CUERPO SALUD

Cómo saber tienes alguno de los 8 tipos de (TOC) trastorno obsesivo-compulsivo

Es normal que, a veces, comprobemos las cosas más de una vez: si hemos apagado el fuego, si hemos cerrado la puerta de casa, si tenemos las llaves, etcétera. Es una conducta habitual en las personas que, simplemente, la realizamos para estar más seguros de que todo va bien. Pero cuando esto es recurrente y los malos pensamientos se experimentan de forma insistente es cuando hablamos del trastorno obsesivo-compulsivo o TOC.

Las personas que padecen esta condición mental suelen tener pensamientos perturbadores que se le repiten de forma constante llegando a generarle una obsesión incontrolable. En este artículo de unComo vamos a contarte cómo saber si una persona tiene trastorno obsesivo-compulsivo para que puedas aprender a detectar los síntomas de esta alteración mental.

Instrucciones para detectar un TOC

1

Comenzaremos hablando en qué consiste el TOC. Se trata de una condición que no puede considerarse una enfermedad mental pues no se conoce cuál puede ser la causa que produce este tipo de obsesión; actualmente, se la considera como una afección común ya que el 2% de la población la padece. Este trastorno se compone de dos alteraciones concretas:

Obsesiones: es decir, aquellas ideas o pensamientos que los tienen de forma permanente en la mente y que no pueden controlarlos de forma voluntaria. Son impulsos incontrolables que acuden a la mente de forma espontánea.

Compulsiones: es la respuesta a esta obsesión, es decir, la conducta que realiza esa persona para calmar la obsesión que le ha aparecido en la mente. Por ejemplo, si se le ha venido a la mente que la gente está contaminada (obsesión) la respuesta, seguramente, será ir con guantes o no acercarse demasiado a la gente (compulsión).

La causa del TOC todavía es desconocida aunque sí que pueden existir algunos motivos hereditarios que fomenten la aparición de esta condición mental. También es cierto que si las sustancias químicas del cerebro no están niveladas, podamos hablar de este trastorno pero, como ya hemos dicho, todavía hay un gran desconocimiento en este campo.

En el caso de que sea un niño quién padece esta afección, te invitamos a leer nuestro artículo sobre características emocionales de los niños con TOC.

2

Hay algunos signos que pueden ayudarte a detectar si tú o alguien de tu entorno padece esta condición. A continuación, en vamos a hablarte sobre los síntomas del TOC que, de forma generalizada, suelen aparecer durante la niñez o la adolescencia y pueden aparecer o desaparecer en diferentes circunstancias. Tienes que saber que esta condición está estrechamente relacionada con la ansiedad, por lo tanto, en episodios de estrés o nervios es probable que puedan volver a aparecer algunos de estos signos.

Pensamientos repetidos de forma obsesiva: es común que las personas con este trastorno tengan siempre algunas ideas constantes en la mente que no puedan controlar como, por ejemplo, el miedo a los gérmenes, miedo a la muerte, etcétera.

Conductas repetitivas: ya hemos indicado más arriba que cada obsesión tiene una compulsión, es decir, un acto encarado a aliviar la ansiedad que le genera la idea que lo perturba. En este sentido puede ser que tenga que comprobar más de 1 vez si la llave del gas está cerrada, se limpie con antibacterial una y otra vez, etc.

Picos de ansiedad: después de haber realizado la compulsión, la persona en cuestión siente cómo la ansiedad se le reduce y se siente mucho más tranquilo. No debe confundirse con placer pues, en ningún caso, el paciente siente placer sino tan solo tranquilidad o alivio.

Exceso de control: también es habitual que este tipo de persona lleve un control muy exhaustivo de su vida, su trabajo, sus amistades, etc., sin dejarse libertad para improvisar o ser espontáneo.

Perfeccionismo: este control también suele llevarles a un perfeccionismo exagerado que puede hacer que sea complicado convivir con él. Además, debido a esta condición tampoco se sentirá nunca 100% satisfecho con sus logros o los de la gente que le rodea.

Sobre todo es importante que sepas que estas personas no pueden controlar sus obsesiones. No te lo tomes a la ligera pues seguramente ellos se sentirán muy frustrados con lo que les ocurre pues son totalmente conscientes de su problema pero no pueden hacer nada para superarlo. En unComo te damos algunos consejos para que sepas ayudar a una persona con TOC.

nino toc

3

 

Aunque realmente el TOC puede aparecer en cualquier ocasión y puede relacionarse con diferentes aspectos de la vida (la comida, los virus, el sexo, etc.) lo cierto es que hay algunos tipos concretos que son más recurrentes y que suelen experimentarse en la mayoría de los casos. De hecho, la comunidad médica diferencia 8 tipos de trastornos obsesivo-compulsivos:

Limpiadores: son aquellas personas que están obsesionados con temas que se refieren a la suciedad, a los gérmenes, a la contaminación y demás.

Verificadores: personas que sienten que, si no comprueban algunas situaciones, pueden ocurrir hechos catastróficos como, por ejemplo, un incendio, un robo e incluso la muerte de alguien. Este tipo de paciente suele comprobar muchas veces que la llave del gas está apagada, que la puerta está cerrada, etc.

Repetidores: son personas que repiten más de una vez un acto por un tipo de obsesión (por ejemplo, hay personas que creen que si no repiten algo pueden ocasionar la muerte de un ser querido o puede ocurrir alguna desgracia).

Ordenadores: la obsesión de este tipo es el orden y suelen caracterizarse por ser muy rígidos, estrictos y perfeccionistas. También suelen tener una obsesión por la simetría y sus libros seguramente estarán ordenados por orden alfabético o por colores.

Acumuladores: otro tipo de personas con esta afección son aquellas que acumulan objetos sin motivo aparente y que, después, les resulta casi imposible desprenderse de ellos.

Ritualizadores mentales: suelen tener imágenes repetidas en su mente que ellos mismos recrean para poder calmar su ansiedad.

Atormentados: son personas que tienen ideas muy negativas de forma constante y que no pueden controlarlas.

Sexuales: aquellos pacientes que no pueden reprimir imágenes sexuales en su mente y que, incluso, pueden llegar a tener algún tipo de complicación a la hora de tener una relación debido a su TOC.

Por Elia Tabuenca

[poll id=”11″]