bosque, vidas, habitat

¿Te irias a vivir al medio del bosque lejos de todo?

¿Te irías a vivir al medio del bosque lejos de todo?

Esta gente lo hizo y este es el resultado

 

Este fenómeno, llamado co-housing o vivienda colaborativa, está teniendo muchísimo éxito entre gente madura que ve la vida en comunidad como un retiro de oro para su jubilación. Una vez que sus descendientes extienden sus alas, la convivencia de este tipo parece una buena opción para mantener su independencia a la vez que disfrutan de la compañía de personas afines.

 

Pero no sólo la gente mayor cree en la convivencia comunitaria. También podemos encontrar ejemplos de jóvenes que valoran esta filosofía de vida como una manera de disfrutar de las cosas sencillas. Sin ir más lejos una de mis mejores amigas insiste en cada quedada en comprar un terreno para establecernos en él, trabajar en la huerta y criar a nuestros futuros retoños (asalvajados y con los pies negros) como hermanos.

 

Y el caso es que por muy idealista que suene, no estaría nada mal, porque ¿quién no desearía tener por vecino a su mejor amigo en vez de a ese ser inclemente que disfruta de manera sádica arrastrando muebles el domingo por la mañana? ¿podéis imaginar qué significaría compartir los momentos cotidianos de tu vida no sólo con nuestra familia sino también con nuestros mejores amigos? ¿cuán increíble sería tenerlos a una cabaña de distancia? ¿no sería un apoyo emocional brutal para los momentos duros y una carcajada continua para los buenos?

 

Pues unos cuántos jóvenes de Nueva York han decidido hacer esta idea realidad (aunque parcialmente, ya que de momento sólo conviven los fines de semana) construyendo una comunidad en mitad de un bosque. Con ustedes, Beaver Brook:

También podría interesarte