MENTE SALUD SALUD DEL CUERPO

Mente sana, Espíritu sano, Cuerpo sano. ¿Cómo lograrlo?

cuerpo, mente, espiritu, sano, saludable, paz, meditacion, espiritualidad, enfermedad

Aunque es viejo, el concepto siempre será vigente: la salud, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), no es solo la ausencia de enfermedad, sino el estado de completo bienestar físico, mental y social.

Fundadas en eso, muchas corrientes promueven la relación congruente de estos tres elementos, para hablar de un organismo sano. En otras palabras: una persona puede tener su mente en buen estado, pero si su cuerpo está enfermo y el entorno no es favorable, en esencia está enferma.

Existe una amplia evidencia científica según la cual las actitudes positivas, la risa, los buenos entornos y el autocuidado evitan no solo la aparición de enfermedades, sino que acorta los tiempos de recuperación y rehabilitación cuando se padece un mal.

Estas actitudes incluyen hábitos que, de acuerdo a la OMS, son básicos en este proceso: una alimentación sana, baja en carbohidratos, y rica en vegetales y frutas y proteínas de alto valor. También suma el ejercicio regular y la eliminación del cigarrillo, las drogas y el alcohol.

Partiendo de estas bases, abrió sus puertas la Fundación Conexión Bienestar. Su directora, Carolina Angarita, dice que su objetivo es difundir información valiosa a la gente sobre salud física, emocional y espiritual.

En alimentación

La Organización Mundial de la Salud asegura que el 30 por ciento de los casos de cáncer en todo el mundo se podrán evitar con una dieta sana y equilibrada.

Según Conexión Bienestar, la regla de oro en el tema de salud y alimentación es no pretender que el cambio se dé un día para otro. Contrario a restar hay que sumar, es decir agregar al día a día más frutas y más verduras; en esa medida el cuerpo empieza a rechazar todo lo que le hace daño, como embutidos, grasas y azúcar en exceso.

Recomiendan que la persona haga una desintoxicación a partir de mezclas saludables, por ejemplo tomar en ayunas jugos verdes con apio, espinaca, gotas de limón, zanahoria y manzana verde.

Cáncer y Nutrición

Al respecto, el Estudio Europeo sobre Cáncer y Nutrición de España dice que las fibras, frutas y verduras tienen un efecto protector sobre el cáncer colorrectal, pulmón, colon, rector y tracto digestivo superior.

Así mismo indica que el alto consumo de grasas aumenta el riesgo de cáncer de mama, y que el de estómago tendría una asociación con el consumo de cigarrillo; de hecho, uno de cada cinco tumores malignos de este tipo en Europa se deben a esta causa.

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. pide limitar las dietas hipercalóricas; las ricas en grasa y proteínas son las más peligrosas, junto con algunas formas de cocción, como los asados al carbón, la barbacoa y los ahumados. Por otro lado, la fibra (insoluble sobre todo), las vitaminas y algunos minerales forman el grupo de protectores frente a los tumores. La actividad física es muy importante.

Emociones y la salud

Un estudio publicado en el 2013 en la revista PNAS, de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, concluyó que las sensaciones, positivas o negativas, despiertan reacciones físicas en el organismo.

Reírse a carcajadas mantiene sano el corazón. La alegría mejora las defensas. La depresión, por el contrario, aumenta el riesgo de sufrir cáncer.

Bienestar Conexión ofrece pautas sobre el tema: Mi propio enemigo. El enemigo no está afuera, sino que aparece cuando reaccionamos mal frente a alguna situación.

Paso a paso. Somos capaces de lograr lo que nos proponemos, pero paso a paso.

Miedo y amor. Esas son las dos motivaciones que todos tenemos en la vida para hacer o para dejar de hacer.
Cambie el lenguaje. Si nos decimos a nosotros mismos que somos capaces, que somos verracos, vamos a lograr nuestros propósitos.

Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Escuchar música es muy relajante y lo ayudará a tener la mente ocupada, por fuera de las preocupaciones cotidianas.

2. Hacer un receso de diez minutos cada dos horas le permite relajar la mente y descansar para ser más proactivo en su trabajo.

3. Alimentarse de manera saludable y tomar el tiempo necesario para hacerlo le permite mejorar su sistema digestivo y disminuir sus niveles de estrés. Para mantener su mente y cerebro sanos, procure incluir en su dieta alimentos como semillas de calabaza, brócoli, nueces, té verde, avena, frutas, verduras, entre otros.

4. Ver, oler y sentir hacen parte de la activación de los sentidos. Dese la oportunidad de estar en contacto con lo natural, es bastante importante para descargar energías y renovarlas.

5. Realizar actividad física es fundamental, pues ayuda a descargar el estrés del día y a renovar baterías.

6. Dormir el tiempo necesario (alrededor de 8 horas), en un entorno tranquilo y ventilado; mantener un horario regular  a la hora de dormir y realizar una siesta corta durante el día, le ayudarán a disminuir el estrés, a mejorar la memoria y a aumentar la concentración.

Salud Espiritual

Para estar en un completo equilibrio, no se puede dejar de lado la salud espiritual, pues es evidente que hay una relación entre este aspecto y el mantenerse sano.

A nivel mundial, estudiosos de la materia han demostrado que, sin importar el tipo de religión o fe que se profese, las personas que son realmente espirituales gozan de una mejor salud mental. Por esto se dice que una práctica espiritual, de cualquier tipo, se convierte en un reductor y canalizador de energías, donde se aumenta la percepción y la conexión con otras personas, lo que a su vez se traduce en una mejor salud mental y emocional.

La salud espiritual se logra cuando se siente en paz con la vida, cuando encuentra esperanza y consuelo, aún en los momentos más difíciles.

Para cultivarla y trabajarla, se aconsejan actividades como las siguientes:

1. Meditar ayuda a calmar la mente, el cuerpo y el corazón, lo que a su vez se puede traducir en una mejor salud.

2. Buscar y darle sentido a la vida, tener una razón poderosa para vivir es fundamental.

3. Encontrar textos que sean de valor emocional. Una poesía, un cuento, apartes de una novela o quizá un texto religioso si es creyente, le pueden transmitir valor.

4. Subir los niveles de energía mediante la práctica espiritual nos llena de fuerza interior y nos mantiene sanos.

5. Cultivar el perdón y la gratitud como medicamentos para una mejor calidad de vida.

6. Desarrollar la fe. Hacerlo nos empuja a levantarnos cada día y en este sentido, todo estará bien siempre.

7. Hacer algo por los demás. Ser generoso y dedicar un poco de tiempo a los otros, a su familia, sus amigos, su comunidad, genera motivación y nos conecta con las personas.

En el mundo actual, el interés por estos temas es progresivo y constantemente se generan inquietudes hacia la búsqueda de una salud integral, que incluya la parte mental y espiritual, para lograr así un prototipo de salud más completo y ajustado a la verdadera realidad humana.

Fuentes: http://www.eltiempo.com y http://revistavolarcolombia.com

 

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies