SALUD SALUD DEL CUERPO

La UE reconoce al fin los daños del bisfenol, un químico tóxico cotidiano

bisfenol, daños, toxico, sustancias, salud, disruptor, endocrino

La Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA por sus siglas en inglés) ha reconocido oficialmente que el bisfenol A es un químico tóxico que altera nuestro sistema hormonal. Esto se sabía desde hace años por cantidad de estudios científicos pero aunque tarde llega el reconocimiento, lo que implicará la toma de medidas reguladoras de la sustancia, muy usada en tiquets de compra, juguetes infantiles, botellas de plástico o latas de conservas.

La decisión de reconocer de manera oficial que el bisfenol A (BPA) es lo que se denomina un “disruptor endocrino” fue adoptada por unanimidad en el seno del comité de la ECHA, que se reunió la semana pasada en Helsinki. Esta sustancia interfiere en el normal desarrollo de las glándulas, en las funciones cognitivas y en el metabolismo.

El bisfenol A es una de las muchas sustancias químicas contaminantes con las que estamos en contacto a diario y que una vez dentro de nuestro organismo modifican el equilibrio de las hormonas. Éstas son mediadoras químicos que conectan un órgano con otro, que los comunican.

La normal actividad de las hormonas puede ser amplificada o disminuida por los disruptores endocrinos que en ocasiones llegan a impedir la actividad de la hormona generando enfermedades.

La iniciativa ha partido de Francia que había propuesto que el bisfenol A se catalogado como tóxico para la reproducción y se incluya en una lista de sustancias extremadamente preocupantes (SVHC) de la ECHA, lo que ha provocado intensos debates en el Comité de los Estados miembros de dicho organismo.

Todo esto se produce produce después del reconocimiento de cuatro sustancias de la familia de los ftalatos (usadas para modelar con facilidad los plásticos), también hayan sido reconocidas como disruptores endocrinos para los seres humanos.

Para la ECHA era fundamental establecer unos criterios claros de identificación de los disruptores endocrinos, algo que puede servir también en las discusiones que en paralelo se llevan a cabo en el contexto de la ley sobre los plaguicidas. Como explica Natacha Cingotti, responsable de las políticas de Salud y Sustancias Químicas, de la Alianza de Salud y Medio Ambiente, una de las organizaciones civiles a las que la Unión Europea ha consultado por este tema:

Aunque los efectos adversos del BPA están muy bien documentados, las dificultades para que fuese reconocido como un disruptor endocrino nos recuerda la importancia de establecer unos criterios claros sobre los EDC que sirvan de guía en el Comité sobre Plaguicidas de la UE, que se reunirá en las próximas semanas”.

El bisfenol A, muy utilizado en la producción de los plásticos de policarbonato y en revestimientos de las latas en las que se envasan alimentos y bebidas, puede tener consecuencias adversas para la salud reproductiva, el sistema nervioso, el sistema inmunológico e incluso provocar cáncer, de mama por ejemplo, así como interferir en el metabolismo y la salud cardiovascular.

Hasta ahora la UE sólo lo había reconocido como una sustancia preocupante por sus efectos sobre la reproducción. Así que asistimos a un importante avance.

Está claro que los intereses en torno a las sustancias químicas dañinas para la salud humana son muchos.

La principal legislación europea sobre químicos tóxicos, el Reglamento REACH (acrónimo de Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de sustancias y mezclas químicas), tiene un elevado potencial para proteger la salud y el medio ambiente, pero requiere una aplicación y desarrollo efectivos.

Ya se han cumplido diez años desde que se implantó tras una dura pelea que llevó años y años por las trabas que pusieron los lobbies industriales. La Oficina Europea de Medio Ambiente (EEB, en inglés) afirma que todavía queda mucho trabajo para conseguir que la normativa se aplique adecuadamente.

REACH ha ayudado a muchas empresas a comunicar mejor los riesgos de sus productos aunque las compañías siguen reticentes a tratar el tema por la mala imagen que puede acarrearles. Hace dos años se publicó el informe BISFENOL A: Una sustancia tóxica en las latas de comida. ¿Qué están haciendo las empresas alimentarias en España?

Hay empresas que lo han eliminado de sus envases o están en ello pero son las menos, por desgracia. De las más de 100 compañías encuestadas sólo siete declararon explícitamente haberlo retirado de todas sus latas y envases o hacerlo a lo largo de 2015, cuando se hizo el trabajo.

La buena noticia es que un porcentaje importante de las que contestaron, más de un 60%, sí afirmaron estar tomando medidas para eliminar el bisfenol A o al menos estar estudiándolo.

No obstante, más del 70% de las empresas rehúsan informar sobre la presencia de bisfenol A en sus latas y envases.

Esperemos que el nuevo reconocimiento de los daños de esta sustancia conduzca a las industrias a prescindir de ella.

La población europea (y mundial) es cada vez más consciente de los impactos en nuestra salud y el medioambiente de los químicos tóxicos. Reflejo de ello es el éxito de la campaña StopGlifosato que cuando aún faltan unos días para su cierre, se han conseguido más de un millón de firmas (animaros, si no lo habéis hecho ya, a firmar para la Iniciativa Ciudadana Europea contra el uso del glifosato).

Por Miguel Jara
Fuente

Déjanos tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies