AUTOAYUDA MENTE

El Principio del 90/10, puede cambiar tu vida

El Principio 90/10 dice que:

– El 10% de la vida está relacionado con lo que te pasa.

– El restante 90% está determinado por la forma en que reaccionas a eso que te pasa.

Esto quiere decir que nosotros no tenemos control “real” sobre el 10% de lo que nos sucede: no podemos evitar que el coche se averíe, que nos sorprenda la lluvia, que el avión llegue tarde o que una manifestación bloquee el tráfico.

No tenemos control de este 10% pero el otro 90% lo controlamos mediante nuestra reacción.

Pongamos un ejemplo:

Estás desayunando con tu familia y tu hija derrama una taza de café que mancha tu camisa.

Tú no tienes control sobre lo que acaba de pasar pero lo que suceda a continuación, será determinado por tu reacción.

Supongamos que reaccionas de la siguiente forma:

Maldices. Regañas a tu hija porque te tiró la taza encima. Ella rompe a llorar. Después de regañarle, te vuelves a tu esposa y la culpas por colocar la taza demasiado cerca del filo de la mesa. Sigue una batalla verbal. Tú, vociferando, subes a cambiarte la camisa.

Cuando bajas, encuentras a tu hija llorando, terminando el desayuno y sin estar preparada para ir la escuela. Pierde el autobús. Tu esposa debe irse inmediatamente al trabajo. Tú corres al coche y llevas a tu hija a la escuela. Como vas a llegar tarde, conduces a toda velocidad. Con 15 minutos de retraso y una multa de tráfico, llegas a la escuela. Tu hija corre sin decirte adiós.

Después de llegar a la oficina 20 minutos tarde, te das cuenta de que se te olvidó el maletín. Tu día empezó mal y parece que se pondrá cada vez peor. Deseas llegar a tu casa.

Cuando llegas a tu casa, encuentras un distanciamiento en la relación con tu esposa y tu hija.

Fue un pésimo día. ¿Por qué?

a) ¿El café lo causó?

b) ¿Tu hija lo causó?

c) ¿El policía lo causó?

d) ¿Tú lo causaste?

La respuesta es “d”, o sea, tú lo causaste.

Tú no tenías control sobre lo que pasó con el café pero la forma en que reaccionaste fue lo que causó tu mal día.

Veamos qué podía haber sucedido:


El café te mancha la camisa. Tu hija está a punto de llorar. Tú le dices:

– Está bien cariño, ten más cuidado la próxima vez.

Después de cambiarte la camisa y coger tu maletín, regresas abajo, miras a través de la ventana y ves a tu hija cogiendo el autobús. Ella se vuelve y te dice adiós con la mano.

¡Qué diferencia! Dos escenarios. Ambos empezaron igual pero terminaron de distinta manera.

Resumiendo:

Tú no tienes control real sobre el 10% de lo que te sucede pero el otro 90% se determina por tu reacción ante las cosas que te suceden.

Algunas formas de aplicar el principio 90/10:

– Si alguien te dice algo negativo, no te lo tomes muy a pecho. No dejes que los comentarios negativos te afecten. Reacciona apropiadamente y no arruinarás tu día.

– Si te encuentras en un atasco de tráfico… Lo mismo. Déjalo. No va a suceder nada si llegas 20 segundos tarde a tu cita. No te preocupes por eso.

– Si perdiste el trabajo… Lo mismo. Usa la energía de tu preocupación y el tiempo, para encontrar otro trabajo.

– Si el avión sale con retraso y va a arruinar la planificación de tu día. ¿Por qué manifestar tu frustración con el empleado del mostrador de la línea aérea? Usa tu tiempo para estudiar o conocer a otros pasajeros. Estresarse solo hará que las cosas se pongan peor.

Bueno, pues ya conoces el principio 90/10.

Aplícalo y quedarás maravillado/a con los resultados.

Millones de personas están sufriendo estrés, sufrimientos, problemas y dolores de cabeza que no valen la pena.

El Principio 90/10 puede CAMBIAR TU VIDA.

AUTOR: STEPHEN COVEY

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies