ENERGIA ESPIRITUALIDAD MENTE

Sattva, Raja y Tama. Los tres componentes básicos sutiles y nuestro estilo de vida

Los tres componentes básicos sutiles, sattva, raja y tama constituyen precisamente el tejido de toda la creación. La ciencia moderna desconoce que éstos impregnan  todo ser viviente y no viviente, y  todas las cosas tangibles e intangibles. Las vibraciones emitidas por cualquier cosa dependen del componente básico sutil que predomine en ella. Asimismo, estos componentes influyen  en el comportamiento de las cosas. La proporción de los mismos en un ser humano sólo puede cambiarse  mediante la práctica espiritual.

Las características de cada uno de estos componentes se resumen en la tabla siguiente:

srt-def

Los tres componentes básicos sutiles son partículas básicamente intangibles. Cuando están activos, es decir, cuando están acompañados de energía, aparecen en forma de onda.

Explicación del diagrama

  • Color: Cuando se perciben con un sexto sentido altamente activo, el componente básico sutil sattva aparece amarillo, el tama negro, y el raja rojo.
  • Longitud de onda: En la longitud de onda del  componente básico raja se refleja que es el más activo, mientras que el componente básico sattva, que es más tranquilo, tiene una longitud de onda más larga. La naturaleza desorganizada y distorsionada del componente básico tama se refleja en su longitud de onda irregular.
  • Amplitud: La amplitud del componente raja es la mayor, pues es el componente más activo. La del componente básico sattva es más baja y regular, mientras que la del tama es baja e irregular.
  • Longitud: Su longitud se establece según la necesidad de la función.

Desastres naturales

Un aumento en el raja y el tama en el mundo se traduce en un incremento de guerras, actividades terroristas y desastres naturales. El aumento de ambos componentes causa una desestabilización de los cinco elementos cósmicos que provoca desastres naturales catastróficos. Leer por favor el artículo sobre la causa de la intensidad creciente de los desastres naturales.

Los tres componentes básicos sutiles y nuestro estilo de vida

Todo a nuestro alrededor puede catalogarse como sátvico, rajásico o tamásico, según el componente predominante que lo constituye. Éste sólo puede medirse mediante el sexto sentido (PES).

Hemos proporcionado unos ejemplos genéricos de varios aspectos del mundo en el que vivimos y el componente que los domina. Dependiendo de si somos individuos sátvicos, rajásicos o tamásicos, nos inclinaremos hacia lo sátvico, lo rajásico o lo tamásico. A su vez, al asociarnos con los distintos componentes aumenta la proporción de los mismos en cada uno de nosotros.

srt-lifestyle

Llamamos a los componentes “sutiles” porque son intangibles, su naturaleza no es física y no pueden verse con instrumentos tales como los microscopios electrónicos más modernos. La instrumentación física avanzada del futuro tampoco podrá detectarlos. Estos tres componentes básicos sutiles se pueden percibir solamente a través de los órganos sensoriales intangibles o nuestro sexto sentido (PES).

  • El componente básico sutil “sattva” es el más intangible de los tres y es el más cercano a la divinidad. Por lo tanto, su predominio en una persona se caracteriza  por la felicidad, la alegría, las virtudes como la paciencia, la perseverancia, la capacidad de perdonar, el deseo de vivir espiritualmente, etc.
  • El componente básico sutil ”tama” es el más bajo de los tres. Su predominio en una persona se manifiesta en la holgazanería, la avaricia, el apego a los asuntos mundanales, etc.
  • El “raja” es el componente que proporciona el combustible a los otros dos, es decir, causa la acción. Dependiendo de si una persona es predominantemente sátvica o tamásica, el raja es el componente sutil básico que determinará acciones relativas al sattva o al tama.

Debido a la naturaleza intangible de los componentes básicos sutiles sattva, raja y tama, las escuelas y universidades de ciencias modernas no son conscientes de su existencia y por ende no los incluyen en sus planes de estudios. Por este motivo, el concepto de los tres componentes básicos puede parecernos raro a algunos de nosotros. Sin embargo, esto no quita el hecho de que  impregnen toda nuestra existencia y el mundo en que vivimos. Dependiendo de cuál de los tres componentes sutiles predomina dentro de nosotros, nos afecta en el modo en que

  • Tomamos decisiones
  • Reaccionamos ante las situaciones.
  • Hacemos elecciones
  • Vivimos nuestras vidas.

Puesto que su naturaleza  no es física, es difícil identificarlos y darles una característica física. A través de este artículo, nos hemos esforzado para dar al lector una idea  acerca de qué son estos tres componentes sutiles y de cómo influyen en nuestras vidas.

En relación con nuestro nivel espiritual 

El nivel espiritual y su relación con la proporción de los tres componentes básicos sutiles están ligados estrechamente. Sin embargo, su relación es mucho más compleja que el problema filosófico del huevo y la gallina. Podemos decir que el nivel espiritual de una persona se define por el predominio de los componentes sattva, raja y tama. Asimismo, podemos decir también que el predominio de los componentes sattva, raja y tama define el nivel espiritual de una persona. A medida que realizamos la práctica espiritual comenzamos a cambiar la proporción de los tres componentes básicos sutiles dentro de nosotros, aumentando la proporción de sattva. Es decir, transformamos el componente tama en sattva.

El incremento del componente sattva dentro de nosotros (con relación a los otros dos componentes), afecta positivamente a nuestro nivel espiritual y también a nuestra personalidad.

Los tres componentes básicos sutiles y los fantasmas (demonios, diablos, energías negativas, etc.)

En los fantasmas (demonios, diablos, energías negativas etc.) predominan sobre todo los componentes raja y tama. En los más bajos en la jerarquía, es decir, por debajo del 50% de poder espiritual, como los fantasmas comunes, predomina el raja-tama. En los de mayor nivel en la jerarquía, es decir, por encima del 50% de poder espiritual,  como los hechiceros o brujos de la 6ª y 7ª regiones del infierno, predomina el tama-raja.

Al predominar en ellos el raja-tama, frecuentan ambientes rajásico-tamásicos en la tierra, donde pueden encontrar fácilmente personas en las que también predominan estos componentes. Estas personas son el blanco ideal para la posesión y para llevar a cabo los planes de los fantasmas en la tierra. Es decir, una persona que es predominantemente tamásica y que disfruta dañando a otros sufre un riesgo elevado de ser controlada por los fantasmas para dañar a la sociedad.

El principio para protegerse contra un fantasma es aumentar el nivel de sattva, ya que en ellos predomina el tama y no pueden tolerar ambientes ni personas altamente sátvicas. Ésta es la razón por la que simplemente no pueden poseer a un Santo de alto nivel o a un Gurú. Ver artículo  ‘¿Porqué se manifiesta una persona poseída al entrar en contacto con una influencia sátvica más elevada?‘

En resumen

  • Todos nosotros emitimos las frecuencias de los componentes sattva, raja o tama, dependiendo de cuál es el componente sutil predominante. Cuanto más predomina el componente sattva dentro de nosotros, mejor es nuestra personalidad y mayor es el éxito sostenible y la alegría en nuestra carrera, relaciones y vidas.
  • Podemos aumentar el componente sattva con la práctica espiritual y apartándonos en lo posible de las influencias del raja y el tama.
  • Las compañías que frecuentamos son de una gran influencia para ayudarnos en nuestra práctica espiritual.
  • Los fantasmas se aprovechan del ambiente y de la gente en los que predomina el tama para llevar a cabo sus actividades para dañar a la sociedad y para reducir la Rectitud en el mundo.

Fuente: http://www.spiritualresearchfoundation.org