MEDITACION TERAPIAS ALTERNATIVAS

Cómo empezar a pintar mandalas, beneficios para niños y grandes

mandalas, concentracion, ansiedad, creatividad, mandalas

Los mandalas tienen su origen en la India y la palabra significa círculo o aquello que rodea a un centro. Visualmente se trata de un conjunto de figuras geométricas que suelen representar las características del universo y se utilizan desde hace siglos cómo punto para concentrar la meditación. Pero otras culturas poseen configuraciones mandálicas, generalmente relacionadas con lo espiritual. Parten de un punto central y se va ampliando en forma concéntrica y simétrica hacia fuera, expandiéndose.

Los encontramos en la arquitectura, en la ingeniería, en la física, y en la naturaleza misma.

En los últimos tiempos los expertos se han dado cuenta de que además de un símbolo espiritual y ritual, también pueden utilizarse en la educación de los niños y en la vida adulta, ya que tienen múltiples beneficios.

Los mandalas han sido utilizados como inductores de la meditación con su sola contemplación.

Pero el acto de dibujarlos produce el mismo efecto de relajación que una meditación, por lo que se considera una MEDITACIÓN ACTIVA. Puede hacerlo cualquier persona, desde niños hasta ancianos, siendo especialmente beneficioso en discapacidades mentales o trastornos de cualquier índole, no necesitando conocimiento previos.

Son incontables los beneficios que produce pintar mandalas. Enumeremos algunos de ellos:

Los mandalas ayudan a meditar de forma activa.
Es una actividad relajante que ayuda a recuperar la calma interna y la tranquilidad.
Desarrollo y equilibrio en los hemisferios del cerebro
Pintar mandalas involucra tanto la lógica como la creatividad, lo que favorece el desarrollo y el equilibrio de los dos hemisferios del cerebro. Por un lado, al elegir colores se estimula el lado derecho y analítico del cerebro, mientras que el izquierdo (asociado con la creatividad), se desarrolla al mezclar y combinar tonos y colores.
Despiertan los sentidos y la intuición.
Ayudan a la coordinación, la expresión y el desarrollo mental.
Potencian la concentración y el autocontrol.

Durante la realización de esta actividad, el cerebro se enfoca solamente en ella, incrementando la capacidad de concentración. La mente se desconecta del resto del mundo por un momento, lo que también colabora para lograr un descanso más pleno.

Ayudan a controlar la ansiedad

Es una buena actividad para cualquiera que necesite un poco de calma, para quien quiera pasar un rato consigo mismo y divertirse creando.

Pintar mandalas para los niños

– Es recomendable para niños pequeños, ya que ayuda a coordinar y conoce la vista, la mano y los colores.

– Estimulan la creatividad y la imaginación del niño.

– Ayudan a la formación de la inteligencia y el razonamiento.

– Baja el nivel de estrés, además durante el tiempo que el niño pinta un mandala se le puede poner música de fondo para que el efecto relajante y calmante sea aun mayor.

– Ayuda al tratamiento de TDAH: el estudio ‘Meditación con mandalas en estudiantes de 6º básico diagnosticados con SDA’ demuestra que niños expuestos durante 2 meses a dibujar mandalas les ayudó a mejorar su concentración y su capacidad de atención.

Pintar mandalas para personas mayores.

– Ayudan a mantener activa su mente y su concentración.

– Produce una sensación de bienestar general (endorfinas)

– Influye en el estado de ánimo pudiendo mejorar depresiones a través de incorporación del color

Pintar mandalas es una actividad que no requiere mucho esfuerzo ni conocimientos especiales, de la que se puede obtener grandes resultados, por esto es ideal para cualquier tipo de persona.

Pintar mandalas, para los más espirituales

– Para atraer la energía necesarias hacia nosotros.

– Activar en nosotros y nuestro entorno la energía representativa según sus colores y su simbología.
Meditar, a traves de su Contemplación.

– Generar en nosotros el estímulo para emprender un nuevo Viaje, de Meditación, de Trabajo, de Búsqueda, hacia finalmente: nuestro propio Centro.

Algunas recomendaciones para comenzar a pintarlos

Busca un sitio tranquilo donde puedas relajarte

Se puede poner música de fondo o dejar el ambiente en silencio. Es importante sentarse de forma cómoda, así como tener todo lo necesario a la mano, para poder concentrarse en el mandala una vez empiece el trabajo.

Elige una imagen que te inspire algo en ese mismo momento

Al igual que los materiales para pintar, pueden ser lápices, acuarelas o rotuladores, según como te sientas ese día y qué te apetezca realmente pintar.

Respira de una forma profunda, rítmica y controlada

Para ayudar a alcanzar la relajación cuando se empiece a trabajar. Cuando ya está todo listo para empezar, es el momento de plantearse de qué forma se debe pintar.

Hay dos técnicas principales:

La primera es pintar el mandala desde afuera hacia dentro significa que la persona quiere “buscar su centro”, contactarse con la esencia de su subconsciente.

La segunda consiste en pintar el mandala desde adentro hacia fuera indica un ánimo de exteriorizar las emociones, de sacar lo que se lleva dentro.Una vez se empiece a pintar según el método elegido, hay que dejar que sea la intuición la que guíe el trabajo. Por ejemplo, el estado de ánimo indicará los colores a utilizar.

Pinta tus mandalas, invita a tus niños a hacerlo, y verás cómo además de ser una actividad beneficiosa por todas las cosas que enumeramos antes, es realmente entretenida. Luego nos cuentas!!!

Fuentes

https://www.guiainfantil.com

http://www.elobservador.com.uy

http://soberanamente.com

http://luzdearte.blogspot.com.ar

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies