momentos difíciles, que ponen a prueba nuestra fortaleza y nuestra capacidad para controlar nuestras emociones. Para hacer frente a los pensamientos y emociones negativas que nos pueden invadir en cualquier momento de nuestra vida, es muy importante aprender a tener un pensamiento positivo de cada experiencia, por difícil o insuperable que parezca.

Todos los días al levantarnos es muy importante programar cuerpo y mente para asumir el reto de ese nuevo día y esa oportunidad que tenemos para estar bien y vivir felices. Nuestra mente tiene un poder impresionante y puede llevar a cabo todas aquellas cosas que le indiquemos con mucha seguridad. Teniendo en cuenta esto, es importante aplicarnos buenas dosis de positivismo y tratar de verle el lado bueno a las cosas, aunque sea una experiencia relativamente difícil de superar.

Cuando los pensamientos y emociones negativas traten de apoderarse de nuestra vida y de nuestra salud, es muy importante tomarse unos minutos para reflexionar y meditar si en verdad vale la pena gastar nuestras energías en ese pensamiento. Lo más probable es que después de hacer este ejercicio, en lugar de lamentarte y dejarte dominar por esas emociones, quieras darle un cambio a tu vida y buscar soluciones para que esa negatividad no te afecte y te robe tu calidad de vida.

Está comprobado científicamente que el positivismo y las buenas emociones, como la alegría, la felicidad y la risa, liberan hormonas responsables del fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico. Así mismo, se determinó que las emociones negativas pueden actuar de forma contraria y causar un debilitamiento del sistema inmune, haciendo nuestro cuerpo más propenso a contraer diferentes enfermedades.

Ser una persona positiva es cuestión de decisión, buenos pensamientos y buenas emociones. Vale la pena aplicarnos buenas dosis de positivismo, pues esto mejorará nuestra salud emocional y física en muchas maneras.

Las Emociones Afectan Nuestro Organismo

La influencia de nuestros pensamientos sobre nuestro cuerpo nos da el poder de sanarlo o enfermarlo. No estamos enfermos porque realmente queremos sino porque nos enseñaron a creer en ella.

Las emociones son las principales causas del deterioro de nuestro organismo, la rabia, el odio, el resentimiento así como la tristeza tienen influencias muy negativas.

Si supiéramos el daño que le hacemos por ejemplo a nuestro hígado con la ira, a nuestra piel con la tristeza o a nuestro estomago con el resentimiento.

Cuando observamos nuestro cuerpo podemos ver en el reflejado mucho de lo que sentimos. Pero no solamente en el aspecto negativo sino también en el positivo, ya que cuando estamos enamorados nuestros ojos brillan mas, nuestra piel se torna tersa, incluso hasta nuestro cabello cambia de aspecto.

La influencia de nuestros pensamientos sobre nuestro cuerpo nos da el poder de sanarlo o enfermarlo. Es por ello que la enfermedad como tal no existe sino que creemos tanto en ella o sea le tenemos FÉ que simplemente la volvemos una realidad.

Cambiar de actitud ante nuestro organismo, comenzar a amarlo, simplemente cuidándolo no solo físicamente sino emocionalmente, podremos ver grandes resultados en el mismo.

La enfermedad del siglo como la llaman muchos que es el estrés se ha comprobado que afecta a todo nuestro organismo incluso nuestra dentadura.

Aprender que nuestro cuerpo va degenerándose según lo que son nuestras creencias pueden cambiar mucho. De hecho en todas partes resaltamos mucho aquello de la tercera edad, y ponemos a estas personas como incapaces de llevar una vida normal cuando mucho de ellos incluso está físicamente mejor que nosotros pero en su mente esta la creencia de la vejez y es tanto lo que se lo recordamos que van envejeciendo cada vez más..

No estamos enfermos porque realmente queremos sino porque nos enseñaron a creer en ella. Como dije anteriormente cuando nacemos no sabemos nada todo es aprendizaje.

Cuando dejamos de creer, cuando cambiamos nuestras estructuras mentales entonces podremos decir que hemos evolucionado. No podemos alcanzar las estrellas cuando aun no comprendemos ni siquiera el funcionamiento de nuestra mente y cuerpo a través del universo.

Cambiemos nuestras actitudes y cambiaremos todo en nuestra vida.

Sobre el estudio

En el estudio realizado por investigadores fineses 700 voluntarios atendieron a palabras, historias, películas y gestos destinados a provocar en ellos diferentes emociones y sentimientos, para a continuación pedirles que indicasen qué partes del cuerpo sentían más activas o menos en cada momento; los colores amarillos y rojos corresponden a las partes del cuerpo más activas y las azules a las menos activas.

Al preguntar a los voluntarios no se mencionaba el nombre de la emoción para evitar los estereotipos (amor en el pecho; nervios en el estómago,…) y por el mismo motivo el grupo de voluntarios estaba formado por orientales y occidentales.

La conclusión de los investigadores es que los sentimientos y las emociones mantienen una estrecha relación con sensaciones corporales que cumplen un papel determinante en el proceso de experimentar emociones; descifrar las sensaciones corporales asociadas a las emociones humanas puede ayudar a comprender mejor los trastornos en el estado de ánimo como la depresión y la ansiedad».

Más en Bodily maps of emotions [PDF], vía An Atlas Of The Human Body That Maps Where We Feel Emotions.

Fuente : http://cosmoplug.com/

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies