AUTOAYUDA EDUCACION MENTE

¿Por qué deben los niños pintar mandalas?

mandalas, niños, pintar, relajación, aprender

Que es un Mandala?

Dentro de las múltiples técnicas de relajación orientales, se encuentra la de pintar mandalas, los cuales son publicados en libros parecidos a los de los libros de colorear de los niños, donde viene el mándala sólo dibujado con líneas y el resto en blanco dispuesto para colorear. Esta técnica de relajación no requiere ninguna disciplina expresa, como puede serlo en otras, ya que quien está haciéndolo lo colorea según sus gustos estéticos e imaginativos. La pueden realizar personas de cualquier edad, siendo además una actividad que fortalece la creatividad

Los mandalas tienen su origen en la India y la palabra significa círculo o aquello que rodea a un centro. Visualmente se trata de un conjunto de figuras geométricas que suelen representar las características del universo y se utilizan desde hace siglos cómo punto para concentrar la meditación.

Beneficios de colorear mandalas para los niños

En los últimos tiempos los expertos se han dado cuenta de que además de un símbolo espiritual y ritual, también pueden utilizarse en la educación de los niños ya que tienen múltiples beneficios:

 

Pintar o colorear mandalas ayuda al niño a potenciar su capacidad de atención y concentración.

 

Fomenta el control y el dominio del cuerpo, sobre todo de la motricidad fina lo que favorece la capacidad de escritura, dibujo, de manipular objetos…

Desarrolla la paciencia: colorear un mandala requiere de tiempo, tranquilidad y, sobre todo, paciencia para ir dando color a las múltiples formas y figuras de su interior.

Ayuda al tratamiento de TDAH: el estudio ‘Meditación con mandalas en estudiantes demandala_estaciones_y_climas_by_lollipopsweet-d4jtubp1 6º básico diagnosticados con SDA’ demuestra que niños expuestos durante 2 meses a dibujar mandalas les ayudó a mejorar su concentración y su capacidad de atención.

 

Estimulan la creatividad y la imaginación del niño.

 

Ayudan a la formación de la inteligencia y el razonamiento.

 

Baja el nivel de estrés, además durante el tiempo que el niño pinta un mandala se le puede poner música de fondo para que el efecto relajante y calmante sea aun mayor.

 

Colorear princesas Disney lo os superhéroes del momento no está mal, pero ¿y si colamos entre sus dibujos un mandala de vez en cuando? No parece mala idea a la vista de todas esas ventajas.

Fuente: Alba Caraballo. Editora de GuiaInfantil.com