EDUCACION MENTE

Que tienen en común los padres de hijos exitosos, según la ciencia

Formas de educar a un hijo hay tantas como padres en el mundo. Es difícil identificar cuál de estas estrategias de enseñanza es la más conveniente o la mejor, aunque es cierto que hay pautas básicas que se entienden tan necesarias como aquellas relacionadas con la propia seguridad de los hijos.

Sin embargo, la ciencia parece indicar que hay ciertos puntos que se repiten en todos aquellos padres que han conseguido criar a un hijo exitoso, es decir, lo que entendemos como hijos logrados.

13 puntos en común que tienen los padres de hijos exitosos

En concreto, estos son los13 puntos en común que ha encontrado la ciencia y que pueden incrementar las posibilidades de que un niño termine por conquistar las metas que se proponga:

1.   Padres que hacen que los niños colaboren en el hogar.

La profesora de la Universidad de Stanford, Julie Lythcott, expresó lo siguiente durante una conferencia, que “si los hijos no lavan los platos, quiere decir que alguien lo hace por ellos”. Según Lythcott hacer entender a los más pequeños la necesidad de colaborar en el hogar, hace que estos aprendan a trabajar mejor en equipo, una clave importante para su futuro profesional.

2.   Padres que enseñan a sus hijos comportamientos sociales.

Un estudio elaborado por la Fundación Robert Wood Johnson especifica que aquellos hijos cuyos padres les han instruido para desenvolverse en el ámbito social, en el futuro podrán tener más empatía respecto a sus compañeros. Esta empatía podrá servir para cooperar mejor en sus futuros puestos de trabajo.

3.   Padres que tienen altas expectativas en sus hijos.

La Universidad de California descubrió en un estudio que las expectativas que los padres depositan en sus hijos influyen en el futuro profesional de estos. Este trabajo especificaba que aquellos niños cuyos progenitores tenían en mente un futuro universitario, terminaban en su mayoría cursando esta educación superior.

4.   Padres que tienen buenas relaciones entre sí.

Robert Hughes Jr., profesor de la Universidad de Illinois, aseguró que aquellos conflictos entre padres antes y después del divorcio, así como las discusiones entre parejas, afectan negativamente al nivel de los hijos. Este estudio también asegura que en aquellas separaciones donde el niño recibe una visita frecuente del padre, minimiza los efectos negativos en estos.

5.   Padres que alcanzaron educación superior.

La facultad de Psicología de la Universidad de Michigan reveló en uno de sus trabajos que los hijos de aquellas madres que habían finalizado el instituto o una carrera universitaria, tenían más posibilidades de repetir este hecho. Este estudio siguió la evolución de varios alumnos desde 1998 hasta 2007 y reveló que aquellos niños cuyas madres tenían 18 años o menos en el momento de dar a luz, finalizaron en menor medida los niveles superiores de educación.

6.   Padres que enseñan Matemáticas antes.

Un estudio elaborado entre varias entidades de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido reveló que aquellos niños cuyos padres les enseñaron antes de entrar en el colegio ciertas nociones de Matemáticas, consiguieron más ventaja a la hora de enfrentarse a las asignaturas del colegio.

7.   Padres que tienen empatía con sus hijos.

Un trabajo realizado por Child Development asegura que los padres que mantienen una sensibilidad emocional respecto a los problemas de sus hijos, terminan por tener mejores resultados en el colegio y mejores resultados laborales. Este estudio también afirma que esta forma de educar a los hijos asegura que estos tengan confianza a la hora de enfrentarse a sus problemas.

8.   Padres menos estresantes.

Un artículo del Washington Post afirma que en ocasiones el ansia de los padres por controlar todo aquello que hacen sus hijos es contraproducente. Es lo que se conoce como “padres helicópteros”, es decir, progenitores que se sobrepasan a la hora de determinar el futuro de sus hijos a quienes terminan por estresar en demasía.

9.   Padres que premian el esfuerzo.

La profesora de la Universidad de Stanford, Carol Dweck, expresa que el camino al éxito se puede enfrentar de dos formas:

A.   Mente fija: los niños entienden que tienen un techo en cuanto a sus capacidades, por lo que una vez que creen que lo han alcanzado se conforman con su estatus y no se esfuerzan más.

B.   Mente abierta. niños que creen que los fallos no son sinónimo de falta de inteligencia, sino de que se tienen que esforzar más para alcanzar sus deseos.

Mientras que la primera forma de enfrentar el camino al éxito se produce por un exceso de críticas una vez que se ha fallado en un examen u otras pruebas, la segunda es resultado de una educación en donde se hace entender que ante un fallo, hay que poner más empeño para no repetirlo.

10.   Mamás que trabajan.

Una publicación de Harvard Business School asegura que hay muchos beneficios en aquellos niños que se crían en una casa donde la madre trabaja fuera de casa. Este estudio revela también que los hijos de mamás trabajadoras tienden a emplear más tiempo en los deberes, 25 minutos más a la semana, y que se implican más en las labores del hogar cuyos beneficios ya explicamos en el punto 1.

11.   Padres con alto nivel socioeconómico.

Sean Reardo, profesor de la Universidad de Stanford, asegura que el nivel socioeconómico del que parte la familia afecta en torno a un 30 o un 40% en el futuro éxito de la familia. Lamentablemente esto se entiende ya que un mayor estatus financiero asegura que los niños puedan acceder a más recursos para su enseñanza.

12.   Padres que hacen respetar la autoridad.

Un antiguo estudio de la Universidad de California revela que aquellos padres que hacen entender que hay que respetar a la autoridad tendrán un efecto más positivos que los progenitores permisivos o aquellos que impongan ya que sus hijos aprenderán a vivir bajo unas normas pero a no sentirse oprimidos por ellas.

13.   Padres que enseñan a ensuciarse las manos.

La profesora de la Universidad de Pennsylvania, Angela Duckworth, concluyó en uno de sus estudios que enseñar a los hijos que hay que esforzarse y poner empeño son las claves para conseguir éxitos a largo plazo.

Damián Montero
http://www.hacerfamilia.com