ECOLOGIA HABITAT MAS PLANETA UNIVERSO

Los 4 árboles sabios y la espiritualidad

Baobabs. Foto: Gavinevans / Wikipedia

Ver el esbelto y distinguido porte de un árbol nos inspira respeto y admiración. Estos seres vivos han acompañado al hombre durante milenios y han sido testigos tanto de sus logros como sus fracasos.

Pero no es solo ello, los árboles poseen sabiduría y han acompañado históricamente ciertos logros espirituales de los hombres, ya que hay una conexión muy estrecha entre los árboles y la espiritualidad.

Algunos registros históricos nos remontan al pasado y luego nos traen al presente, viendo que los mágicos árboles -que tan poco valoramos- nos han inspirado y acompañado en los mejores momentos de iluminación.

A continuación te presentamos 4 ejemplos destacados:

Sakya Muni y la higuera sagrada

Higuera. Foto: Pixabay.com

Siddartha Gautama, también conocido como Sakya Muni, se sentó a meditar bajo una higuera sagrada, también conocida como ficus religiosa o el árbol Bodhi, y allí alcanzó el nirvana.

Según la leyenda budista, Sakya Muni se sentó debajo de este árbol durante semanas. Como empezó una terrible tormenta, desde abajo de las raíces del árbol surgió Muchilinda, el rey de los nagas (serpientes) y se enroscó alrededor de su cuerpo, aprisionándolo.

Sakya Muni finalmente superó esta interferencia, alcanzando la iluminación espiritual y convirtiéndose en un buda (‘ser iluminado’). Las enseñanzas que dejó este reconocido buda inspiraron a sus seguidores a fundar la religión budista.

Buda —lleno de gratitud hacia el árbol, después de la iluminación— se quedó ante el árbol con los ojos abiertos sin parpadear durante una semana entera.

Esta higuera se encuentra en la ciudad de Bodh Gaya, a unos 100 km de la ciudad de Patna, en el estado de Bijar (India). Actualmente hay una gran higuera situada al lado del templo Mahabodhi, llamada Sri MahaBodhi, que se considera descendiente directa del árbol Bodhi original.

Este árbol se convirtió en un sitio de peregrinación incluso durante la vida de Buda, 300 años antes de Cristo.

Baobab o Árbol de la Vida

Baobabs. Foto: Gavinevans / Wikipedia

Para los habitantes de Madagascar los baobab son árboles sagrados y no deben lastimarse.

Para estos nativos, los espíritus de los ancestros viven en ellos, cuidando a los vivos y transmitiendo mensajes de Dios. Es por eso que suelen verse ofrendas debajo de sus ramas, generalmente de ron, miel o dulces.

Su vida es extremadamente larga: la mayoría de los baobabs vive unos 5.000 años…

Su vida es extremadamente larga: la mayoría de los baobabs vive unos 5.000 años, pero en algunas zonas de África existen ejemplares de más años de antigüedad aún.

Su valor sagrado es respetado por todos los pueblos africanos. Según la tradición, solo el “sabio” puede subirse a sus ramas para recoger frutos y hojas.

Normalmente este viejo gigante de nuestro planeta puede alcanzar los 20m de altura y 12m de diámetro, y puede almacenar hasta 100.000 litros de agua en su interior, donde se conserva naturalmente limpia, ya que la contaminación de sustancias orgánicas exteriores no penetran en la corteza.

Ceiba: el árbol sagrado de los Mayas

Ceiba. Foto: Alex Wild / Wikipedia

La Ceiba es considerada como el árbol sagrado de la vida desde el tiempo de los Mayas. Ahora esta tradición sigue latente en México, Belice, Honduras, Guatemala, El Salvador y parte de Nicaragua.

Desde los tiempos precolombinos, los nativos -bajo su follaje- acostumbraban a celebrar sus ritos sagrados. En la actualidad, sus descendientes hoy la respetan como sinónimo de sabiduría y resistencia.

La Ceiba simboliza: vida, perpetuidad, grandeza, bondad, belleza, fuerza y unión. También recibe muchas ofrendas de flores, frutas, miel y hasta monedas, como el respeto a los poderes que se le atribuyen a este árbol sagrado.

Ciruelo: la dignidad y la fortaleza espiritual

Ciruelo. Foto: Pixabay.com

Cuando en el crudo y helado invierno el ciruelo florece, el pueblo chino es invadido de una sensación de felicidad y gran emotividad, pues es un indicio de que muy pronto llegará la primavera.

La flor de ciruelo es elegante, pura y encantadora; su placentera y suave fragancia llega muy lejos, impregnando todos los espacios con su dulce aroma.

La flor de ciruelo es elegante, pura y encantadora; su placentera y suave fragancia llega muy lejos, impregnando todos los espacios con su dulce aroma. En medio de la lluvia y la intensa nieve, su persistente fuerza motiva a la gente a seguir adelante y renueva las esperanzas después de un largo y duro invierno.

Algunas de las celebridades y las personalidades más virtuosas de la antigua sociedad china se compararon, por sus características similares, a la flor del ciruelo.

Algunos ejemplos: Tao Yuanming (372 – 427) fue un escritor chino que persistió en su dignidad y no se rindió ante la fama y el interés personal. Zhuge Liang (181-234) como estratega y consejero del reino de Shu mantuvo su lucidez y concretó grandes aspiraciones. Liu Yuxi (772–842) era un filosofo y poeta que mantenía al mundo entero en su mente a pesar de residir en un cuarto humilde y frío. Lu You (1125–1209) fue un oficial de gobierno que lo bajaron de rango varias veces, pero siempre mantuvo su lealtad a la nación; además como poeta, durante toda su vida amó e hizo elogios a las flores de ciruelo, considerando que estaba forjando el carácter de una ellas.

Los practicantes espirituales de Falun Dafa en la actualidad también son comparados con este árbol porque se mantienen firmes en su fe, a pesar de las grandes adversidades que atraviesan, ya que en China -el país de origen de esta disciplina de la Escuela Buda- son perseguidos y torturados hasta la muerte por el régimen comunista.

Hay más ejemplos sobre árboles especiales. No es casual que ellos formen parte de todas estas historias y que se los considere sagrados en muchos lugares, ya que sin duda son seres muy sabios y espirituales.

Además, estos habitantes destacados del planeta han sido testigos de momentos solemnes del hombre.

Asimismo, en el sentido más funcional, ellos son proveedores de sombra, hogar de varias especies de aves y purificadores del ambiente. Tienen un sinnúmero de cualidades que los resaltan, y por eso es vital cuidarlos y preservarlos en retribución a los múltiples beneficios que ellos nos procuran.

Fuente: http://www.wormsargentina.com