Esclavos de su propio pensamiento

Albert Einstein dijo que “la mente que se abre a una nueva idea nunca vuelve a su estado original de tamaño.” Sin embargo, la apertura de la mente es un ejercicio complicado, mucho más de lo que queremos admitir.

De hecho, la rigidez mental ya se empieza a construir desde el nacimiento. Cada aprendizaje abre nuevas puertas, pero también cierra otras.

 

A medida que crecemos y formamos nuestra propia imagen del mundo, estamos llenos de 04estereotipos, prejuicios y creencias que son muy difíciles de eliminar. Sin embargo, la rigidez mental no sólo se refiere a las ideas, sino, sobre todo, a la forma en que se piensa.

La rigidez mental nos hace prisioneros, disminuye nuestra capacidad de adaptación, la creatividad, la espontaneidad y la positividad . Nos aferramos a viejos patrones que nos impiden crecer intelectual y emocionalmente.

De hecho, las personas rígidas mentalmente son:

  • Las que crees que sólo hay una manera “correcta” de hacer las cosas.
  • Su punto de vista es el correcto y que el resto está mal.
  • No están abiertos al cambio, ya que les asusta.
  • Se aferran al pasado y se niegan a moverse.

Pero si hay algo que caracteriza a las personas con rigidez mental es el deseo de tener razón a toda costa. No se dan cuenta de que este deseo es extremadamente perjudicial debido a la posibilidad de equivocarse y cometer errores es, precisamente, la principal herramienta de aprendizaje y crecimiento.brainlock

No podemos crecer, en realidad no se pueden asimilar nuevos conocimientos, bien a nivel intelectual o emocional, si no nos damos cuenta de que lo que sabemos o creemos puede estar mal o al menos es insuficiente.

De hecho, una de las principales características de las personas que tienen una cierta flexibilidad mental es ser capaz de darse cuenta de que las decisiones equivocadas no son “malas decisiones” en última instancia, la decisión es buena si es seguida por otra decisión para ver el lado positivo.

Flexibilidad mental es justamente saber que cualquier decisión que tomemos, siempre abre ante nosotros un mundo de posibilidades.

Por lo tanto, la flexibilidad mental es estar dispuesto a equivocarnos, no tengas miedo de ñps errores y trata de comprender y aceptar las cosas nuevas o diferentes puntos de vista.

Rigidez mental como resistencia inconsciente

La persona que desarrolla una manera muy rígida de pensamiento, de alguna manera, se están protegiendo. De hecho, la rigidez mental también puede ser entendida como una resistencia psicológica. En un momento dado, cuando una idea va en contra de lo que piensa, experimenta una sensación extraña que te confunde, paraliza y hace que se cierre a razones.

Así que muchas personas simplemente rechazan el argumento sin analizar. Sin embargo, la buena noticia es que cuando esto ocurre es porque te das cuenta de que hay un problema, algo que necesita ser resuelto, aunque el proceso sea doloroso.

De hecho, en muchos casos, te das cuenta de que algo en lo que creyó ciegamente por años no es cierto, o al menos no del todo, puede causar un enorme dolor que puede dar lugar a una crisis existencial .

Cómo abrir la mente

La buena noticia es que la flexibilidad mental es una habilidad que puede ser desarrollada y aprendida.

1. Concéntrate en tus emociones

Cuando llegue la tentación de rechazar por completo una idea, nota cómo te sientes. Si te sientes incómodo con lo que oyes, es probable que la rigidez en tu forma de pensar oculte una resistencia inconsciente.

Pregúntate que temes. Si contestas honestamente, descubrirás muchas cosas. De hecho, cuanto más miedo sientas, más aclararás esta resistencia.

2. Alimenta el deseo de crecer

La curiosidad es una de las herramientas más poderosas que tenemos a nuestra disposición para crecer como personas.

En lugar de aceptar las viejas ideas, preguntarte “por qué”. Si se empieza a cuestionar todo lo que se daba por sentado no sólo encontrarás nuevas respuestas, así como descubrir un nuevo mundo, mucho más amplio.

3. Desarrollar la empatía

En algunos casos, es probable que no estés de acuerdo con las ideas, formas de pensar y actitudes de los demás. Sin embargo, en lugar de rechazar de inmediato, trata de ponerte en el lugar del otro para entender de dónde vienen ese punto de vista.

Si rechaza lo que no sabe o no le gusta, vas a ser la misma persona que antes.

4. Acepta los errores

Tener una cierta flexibilidad mental significa que no hay miedo al error, significa estar dispuesto a aprovechar las nuevas oportunidades, incluso si eso significa estar equivocado.

Se trata de entender la vida como un aprendizaje continuo en el que cada error no es un paso atrás, sino un paso adelante en nuestra evolución, ya que nos permite deshacer los viejos patrones ya arraigados.

5. No hay que buscar la verdad absoluta

Cada vez que tomamos una verdad como un hecho inmutable, significa que dejamos de mirar en esa dirección y por lo tanto comenzamos a morir un poco cada día en esa área. Por tanto, es importante que no se adhiera a una forma de ver las cosas y mantenga una mente abierta.

Lo más importante para deshacerse de la rigidez mental no es buscar la verdad absoluta, simplemente porque no existe.

También podría interesarte