CONCIENCIA MENTE

¿Por qué las mujeres son más intuitivas?. Te lo explica la ciencia

Darse cuenta de algo con solo mirar a los ojos del otro, descubrir incoherencias, decidir sin haber analizado, saber detectar conductas falsas, ser capaz de visualizar una situación antes de que ocurra… Sí, parece ser que todo eso se nos da mucho mejor a las mujeres. Y todo forma parte de una realidad –algunos dicen que es un don mágico– que hace temblar a aquellos deseosos de esconder algo: “la intuición femenina”.

¿Existe la intuición femenina?

Ahora, un grupo de científicos de la Universidad de Granada, la Pompeu Fabra de Barcelona y la Middlesex University de Londres ha descubierto por qué unas mujeres son más intuitivas que otras; y por qué los hombres no son expertos en la materia. La clave está en las hormonas.

Intuición y largura de los dedos

Gusto, olfato, oído, tacto, vista… e intuición, el sexto sentido. Que está mucho más desarrollado en las mujeres lo asegura la Ciencia –como veremos enseguida– y es también una cuestión empírica: en la vida ordinaria se dan muchas situaciones que demuestran que las féminas disfrutan más de ese “obsequio” que les brindó la Naturaleza.

O quizá deberíamos decir de ese obsequio que nos brindaron nuestras madres. Sí, según se ha demostrado ahora, que seamos más o menos intuitivas depende en realidad de algo que ocurrió mientras permanecíamos, a buen resguardo, en su útero. La explicación se encuentra en la cantidad de testosterona que recibimos en ese momento. A mayor cantidad de testosterona recibida menos intuición. Y lo contrario: a menos testosterona, más intuición porque en ese caso la zona cerebral que más se desarrolla (o se activa) es aquella que rige las habilidades del habla y del pensamiento intuitivo, entre otras cosas.

Entonces… y puesto que los hombres tienen más testosterona… ¿ellos son siempre menos intuitivos? ¡Bingo!

No conviene generalizar, pero te vamos a dar un dato que te permitirá “medir” de forma visual la cantidad de intuición que desborda alguien. De momento, puedes ponerte tú misma a prueba. Mira tus manos y en concreto el dedo índice (el que utilizas para señalar) y el anular (situado al lado del meñique o pequeño). ¿Cuál de los dos es más largo?

Lo normal, si eres mujer, es que no haya una gran diferencia entre ellos, que sean igual de largos o incluso que el índice (el dedo que refleja el nivel de estrógenos u hormona sexual femenina) gane en longitud. Si el anular es mucho más largo, ¡Ojo!, tu comportamiento –y tu razonamiento– tienden a ser un tanto masculino.mujeres2

En lugar de usar ese método tan “visual”, los científicos recurren a una sencilla fórmula matemática que les da el resultado (lo que ellos llaman “el ratio digital”). Consiste en dividir la largura de ambos dedos: los centímetros del dedo índice entre lo que mide el anular de la misma mano (porque existen asimetrías entre una y otra). Cuanto menor sea la cifra –el ratio– más testosterona se ha recibido en el útero materno. Y menos intuición se tiene.

¿De qué nos sirve?

Una vez dicho lo anterior, queda la duda de si tener mucha intuición es bueno para desenvolverse en la vida. Y lo contrario, si tener poca supone un obstáculo para saber moverse por el mundo.

Ser intuitiva es, sin duda, algo positivo pero hay que tener en cuenta que muchas situaciones requieren lo contrario, un esfuerzo analítico y reflexivo (más propio de los hombres en general o de las mujeres con altos niveles de testosterona).

Así que lo que nos queda es la reflexión: ante cualquier problema vale la pena observar, comparar, razonar y, por supuesto, tener en cuenta nuestra capacidad intuitiva. Es la suma de todo ello lo que logrará que salgamos triunfantes de cualquier trance y que, ante lo más difícil de superar, no nos equivoquemos en demasía.

Maneras de comportarse

Las mujeres tenemos siete veces menos testosterona en nuestro cuerpo que los hombres y, además de afectar a la capacidad intuitiva, eso provoca que el comportamiento de unas y otros tienda a ser diferente en muchos casos. Debido a su más alto nivel de testosterona, ellos:

Tienden a ser menos empáticos y eso se echa en falta, por ejemplo, durante una discusión puesto que les cuesta enormemente ponerse en la piel de la otra persona.

Poseen más habilidades físico-espaciales. De ahí que a ellos, por lo general, les cueste menos aparcar en línea (su cerebro mide con más facilidad que el nuestro los espacios).

Parece ser que cuando la testosterona recibida es la idónea (y el dedo anular destaca sobre el índice) tienen un mayor recuento de esperma. Es decir, suelen ser más fértiles.

Su habilidad atlética es también mayor y son capaces de soportar mayores esfuerzos físicos.

Situémonos ahora en las situaciones “extremas”:

Un dedo anular excesivamente largo en los hombres les predispone a sufrir problemas del lenguaje y la lectura (dislexia y tartamudez), disfunciones inmunes y autismo. Todo, por ese exceso de testosterona prenatal (hipermasculinidad).

Cuando tienen deficiencia de esa hormona (y el dedo anular es demasiado corto, siendo el índice el que sobresale) el hombre tendrá más probabilidades de sufrir problemas de infertilidad y trastornos cardíacos. Así lo certificó en 2002 el doctor John Manning, de la Universidad de Liverpool, un gran estudioso de estos temas.

Como vemos, el organismo humano esconde muchas más particularidades y secretos de lo que imaginamos. Para finalizar, una última duda: ¿quiénes no logran tener intuición pueden hacer algo para, finalmente, desarrollarla? Parece ser que sí. Pueden, por ejemplo, hacer algo tan sencillo como leer novelas. Eso requiere un gran esfuerzo por “entrar en la mente” de los personajes, identificarse o no con sus puntos de vista y prever cómo se comportarán. Es decir… ser más intuitivos.

Fuentes:
– “Can exposure to prenatal sex hormones (2D:4D) predict cognitive reflection? Antonio M. Espín et al. Psychoneuroendocrinology Journal
– “Testosterona prenatal: dígito D2:D4 y conducta. 1998-2010”. Elkin Rodrigo Lozada Celis et al. Universidad de Colombia
– “Educar la intuición”. Robin M. Hogarth. Editorial Paidós

http://doctissimo.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies