LAS RODILLAS Y EL CONFLICTO EMOCIONAL

Todos en algún momento hemos padecido algún dolor en las rodillas, unos con más intensidad que otros. Alguna vez has pensado que este síntoma, dolor, es causado por un “Conflicto emocional dentro de nosotros mismos” Comprendo que es difícil entenderlo de esta manera, sin embargo te invito a que averigüemos que hay detrás de cada padecimiento de rodillas, te puedo asegurar que te quedarás con la boca abierta.

Sentido Biológico “Movimiento”: Doblegarse, arrodillarse, someterse.

Conflicto: Desvalorización

¿Qué es un conflicto emocional vivo?

Si presento cualquier síntoma en mis rodillas, estoy viviendo un conflicto emocional de desvalorización relacionado con la acción de arrodillarse, de doblegarse a los demás, de someterse a alguien o a algo (siempre que ésta acción no implique un honor).

Son conflictos de obediencia, de sumisión a la autoridad real o simbólica. Situaciones de imposibilidad de actuar según los propios deseos, resistencia a someterse a la ley del padre.

“Me obligo a hacer” o “me obligan a hacer”. Es una muestra de mi “sometimiento”. De lo que me “pesa” hacer. Siento que debo entregar resultados obligadamente, y que si dejo de hacer algo le fallo a los demás y me fallo a mí mismo. Me quejo y puedo contestar, reclamar, incluso puedo decir o gritar que ya no haré más tal cosa, pero la sigo haciendo. Las rodillas en sí mismas,representan mi flexibilidad, mi amor propio, mi orgullo, y mi testarudez, por lo que cualquier síntoma en ellas, significa que no puedo ser flexible, me lastiman mi amor propio, me hieren en mi orgullo. Indica problemas en la adolescencia, relacionados sobre todo con la sumisión al padre, la obligada obediencia y el deseo de no ceder.

¿Cuál es la emoción biológica?

Si hay inflamación: La situación se vive con rabia; si además aumenta el líquido sinovial, tendremos en cuenta los referentes de la persona; una distensión de ligamentos alude a una desvalorización que debilita en el futuro.dolor-de-rodilla

Cualquier síntoma que perjudique la función de mis rodillas, es una señal de que no soy flexible a la hora de planear mi futuro. Si a mí me duelen las rodillas quiere decir que soy una persona necia, testaruda y que prefiero el dolor a doblegarme ante ideas o consejos de los demás. Este dolor me dice que debo ser más flexible y me impide doblegarme/arrodillarme ante quien no deseo hacerlo, me ayuda a estar en Coherencia (Sentir, pensar y hacer lo mismo).

No debo tener miedo de perder el control si acepto ideas nuevas de los demás y si me permito enfocar mi futuro. Debo dejar de pensar que doblegarme ante nuevas ideas, significa arrodillarme ante nada o nadie o bien aparecer como persona sumisa.

Siempre iremos a buscar la historia que hay detrás de la historia de cada cliente, de cada caso. Mi dolor en las rodillas:

  • Puede ser mi miedo a ser como mis padres.
  • Puede ser mi negativa a cuidar a mi madre o padre.
  • Puede ser mi negativa a abandonar el hogar.
  • Puede ser mi falsa idea de que no puedo hacer mi vida por cuidar a mis padres.
  • Puede ser por obligarme a cuidar mis hijos aunque ellos ya tengan 30 años.
  • Puede ser por obligarme a cuidar a mis nietos cuando no son mi responsabilidad.

¿Cómo libero esa emoción?

Dejar de ser obstinado y orgulloso, comprendiendo que me estoy haciendo daño por no cambiar mis creencias. Primero hago las cosas por gusto, luego me obligo a hacerlas, luego me obligan a hacerlas y mientras tanto, yo me hago más daño cada día.

Por ejemplo: Puedo cocinar por gusto cuando me caso. Después, puedo cocinar hasta que mis hijos se casen y hagan su vida, pero luego me descubro cocinando para mis hijos, yernos y nueras todos los días, porque a eso los acostumbré, y luego, llega el día en que si yo no cocino, me reclaman.

Debo ser flexible pero muy determinante, para dejar en claro que cuando yo hago una cosa por gusto lo disfrutaré, pero que dejaré de hacer eso que me pidan o yo decida, cuando ya no sea algo que disfrute.

“Puedo ser un hijo cariñoso, hacer mi vida con quién me parezca, visitar a mi madre con gusto los fines de semana, pero que mi madre me obligue a visitarla todos los fines de semana porque “es costumbre familiar” (su costumbre, claro) e impedirme con eso hacer lo que realmente quiero con mi esposa e hijos, no se vale y no lo permito”.

Las personas que sufren de las rodillas, Siempre hacen cosas obligadas por alguien más u obligadas por sí mismos:

  • Debo obedecer a mi jefe, me someto ante lo que quiera.
  • Tengo que llevar a mi madre al doctor, cuidarla, llamarla.
  • Tengo que limpiar rápido, antes de que llegue mi marido.
  • Debo llevar a mi nieta a la escuela porque mi hija no puede.
  • Tengo que “agacharme” para pedir dinero a mis padres.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Sumisión. Problemas ligados a la adolescencia (donde se concentra la autoridad), “Estoy en sumisión y no quiero ceder, ¡no! y ¡no!”. Están los cuatro puntos de desvalorización: Evaluación, Resultado obligatorio Falta de respeto, La dirección. Hay que buscar gestos habituales de las personas, como por ejemplo, subir escaleras, saltar vallas.

Resentir
“No puedo hacer lo que quiero”.
“No quiero someterme a la ley del padre (real o simbólico)”.
“Me gustaría tener un poco más de dulzura en mi sumisión”.
“Estoy de acuerdo en someterme, pero dulcemente”.

Conflictos
1. La desvalorización, que es el resultado que quiero.
2. La sumisión.
3. La adolescencia.
4. La dirección: Conflictos de elección (profesional, sentimental, sexual, pero a nivel de emociones)

www.consejosdelconejo.com

También podría interesarte