SALUD SALUD DEL CUERPO

Síndrome de persona esponja

Con cierta frecuencia me comentan que sufren del síndrome de persona esponja con los pacientes que acuden a sus sesiones, lo que les provoca malestares, dolores, o enfermedades.
En mis inicios como terapeuta, a mi también me sucedía, ocasionando algunas veces consecuencias desagradables, ya que muchas veces las personas se iban de la consulta bien, pero yo me quedaba con el mal de la persona. Me ocurría mucho cuando veía sus vidas, porque revivía lo que habían sentido, es decir sentía en mí los dolores, sufrimientos, y hasta sus enfermedades, etc.
Aprendí a no conectarme con esas energías y establecer límites entre las energías ajenas y propias.
En una oportunidad atendí a tres personas, una tenía problemas digestivos por bloqueos emocionales, y al irse quedé vomitando. Las otras dos tenían tulpas y egregores respectivamente, y los absorbí. Ellos sanaron a través de mi condición de persona esponja o empática.
Cuando analizaba qué estaba pasando, me di cuenta que siempre iniciaba las sesiones pidiendo ser un canal de luz.
Aquí es donde quiero aclarar, no podemos pedir ser canales totalmente al hacer una terapia, hay que enfatizar que《sólo traerás  Luz pero no llevarás por tu canal energías negativas de otros》. Porque esas energías buscarán tu canal para ir a la luz, y muchas veces se quedan en ti, entrampadas.
Allí radica la diferencia, hay que establecer el limite, solo traes y entregas luz.
Los empáticos absorben las emociones, y en algunos casos los dolores físicos, de los que les rodean, literalmente, la empatía, o sentir directamente y experimentar la experiencia de otros..

¿Sufres del síndrome de persona esponja?

Una clave crucial para saber si eres esponja o empática es detectar si cíclicamente te sientes extenuado hasta el punto de querer encerrarte y que no te llegue ningún estímulo, porque no puedes más!! ¡Estás exhausto!.

Estos son algunos de los rasgos que definen a una persona esponja:

Se siente como un “bicho raro”
Se agobia con facilidad
Se lo toma todo de forma personal
Es muy reactiva emocionalmente
Sabe apreciar el arte y la belleza
Auto Observadora
Muy responsable
Reflexiva
Sensible a la crítica del entorno
Perfeccionista
Meticulosa
Obsesiva
Muy emotiva
Intuitiva
Entregada
Empática

Si no controlas esto puedes estar demasiado abierto al exterior y volverte muy permeable, eso puede hacer que te abras muy rápido y que entregues desde primera hora una confianza que se tenían que haber ganado previamente, esto puede hacer que la persona esponja se meta en situaciones de mentiras, chismes, traiciones y todo tipo de apegos afectivos, el motivo principal de estas intrigas es que no hay mesura a la hora de preservar la intimidad.

La intimidad es un tesoro y como tal hay que empezar a respetarla, valorarla y discernir muy bien con quien se comparte.

Esta empatía le proporciona al esponja constantes ganas de ayudar y “resolver a las personas” que ella cree le necesitan, desde esta actitud es muy fácil que la persona esponja se acerque a personas que le perjudican.

Al final estas personas de cristal pueden verse seriamente dañadas por un entorno que consideran potencialmente dañino y cerrarse a las relaciones, al mundo y a la vida replegándose en ellas mismas y refugiándose en su soledad.

El lado positivo es que estas personas al poseer más empatía son mucho mas auténticas en  sus relaciones y en todo lo que hacen, son capaces de generar un clima de intimidad, pasión y magia como nadie sabe hacerlo.

Los sensibles son un bálsamo para el alma y para los sentidos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies