ESPIRITUALIDAD MENTE

Solsticio de Verano, se acerca la Noche Mágica

Desde la antigüedad a los Solsticios se les llamaba “Puertas” o “Portales Mágicos”. Al Solsticio de Verano (21 ó 22 de Junio) se le conoce como la Puerta de los hombres o de los antepasados, a diferencia de la Puerta de los dioses que corresponde al solsticio de invierno (21 ó 22 de diciembre).

La celebración del solsticio de verano, es tan antigua como la misma humanidad. En un principio se creía que el sol no volvería a su esplendor total, pues después de esta fecha, los días era cada vez más cortos. Por esta razón, fogatas y ritos de fuego de toda clase se iniciaban en la víspera del pleno verano, o 20 de junio, para simbolizar el poder del sol y ayudarle a renovar su energía.

En tiempos posteriores se encendían fogatas en las cimas de la montañas, a lo largo de los riachuelos, en la mitad de las calles y al frente de las casas. Se organizaban procesiones con antorchas y se echaban a rodar ruedas ardiendo colinas abajo y a través de los campos.

Estas dos puertas zodiacales, representan la entrada y salida de la llamada caverna cósmica. Esta caverna es el símbolo del mundo que habitamos, ese mundo que debemos iluminar internamente, para despejar las tinieblas exteriores y encaminarnos en la comprensión de nuestro ser interior que no es más que la presencia de la Divinidad en nosotros.

El solsticio de verano inicia el signo de Cáncer, y el de invierno, abre el signo de Capricornio. Los Solsticios dividen el ciclo anual en dos mitades, una ascendente y otra descendente. La primera mitad es el período de tránsito del sol hacia el norte, que va del solsticio de invierno al de verano, (de Capricornio a Cáncer); y la segunda es el curso del sol hacia el sur que va del solsticio de verano al de invierno, (de Cáncer a Capricornio).

En las tradiciones orientales, la fase ascendente se relaciona con ascender hacia grados de iniciación o de manifestación del ser interno y la fase descendente con la vía de los padres o antepasados, es el ingreso al mundo manifestado, el estado humano o mundano. En efecto, la caverna cósmica es el lugar de manifestación del ser. Después de haber ingresado en estado humano, según el grado espiritual al que el ser haya llegado, saldrá por una u otra de las dos puertas. El ser deberá volver a otro estado de manifestación, lo que estará simbolizado por una nueva entrada en la caverna cósmica.

De esta manera, una de las dos puertas es a la vez una entrada y una salida, mientras que la otra es una salida definitiva; pero en lo que concierne al ser espiritual, la salida definitiva es precisamente la meta final, de modo que el ser que ha entrado por la puerta de los hombres, debe emerger si ha alcanzado positivamente esa meta, por la puerta de los dioses.

ORÍGENES PAGANOS

Ni que decir tiene que esta fiesta solsticial es muy anterior a la religión católica o mahometana. Uno de los antecedentes que se puede buscar a esta festividad es la celebración celta del Beltaine, que se realizaba el primero de mayo. El nombre significaba “fuego de Bel” o “bello fuego” y era un festival anual en honor al dios Belenos. Durante el Beltaine se encendían hogueras que eran coronadas por los más arriesgados con largas pértigas. Después los druidas hacían pasar el ganado entre las llamas para purificarlo y defenderlo contra las enfermedades. A la vez, rogaban a los dioses que el año fuera fructífero y no dudaban en sacrificar algún animal para que sus plegarias fueran mejor atendidas.

Otra de las raíces de tan singular noche hay que buscarla en las fiestas griegas dedicadas al dios Apolo, que se celebraban en el solsticio de verano encendiendo grandes hogueras de carácter purificador. Los romanos, por su parte, dedicaron a la diosa de la guerra Minerva unas fiestas con fuegos y tenían la costumbre de saltar tres veces sobre las llamas. Ya entonces se atribuían propiedades medicinales a la hierbas recogidas en aquellos días. El cristianismo fue experto en reciclar viejos cultos paganos.

SÚBITAS APARICIONES Y DESAPARICIONES

En algunas leyendas piadosas, hasta los santos aprovechan la víspera de este día para trasladarse milagrosamente a otra parte. En nuestro mundo terrenal, encontramos muchos casos de desapariciones bastante enigmáticas, esa noche se abran las puertas interdimensionales, así como los encantamientos.

NOCHE DE SAN JUAN

Esta es una fecha en la que numerosas leyendas fantásticas son unánimes al decir que es un período en el que se abren de par en par las invisibles puertas del “otro lado del espejo”: se permite el acceso a grutas, castillos y palacios encantados; se liberan de sus prisiones y ataduras las reinas moras, las princesas y las infantas cautivas merced a un embrujo, ensalmo o maldición; braman los cuélebres (dragones) y vuelan los “caballucos del diablo”; salen a dar un vespertino paseo a la luz de la Luna seres femeninos solsticio5misteriosos en torno a sus infranqueables moradas; afloran enjambres de raros espíritus duendiles amparados en la oscuridad de la noche y en los matorrales; las gallinas y los polluelos de oro, haciendo ostentación de su áureo plumaje, tientan a algún que otro incauto codicioso a que les echen el guante; las mozas enamoradas sueñan y adivinan quién será el galán que las despose; las plantas venenosas pierden su dañina propiedad y, en cambio, las salutíferas centuplican sus virtudes (buen día para recolectar plantas medicinales en el campo); los tesoros se remueven en las entrañas de la Tierra y las losas que los ocultan dejan al descubierto parte del mismo para que algún pobre mortal deje de ser, al menos, pobre; el rocío cura ciento y una enfermedades y además hace más hermoso y joven a quien se embadurne todo el cuerpo; los helechos florecen al dar las doce campanadas…

Es importante recordar que las principales celebraciones paganas y cristianas están tuteladas por el movimiento de la Tierra alrededor del Sol. Dos son los solsticios y dos los equinoccios y así queda delimitado nuestro año, con el giro completo de la Tierra alrededor del Sol.

El término Solsticio deriva del latín solstitium, Sol (el astro rey) y stitum (parada). Solsticio significa la dilación o pausa que realiza el Sol y que marca el tiempo en que éste se halla más lejos del Ecuador.

Durante esa parada el sol parece quedarse parado apuntando sus rayos directamente sobre el Trópico de Cáncer durante varios días. El solsticio de verano se produce en el Hemisferio Norte cuando la distancia angular del Sol al Ecuador celeste es máxima. Este es un momento de fecundidad, de abundancia, de dar gracias por los dones recibidos y de cosechas para pasar el otoño y el invierno.

Nuestro trabajo durante el verano será poner especial atención en los objetivos que nos hemos propuesto y cosecharlos con el abono de nuestro entusiasmo, eliminando los obstáculos que se presenten para poder crecer espiritualmente.

Enrico Mariani

http://www.encuentrosastrologicos.com

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies