ASTROLOGÍA HABITAT UNIVERSO

Nibiru o Planeta X. Qué dice la Nasa sobre el viralizado apocalipsis de esta noche

nibiru, planeta x, apocalipsis, nasa, amenaza

La última amenaza de apocalipsis afirma que un cuerpo desconocido llamado Nibiru o Planeta X chocará con la Tierra el 23 de septiembre de 2017.

La nueva profecía, que se hizo pública hace algunos años y circula especialmente en la red durante las últimas semanas, asegura combinar astronomía, investigación científica y pasajes de la Biblia para respaldar su predicción.

Incluso el último eclipse total, que a menudo es fuente de miedos y supersticiones populares, es utilizado como argumento para sustentar esta creencia y es definido como “el presagio del apocalipsis“.

Inicialmente, la teoría que defiende la existencia del Planeta X aseguraba que la catástrofe ocurriría en mayo de 2003. Cuando nada sucedió, sus seguidores hicieron una nueva interpretación para programarla en diciembre de 2012, realizando la conexión con el fin de uno de los ciclos del calendario maya.

Eclipses como el del pasado 21 de agosto eran interpretado por culturas antiguas como un evento dramático o un mal presagio que anunciaba sucesos negativos.

El posible descubrimiento del Planeta, por conocidos astrónomos

El conocido astrónomo Michael Brown, descubridor de Eris y Sedna, aportó, junto a su colega Konstantin Batygin, las mejores evidencias que existen hasta ahora de la existencia de un nuevo y distante planeta gigante en los confines del Sistema Solar. Su trabajo, que está revolucionando a la comunidad científica internacional, acaba de publicarse en The Astronomical Journal.

Todo parece indicar que estamos más cerca que nunca de descubrir el noveno planeta del Sistema Solar. Y no se trata esta vez de pequeños mundos helados más allá de la órbita de Plutón, como el que anunció la Institución Carnegie el pasado mes de noviembre, ni tampoco de un simple objeto transneptuniano, sino de un auténtico gigante de tamaño comparable a Neptuno y que, de confirmarse definitivamente su existencia, entraría por la puerta grande en el selecto club planetario del que la Tierra forma parte y del que, en 2006, fue expulsado el propio Plutón. En otras palabras, podría tratarse del famoso y escurridizo Planeta X, ese que los astrónomos persiguen desde hace más de un siglo y que la cultura popular ha terminado por convertir en leyenda.

Los autores del trabajo, un equipo de investigadores de Instituto de Tecnología de California, le han bautizado como «Planeta Nueve». Tiene entre cinco y diez veces la masa de la Tierra, gira alrededor del Sol una vez cada 15.000 años y, aunque aún no lo han observado directamente, Michael Brown y Konstantin Batygin han deducido su existencia a partir de las órbitas de toda una serie de planetas enanos y otros objetos extremos de nuestro Sistema descubiertos recientemente. Se sabe desde hace tiempo que las extrañas «maniobras orbitales» de estos pequeños mundos podrían explicarse gracias a la perturbación gravitatoria de un hipotético planeta gigante nunca visto hasta ahora. Brown y Batygin creen que el nuevo planeta pudo ser «expulsado» lejos del Sol y al espacio profundo hace miles de millones de años, como consecuencia de un «empujón gravitatorio» de Júpiter o Saturno.

Pero ¿tiene esta profecía alguna evidencia científica? La NASA lo tiene claro.

“Un engaño de internet”. La agencia estadounidense encargada de la investigación aeronáutica y espacial afirmó ya en repetidas ocasiones que el Planeta X, o Nibiru no existe ni hay fundamentos para creerlo. “Es un engaño de internet”, aseguró.

Ya en un artículo publicado en 2012 con motivo del supuesto apocalipsis previsto aquel año, la agencia fue tajante. “Si Nibiru o Planeta X fuera real y se dirigiera hacia la Tierra, los astrónomos lo estarían siguiendo durante al menos la última década, y ahora sería visible a simple vista. Obviamente, no existe”.

El lucrativo negocio del fin del mundo

David Morrison es uno de los científicos de la NASA que más crítico se muestra públicamente con esta leyenda. En 2011 llegó a asegurar que recibía hasta cinco e-mails diarios de personas preguntando por el supuesto planeta.

El científico de la NASA, David Morrison, realizó numerosos artículos y vídeos para descartar la existencia de Nibiru o el Planeta X.
Morrison definió como “absurdas” algunas teorías que aseguran que Nibiru podría no haber sido aún localizado por estar escondido detrás del sol, o por solo poder ser visible desde el Polo Sur.

En una entrevista con el diario The Washington Post el pasado mes de enero, Morrison lamentó que aún existan unos 2 millones de páginas web informando sobre la supuesta colisión de Nibiru con la Tierra.

¿Y si Trump y Kim Jong-Un tienen algo que ver?

Hay quienes creen que la imagen del libro del Apocalipsis, la de una mujer vestida de sol con la luna bajo sus pies, podría corresponderse con una bomba atómica. Los que ven esto probable intentan pensar en cómo definiría la persona que escribió el libro de las revelaciones la visión profética de un misil y han llegado a la conclusión de que hay muchas correspondencias.

Eso, sumado al grito al dar a luz (que identifican con la explosión final) o a otros pasajes del apocalipsis que vaticinan para ese día «un gran estruendo», ha hecho pensar a muchos que el fin del mundo sería, en realidad, el inicio de una guerra que acabaría destruyendo el planeta.

Y Donald Trump y Kim Jong-Un, que parecen obsesionados con demostrar quién tiene el mayor arsenal, podrían tener algo que decir al respecto.

BBC Mundo

La Voz

ABC Ciencia

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies