MENTE PSICOLOGÍA SALUD DEL CUERPO

Qué son los tics nerviosos y cuándo deberías preocuparte

tics, nervios, psicologia, estres, trauma, neurobiologia

Seguramente en muchas ocasiones habremos oído hablar de los tics nerviosos. Son acciones que realizan involuntariamente algunas personas, por un motivo u otro, y les cuesta mucho controlarlos, lo que hará que realicen estos gestos, movimientos, ruidos o repitan estas palabras fuera de lugar.

Al ser realizados de manera involuntaria es probable que la persona que los tiene se encuentre incómoda en más de una ocasión o que aquellos que le rodean no comprendan siempre su comportamiento. Por eso, es importante conocer qué son realmente los tics y por qué aparecen, para poder tratarlos en los casos en los que las personas quieran intentar controlarlos en la medida de lo posible y para que aquellos que no los sufren puedan llegar a comprender por qué los tienen aquellas personas que los padecen.

Los tics nerviosos no son más que movimientos involuntarios de alguna zona del cuerpo como puedes ser el parpadear de una manera repetitiva o el mover la boca de una forma brusca. Dichos tics se suelen dar con bastante frecuencia en niños de 5 a 10 años. Los tics nerviosos pueden deberse a diferentes tipos de causas: ya sea a un hecho traumático del menor, a la genética o un problema en el sistema neurobiológico. Si tienes un hijo con algún tic nervioso no deberías preocuparte en exceso ya que suelen ser pasajeros y desaparecer con el paso del tiempo. A pesar de esto voy a darte una serie de consejos y pautas con los que puedes conseguir reducir y disminuir un determinado tic nervioso.

Consejos para reducir los tics nerviosos

– Si tu hijo tiene un determinado tic nervioso debes evitar a toda costa el obligarlo a que modifique su conducta, ya que en tal caso el problema podría agravarse mucho más y empeorar tal tic.

– Debes evitar en la medida de lo posible que el niño se vea envuelto en alguna que otra situación estresante. Dicho estrés solo empeoraría el problema que tiene el pequeño.

– Debes observar en qué momento realiza el tic el pequeño para de esta manera intentar distraerlo con otra actividad diferente.

– Si observas que el pequeño hace por evitar el tic en todo lo posible, es importante que le premies positivamente dicho esfuerzo.

– Es un buen momento de empezar a delegar en él y darle alguna que otra responsabilidad. De esta manera se sentirá importante y es posible que empiece a reducir su tic nervioso.

Tratamiento de los tics nerviosos

Como ya te he comentado más arriba, la mayoría de los tics suelen irse con el tiempo y no precisan ningún tipo de tratamiento. Sin embargo hay un pequeño porcentaje en el que los tics suelen perdurar y agravarse con otros tipos de tics. De todas formas y aunque puedan prolongarse en el tiempo, es bastante normal que durante la llegada de la adolescencia terminen desapareciendo.

En principio no hay una causa muy clara que determine que un niño pueda tener más o menos tics. En la mayoría de las ocasiones no se acude al médico ya que es algo que no suele interferir negativamente en el día a día. En el caso de interferir en su día a día y de estar interesado en un asesoramiento médico, hay que acudir al pediatra. A partir de hay se le manda a un neurólogo infantil ya que en muchos casos detrás de dichos tics hay un problema psicológico.

El debate se inicia ante la necesidad de tratar tal problema con el uso de medicamentos. Dichos fármacos no van a curar al pequeño solo ayudarlo para reducir un poco los tics nerviosos. Los más efectivos son los tranquilizantes aunque únicamente se suelen dar cuando los tics tienen una inicdencia negativa en la vida del niño. Lo principal es la salud del pequeño y es por ello que hay que acertar en el mejor tratamiento contra dichos tics. En la actualidad existen terapias realmente efectivas para concienciar a los padres y que sepan manejar el tema de la mejor manera posible.

Si eres padre o madre no debes preocuparte en exceso por los tics nerviosos de tu hijo ya que como ya te he explicado más arriba, suelen desaparecer con los años. En el caso de que perduren, es bueno que ayudes a tu hijo a tratar dicho problema y a sobrellevarlo de la mejor manera posible. Lo que es realmente importante en este tema es la salud del niño y de si los tics que padece inciden negativamente en la vida social.

Sergio Gallego Uvero
Fuente

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies